Política, Análisis

A casi un año de la anexión de Cachemira por India, sectores sociales afirman que la 'rabia' continúa

El expresidente de la Corte Suprema de Justicia de Jammu y Cachemira Hassnain Masoodi afirma en entrevista con la Agencia Anadolu que la maquinaria opresiva del Gobierno indio ha impedido que la gente muestre su inconformidad en las calles.

Ekip   | 02.08.2020
A casi un año de la anexión de Cachemira por India, sectores sociales afirman que la 'rabia' continúa Un grupo de manifestantes se enfrenta a las fuerzas de seguridad indias, durante los fuertes enfrentamientos en el sur de Cachemira, India, el 7 de julio, 2020. Archivo ( Faisal Khan - Agencia Anadolu )

Jammu y Cachemira

Hassnain Masoodi, miembro del Parlamento indio, que representa al partido político más antiguo de Cachemira, la Conferencia Nacional (NC), califica el 5 de agosto de 2019, cuando India anexó la región de Jammu y Cachemira, como un día de "traición" y "el día más negro" en la historia.

Masoodi dice que la maquinaria opresiva ha impedido que la gente muestre su enojo en las calles, pero que el descontento sigue creciendo entre la ciudadanía.

"La desaprobación continúa. El Estado puede optar por no ver la ira, pero está allí. La maquinaria opresiva en el lugar no permite a las personas ejercer su derecho a manifestarse y celebrar reuniones. Cientos de personas aún están encarceladas a miles de miles de distancia de sus hogares", dice Masoodi, en una entrevista exclusiva con la Agencia Anadolu.

Ver también: Funcionarios de la ONU advierten que la prensa libre está siendo silenciada en Cachemira


Rechazando los logros reclamados por el Gobierno durante 2019, señala el político, y argumenta que un tiroteo se desata cada dos días en la región, desmintiendo los reclamos de paz.

Masoodi, expresidente de la Corte Suprema de Justicia de Jammu y Cachemira, dice que las medidas del Gobierno que no permiten la restauración de Internet de alta velocidad, muestran el grado de ira en la gente.

"En un momento en que el Estado no está dispuesto a ni siquiera restaurar Internet de alta velocidad, no hay forma de que esta desaprobación pública masiva se articule", dice el parlamentario.

Masoodi es uno de los pocos políticos que no fueron arrestados antes o después del 5 de agosto. Él fue el único legislador de Cachemira que pudo participar en el debate del año pasado cuando el ministro del Interior indio, Amit Shah, presentó la propuesta de revocar el status independiente de la región de Jammu y Cachemira, para la aprobación del Parlamento.

También ha presentado una petición en la Corte Suprema de la India desafiando estos cambios constitucionales.

Masoodi afirma que los eventos ocurridos durante el último año han demostrado que el argumento del Gobierno indio de que la disputa de Cachemira de hace décadas terminaría una vez que el estatus especial haya desaparecido, es completamente vago.

Ver también: Cachemiros conmemoran el Día de la Adhesión a Pakistán

Dice que Cachemira volvió al radar internacional y fue mencionado más en los foros mundiales que antes.

“Los líderes de varios países se han ofrecido para facilitar una resolución. No sabemos exactamente qué provocó a China, pero el reciente enfrentamiento [en la frontera con India] tiene algo que ver con lo que sucedió el 5 de agosto. Mire cómo los medios de comunicación mundiales cubrieron Cachemira. Fue un ejercicio contraproducente”, afirma Masoodi.

Desaprobación de sectores de la sociedad india

Masoodi afirma que muchos sectores de la sociedad india también desaprueban la decisión de India sobre la región. Dice que cuando la historia de un burócrata indio en Cachemira, que se convirtió en el primer alto funcionario en obtener derechos de ciudadanía, se hizo viral en las redes sociales, otro oficial se negó a solicitar su certificado de ciudadanía.

"El oficial publicó que incluso si se le ofrece en bandeja de plata, no lo aceptaría porque está manchado con las lágrimas de la gente de Cachemira", según Masoodi. Varios indios prominentes, incluido un vicemariscal retirado, también impugnaron la derogación de leyes especiales para Cachemira en un tribunal de primera instancia, afirma.

Aquellas personas que faciliten los cambios en Cachemira se darán cuenta de su error algún día. "No se puede continuar con la maquinaria opresiva para siempre. Hay personas en India que se oponen a esto”, dice el parlamentario.

El partido de Masoodi, NC, había restaurado el estado político autónomo original de Cachemira, que existía antes de 1953, pero no logró nada una vez en el poder.

Ver también: Casos de coronavirus en Cachemira superan los 10.000


Antes de 1953, Cachemira tenía su primer ministro y los extranjeros necesitaban permisos especiales para visitar la región. Cuando el gobernante Partido Bharatiya Janata de India decidió revocar el estado autónomo, los líderes del NC advirtieron que la medida daría por terminadas las relaciones de Cachemira con la India. Sin embargo, el partido sigue teniendo sus tres miembros en el Parlamento indio.

Cuando se le pregunta por qué él y otros miembros del NC no renunciaron en protesta, Masoodi dice que sus opiniones podrían ser fácilmente rechazadas si dejan de ser representantes elegidos en el Parlamento.

“Si renunciamos, podrían hacer que alguien diga que todo lo que se está haciendo en Cachemira está bien. Incluso los parlamentarios europeos que fueron llevados a una visita guiada a Cachemira, quedaron con la sensación de que las personas elegidas a dedo por India, no eran verdaderos representantes de la región”, dice.

Protestas en Cachemira por disolución del estatus especial de la región

Musulmanes protestan contra la disolución del Artículo 370 por parte del Gobierno indio, en Srinagar, Cachemira el 9 de agosto de 2019. El artículo garantizó por más de medio siglo la autonomía especial de la región en disputa con Pakistán. 

El Tribunal Superior de India remitió todas las peticiones relacionadas con la revocación de disposiciones especiales a un banco de constitución, que consiste en al menos cinco jueces de la corte que se sientan para decidir cualquier caso ‘que implique una cuestión sustancial de derecho en cuanto a la interpretación’ de la Constitución de la India.

"El historial de una institución no debe disuadirnos de usara [para encontrar justicia]", dice Masoodi, quien pide al Gobierno indio que ponga los intereses del país por encima de los objetivos electorales e ideológicos.

“Lo que ayudaría mucho al país es deshacer las decisiones del 5 de agosto. La pandemia ha expuesto la pobreza desenfrenada en la India. Si no hay paz no habría desarrollo ni en Cachemira ni en ningún otro lado. India es una sociedad pluralista y su política se rige por principios federales. El Gobierno debe respetar estos valores”, concluye el político.


*Maria Paula Triviño contribuyó con la redacción de esta nota.



El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.