Análisis

Una potencial paz entre la India y Pakistán podría resolver el problema de Cachemira

El militar retirado pakistaní Amjad Shoaib habla de tres razones por las cuales los indios buscan desescalar el conflicto con el país vecino: tensiones con China, intereses en Afganistán y la crisis económica y social interna.

Muhammet Nazım Taşcı   | 03.04.2021
Una potencial paz entre la India y Pakistán podría resolver el problema de Cachemira Cientos de policías indios participaron en los desfiles de la celebración oficial del 72° Día de la República de la India en el estadio Sher-i-Kashmir en Srinagar, Cachemira, el 26 de enero de 2021. Archivo ( Faisal Khan - Agencia Anadolu )

İslamabad

Expertos apuntan a la importancia de los recientes acercamientos entre Pakistán e India y opinan que una potencial paz entre ambas naciones podría solucionar el problema de Cachemira.

En declaraciones a la Agencia Anadolu, el teniente general retirado pakistaní Amjad Shoaib califica de “avance en el camino correcto” los últimos acercamientos entre Pakistán e India. “Pakistán quiere tratar el tema de Cachemira a toda costa. En cuanto a India, todavía no está preparada para hablarlo”, explica Shoaib.

El general recuerda que Jammu y Cachemira sufre una alteración demográfica a manos de India, la cual está inscribiendo a sus ciudadanos en los registros de Cachemira. En este sentido, Shoaib indica que estas personas tendrán derecho a votar a pesar de no residir en Cachemira.

Ver también: Mujeres narran el drama que viven por desconocer si sus familiares están vivos en Cachemira

Shoaib habla de tres razones principales que han inducido a India a desescalar la tensión con Pakistán. La primera de ellas es el conflicto fronterizo con China, ya que India no busca abrir dos frentes de conflicto a la vez.

En segundo lugar está el rechazo de Pakistán a que India participe en el proceso de paz en Afganistán, cosa que Estados Unidos sí quiere. India buscaría mejorar sus relaciones con Pakistán con la esperanza de que cambien de opinión.

Por último, las manifestaciones masivas de los campesinos indios y los efectos negativos de la pandemia sobre la economía del país. Esta situación obliga de alguna manera a que India reduzca su enemistad con Pakistán.

Shoaib recuerda que Pakistán entregó a diversas instituciones internacionales un informe en el que acusa a India de financiar el terrorismo en su territorio. “La gente está a punto de descubrir que India es un Estado que financia el terrorismo. El país estaría buscando neutralizar esto”, comenta Shoaib.

Después de 18 meses se restauran los servicios de internet 4G en Jammu y Cachemira

Las personas usan sus celulares en Srinagar el 6 de febrero de 2021 después de que el Gobierno indio restaurara los servicios de Internet 4G de alta velocidad en Jammu y Cachemira tras 18 meses de suspensión. (Faisal Khan - Agencia Anadolu)

Sabah Aslam, fundador del Instituto de Resolución de Conflictos de Islamabad (IICR), asegura que el estatuto de Jammu y Cachemira debe volver a la situación anterior al 5 de agosto de 2019, cuando India revocó su estatuto semiautónomo.

Aslam dice que India debe alejarse del “fundamentalismo teológico” y de maltratar a las minorías, y sostiene que ese país altera la demografía de Jammu y Cachemira con el propósito de influenciar en los resultados del próximo plebiscito.

Asadullah Khan, experto en el Instituto de Estudios Estratégicos de Islamabad (ISSI), indica que no es de esperar el comienzo de un proceso de paz entre ambos países a pesar del acercamiento actual, pero piensa que estos pasos pueden servir para llenar los vacíos existentes en sus relaciones.

Ver también: ¿Esperanza o incredulidad? El futuro del alto al fuego entre India y Pakistán

Khan dice que India no quiere perder sus intereses en Afganistán y que por eso está dispuesta a abrir una ventada pequeña de normalización con su vecina.

Kashun Liza, analista en el Instituto de Investigación de Políticas de Islamabad (IPRI), dice que Pakistán experimenta un cambio de paradigma de la geopolítica a la geoeconomía. “Esto significa una transición de la mentalidad de seguridad tradicional liderada por los civiles y militares a la mentalidad de seguridad económica y del ser humano”, explica Liza.

En este sentido, Liza recuerda que para beneficiarse económicamente hace falta paz y seguridad.

Liza afirma que un posible diálogo sobre Cachemira supondría una gran esperanza, pero añade que incluso esto no sería suficiente para lograr resultados concretos y recuerda los a diversos intentos de diálogo en el pasado, todos ellos sin éxito.

*Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la postura editorial de la Agencia Anadolu.

**Traducido por Daniel Gallego.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.