Mundo

Editor de Wikileaks: Julian Assange es un "prisionero político"

Se espera que uno de los mayores casos de extradición en los tribunales británicos comience la próxima semana.

Ahmet Gürhan Kartal   | 19.02.2020
Editor de Wikileaks: Julian Assange es un "prisionero político" El fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange. (Emel Öz Gözellik - Agencia Anadolu)

LONDRES
El caso de extradición contra Julian Assange es un caso altamente político y constituye un gran peligro para el futuro del periodismo, aseguró el martes el editor de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson.

“Es un caso altamente político. Fue político en 2010 cuando el gobierno de EEUU quería tumbar a WikiLeaks. Era político cuando la gente pedía al asesinato de Assange", señaló Hrafnsson durante una rueda de prensa especial realizada por la Asociación de la Prensa Extranjera. 

El caso fue político cuando el entonces jefe de la CIA y ahora secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, describió a WikiLeaks como un "servicio de inteligencia hostil no estatal" o cuando el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, viajó a Ecuador dos veces para convencer a los líderes del país latinoamericano de tener un acuerdo de extradición para Assange a cambio cancelar la deuda de USD 10 mil millones del FMI y el Banco Mundial, agregó Hrafnsson.

"Digo repetidamente que Julian Assange es un prisionero político ... y, por lo tanto, tenemos que confiar en los políticos para que esto cambie", y agregó que "no estaría preocupado en absoluto" si fuera un caso normal "pero esto es un caso político y lo que está en juego no es solo la vida de Julian Assange, quien enfrenta 175 años de prisión si es extraditado; es el futuro del periodismo".

"Este es el mayor ataque al periodismo ... en el mundo", subrayó Hrafnsson.

El editor de WikiLeaks también afirmó que vio a Assange hace unos 10 días y que su situación mejoró a medida que terminó su aislamiento, pero "está tratando de prepararse para el caso más importante de su vida en circunstancias absurdas".

En la rueda de prensa también habló Andrew Wilki, un diputado independiente de Australia, quien dijo que la extradición de Assange sentaría un precedente peligroso.

"Esto establecerá un precedente de que si usted es un periodista que hace algo que ofende a cualquier gobierno en el mundo, entonces enfrenta la posibilidad muy real de ser extraditado a ese país", agregó el diputado para quien el caso también es sobre el "futuro del periodismo".

En la conferencia, George Christensen, otro parlamentario australiano de Liberal Nationals, señaló que esperaba que el primer ministro británico, Boris Johnson, "retire el caso que está ante los tribunales".

"Soy un gran admirador de Trump, soy un gran admirador de Boris Johnson pero le diré lo que valoro más: la libertad de expresión", expresó el funcionario.

Se espera que uno de los mayores casos de extradición en los tribunales británicos comience la próxima semana.

La rueda de prensa tuvo lugar el mismo día en que una carta firmada por 117 médicos y psicólogos de 18 países diferentes instó al Gobierno británico a poner fin a "la tortura psicológica y la negligencia médica de Julian Assange".

La carta publicada el martes por la revista médica The Lancet dijo que si Assange llegar a morir en una prisión del Reino Unido, "habrá sido torturado hasta la muerte".

"Gran parte de esa tortura habrá tenido lugar en una sala médica de la prisión, bajo la supervisión de médicos. La profesión médica no puede permitirse el lujo de permanecer en silencio en el lado equivocado de la tortura y el lado equivocado de la historia, mientras se desarrolla tal parodia", especificó el documento.

El martes por la mañana, el padre de Julian Assange, John Shipton, en declaraciones al medio británico la BBC dijo: "La ansiedad incesante que ha tenido Julian durante los últimos 10 años, ha tenido un efecto profundamente perjudicial. No puedo especular sobre su estado mental, pero imagino que estará realmente preocupado porque ser enviado a Estados Unidos es una sentencia de muerte".

Assange se enfrentará a 18 cargos de hackeo de cuentas del Gobierno estadounidense y por violar la ley de espionaje en caso de ser extraditado a Estados Unidos, donde lo podrían sentenciar a una condena de varios años en prisión.

El programador fue expulsado de la embajada de Ecuador en abril de este año, en donde se había refugiado durante más de siete años.

La policía británica afirmó que Assange fue arrestado por violar los términos de su fianza en 2012 y en nombre de Estados Unidos debido a una solicitud de extradición.

Después fue encontrado culpable de violar los términos de su fianza en 2012 y de que no se entregó a los servicios de seguridad del Tribunal de Magistrados de Westminster y fue condenado a una sentencia de 50 semanas en prisión.

Assange iba a ser liberado este 22 de septiembre al llegar a la mitad de su condena y ante la posibilidad de aplicar a una libertad condicional, pero sigue bajo custodia por “razones fundamentadas” de que podría huir.

*Traducido por Juan Felipe Vélez Rojas.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.