Mundo

Dos vacunas contra la COVID-19 producidas en Cuba entran en la tercera fase de ensayos clínicos

La isla caribeña se convierte en el primer país latinoamericano en llegar a estas instancias de investigación para lograr vacunas propias que ayuden en la lucha mundial para detener el avance del coronavirus.

Camila Fernanda Moreno Camargo   | 27.02.2021
Dos vacunas contra la COVID-19 producidas en Cuba entran en la tercera fase de ensayos clínicos Trabajadores en el Aeropuerto Internacional José Martí luego de su reapertura en medio de la pandemia del coronavirus (COVID-19) en La Habana, Cuba, el 15 de noviembre de 2020. Archivo ( Yander Zamora - Agencia Anadolu )

Colombia

En las próximas semanas Cuba iniciará la fase III de los ensayos clínicos de dos vacunas que se están desarrollando en la isla para luchar contra la pandemia del coronavirus. Se trata de las vacunas Abdala y Soberana 02.

Esta tercera fase de la investigación incluye la inoculación del biológico en personas de diferentes edades y su monitoreo para conocer tanto la efectividad de las vacunas como sus posibles efectos adversos. Se espera que miles de personas de La Habana, Santiago de Cuba y Guantánamo participen en los estudios, inclusive, México e Irán están interesados en participar en la fase III de la Soberana 02.

“Los resultados hasta ahora son alentadores: ambos candidatos vacunales han demostrado ser seguros y capaces de generar anticuerpos específicos contra el virus, inhibir la unión de la proteína viral al receptor celular (puerta por donde entra el virus a la célula), y neutralizar la infección del virus en cultivos de células humanas susceptibles. Somos optimistas, hasta ahora los candidatos han sobrecumplido las metas que internacionalmente estas etapas exigen”, dijo Eulogio Pimentel, vicepresidente del grupo empresarial cubano BioCubaFarma, al diario El País.

Ver también: "La vacuna no es para acabar con el virus": experto epidemiólogo 

Cuba es el primer país de Latinoamérica en producir vacunas contra la COVID-19 que lleguen a esta fase de investigación. Si los resultados son exitosos, las vacunas podrán pedir su aprobación de emergencia en diferentes países y comenzar su aplicación en la ciudadanía donde la solicitud sea aprobada.

La meta de la isla es producir 100 millones de dosis de sus propias vacunas durante 2021, cantidad suficiente para vacunar a sus 11,3 millones de habitantes y cerrar negociaciones con otros países o mecanismos del mundo que estén interesados en adquirir sus biológicos.

De acuerdo con Pimentel, “si todo sale bien en esta tercera fase de ensayos clínicos, en unos meses podremos empezar la vacunación masiva y concluir antes de que acabe el año. Seríamos uno de los primeros países del mundo en lograr la inmunización de toda su población”.

Cuba tiene décadas de experiencia en la fabricación de diferentes tipos de vacunas.



El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.