Mundo, Jamal Khashoggi

'Prohibición Khashoggi', la política con la cual EEUU busca castigar a quienes amenacen a disidentes y periodistas

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, indicó que el grupo inicial de personas designadas bajo la nueva política incluía a 76 saudíes que, según Estados Unidos, han tratado de amenazar y silenciar a disidentes en el extranjero.

Michael Gabriel Hernandez   | 27.02.2021
'Prohibición Khashoggi', la política con la cual EEUU busca castigar a quienes amenacen a disidentes y periodistas ESTAMBUL, TURQUÍA - 2 DE OCTUBRE: Manifestantes sostienen carteles con la foto del periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi fuera del consulado saudí durante un evento de conmemoración que marca el segundo aniversario de su asesinato en Estambul, Turquía, el 2 de octubre de 2020. (Muhammed Enes Yıldırım - Agencia Anadolu)

WASHINGTON

Estados Unidos implementó el viernes lo que llamó la "Prohibición Khashoggi", una nueva política de restricción de visas, según la ley existente, destinada a castigar a los Gobiernos que trabajan para silenciar a los disidentes en el extranjero.

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, indicó que el grupo inicial de personas designadas bajo la nueva política incluía a 76 saudíes que, según Estados Unidos, han tratado de amenazar a disidentes en el extranjero, incluidos los involucrados en el brutal asesinato del columnista del Washington Post, Jamal Khashoggi, en 2018.

"La 'Prohibición Khashoggi' permite que el Departamento de Estado imponga restricciones de visado a las personas que, actuando en nombre de un Gobierno extranjero, se cree han participado directamente en actividades extraterritoriales serias contra los disidentes, incluidas las que reprimen, acosan, vigilan, amenazan o dañan a periodistas, activistas u otras personas percibidas como disidentes", destacó el secretario de Estado en un comunicado.

Los familiares de las personas designadas bajo la nueva política también pueden enfrentar sanciones de visa, según el Departamento de Estado.

El Departamento del Tesoro anunció, por separado, que Ahmad Hassan Mohammed al-Asiri, exdirector adjunto de la Presidencia de Inteligencia General de Arabia Saudita, fue sancionado junto con el destacamento de protección personal del príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, grupo conocido como la Fuerza de Intervención Rápida (RIF, por sus siglas en inglés).

El Departamento aseguró que Al Asiri era el "cabecilla de la operación" que condujo a la muerte de Khashoggi, y la había coordinado con Saud al-Qahtani, un exasesor de la Corte Real de Arabia Saudita y que era considerado como el principal asesor de Bin Salman.

Ver también: EEUU afirma que el príncipe saudí aprobó la operación que causó la muerte del periodista Jamal Khashoggi

De las 15 personas que componían el equipo saudí enviado a Estambul en 2018, que estuvieron involucradas en el asesinato del columnista, siete eras del RIF, según un informe de los servicios de inteligencias de EEUU publicado recientemente.

Es la primera vez que Estados Unidos culpa públicamente a Bin Salman por la operación que condujo a la muerte de Khashoggi.

La Oficina del Director de Inteligencia Nacional concluyó que el gobernante de facto del reino saudí "aprobó" la operación para "capturar o matar" al periodista.

"Basamos esta evaluación en el control que el príncipe heredero tiene en la toma de decisiones en Arabia Saudita, la participación directa de un asesor clave y miembros del destacamento protector de Mohammed bin Salman en la operación, y el apoyo del príncipe heredero al uso de medidas violentas para silenciar a los disidentes en el extranjero, incluyendo Khashoggi", concluyó el informe.

"Desde 2017, el príncipe heredero ha tenido el control absoluto de las organizaciones de seguridad e inteligencia del reino, por lo que es muy poco probable que los funcionarios saudíes hubieran llevado a cabo una operación de esta naturaleza sin la autorización del príncipe heredero", agregó el informe.

El periodista saudí, de 59 años, fue asesinado y desmembrado el 2 de octubre de 2018 por un grupo de agentes saudíes poco después de ingresar al consulado de ese país en Estambul, Turquía.

El Gobierno saudí reconoció que agentes de su país mataron al columnista, pero resaltó que la operación se cumplió sin el consentimiento de Bin Salman.

Esa explicación ha sido ampliamente rechazada tanto por la ONU, como por un amplio grupo de legisladores estadounidenses.

*Juan Felipe Vélez Rojas contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.