Mundo, Economía

Son 50 corporaciones financieras las que ya no apoyan la explotación de hidrocarburos en el Ártico

La decisión de las compañías internacionales para no apalancar la perforación de petróleo y gas en esta zona va de la mano con la falta de estímulos para el mercado del carbón.

Nuran Erkul Kaya, Firdevs Yüksel   | 20.10.2020
Son 50 corporaciones financieras las que ya no apoyan la explotación de hidrocarburos en el Ártico La plataforma de producción de petróleo resistente al hielo en alta mar Prirazlomnaya se ve en el mar de Pechora, Rusia, el 8 de mayo de 2016. (Sergey Anisimov - Archivo Agencia Anadolu)

ESTAMBUL

Según una nueva investigación del Instituto Económico Energética y Análisis Financiero (IEEFA), 50 instituciones financieras de importancia mundial han abandonado desde 2017 el apoyo a proyectos para exploración de combustibles fósiles e introducir políticas que restrinjan las arenas petrolíferas o la perforación de petróleo y gas en el Ártico.

De acuerdo con el informe, 23 de esas empresas anunciaron estas decisiones en la primera mitad de este año.

El análisis del IEEFA, ‘De Cero a Cincuenta, Las Corporaciones Financieras Globales se oponen a las salidas de Préstamos de Petróleo y Gas’ mostró que la desinversión acelerada del petróleo y el gas hace eco de tendencias tempranas cuando varias instituciones financieras también tomaron decisiones para desviar capital de apoyo al carbón para combatir el cambio climático.

"Más de 140 instituciones financieras globales ya han restringido la financiación, los seguros o la inversión del carbón térmico y ahora estamos viendo un cambio acelerado similar de capital que se aleja de la exploración de petróleo y gas, comenzando con el desarrollo y la perforación de arenas petrolíferas de alto riesgo en el Ártico" dijo Tim Buckley, director de estudios de financiamiento de energía del IEEFA y coautor del estudio.

El análisis identificó 50 instituciones como HSBC, Banco Santander, Deutsche Bank, Goldman Sachs, JPMorgan Chase, Citigroup, Wells Fargo y Morgan Stanley, que restringieron la financiación de proyectos de perforación de petróleo y gas en el Ártico.

Las instituciones europeas toman la iniciativa

Las instituciones europeas lideran la tendencia, de las cuales 36, incluidos HSBC, Banco Santander, BNP Paribas y Deutsche Bank, han anunciado una política formal de desinversión.

El Banco Mundial, BNP Paribas, Credit Agricole Group y AXA se convirtieron en las primeras cuatro instituciones en introducir políticas de exclusión en 2017, cinco salidas de proyectos más anunciadas en 2018 y luego la cantidad se aceleró a 18 en 2019.

Posteriormente, en el primer semestre de 2020, otras 23 anunciaron restricciones, duplicando el total de los tres años anteriores.

El análisis percibió que uno de los prestamistas multilaterales más grandes del mundo, el Banco Europeo de Inversiones (BEI), tenía la mejor y más estricta política, con su anuncio en 2019 de que se quedaría sin petróleo y gas para fines del próximo año.

Buckley señaló que muchas instituciones financieras comenzaron a desinvertir en carbón y luego abarcaron las exclusiones del Ártico y las arenas petrolíferas. Él espera que en un futuro cercano las restricciones financieras también se expandan a los crackers (plantas) de etano y nuevas inversiones en gas.

Ver también: Naciones Unidas: "El Sahel africano sufre la crisis que más rápido ha crecido en el mundo"

"Las regulaciones más estrictas sobre proyectos intensivos en carbono están reduciendo los márgenes, lo que significa que los riesgos están aumentando mientras que los retornos prometidos parecen cada vez más escurridizos. No hay una justificación financiera para que las instituciones del mundo sigan invirtiendo en las empresas de combustibles fósiles” dijo Buckley.

Según el estudio, seis instituciones financieras estadounidenses, incluidas Goldman Sachs, JP Morgan Chase, Citigroup, Wells Fargo y Morgan Stanley también han seguido la tendencia al publicar políticas formales de exclusión contra la perforación.

El estudio consideró digna de mención la decisión del Fondo de Pensiones del Gobierno Global (GPFG) de USD 1.1 billones de Noruega para desinvertir en todas las empresas de exploración de petróleo y gas, pero la criticó por su decisión de continuar invirtiendo en refinerías y empresas petroleras integradas verticalmente como Royal Dutch Shell y ExxonMobil.

Las grandes empresas de petróleo y gas, que se han encontrado bajo una dura atención a medida que aumenta la preocupación por el cambio climático en todo el mundo, respondieron al escrutinio con promesas y planes para reducir sus emisiones con diversos grados de ambición. Estas empresas decidieron aumentar sus inversiones en energías renovables ya que los riesgos aumentan continuamente en los sectores del petróleo y el gas debido a la caída de la demanda y al cambio climático.

"BP, Shell, Total, ENI y Equinor no deberían 'estar tranquilos'. Esperamos que las instituciones financieras mundiales que abandonan el sector del petróleo y el gas sigan cerrando las lagunas en las medidas políticas posteriores para mostrar un mayor compromiso con el acuerdo global de París ", señaló Buckley.

*Maria Paula Triviño contribuyó con la redacción de esta nota.


El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.