Mundo, Economía

Desempleo, coronavirus y guerra comercial, los desafíos en la carrera presidencial de EEUU

El próximo 3 de noviembre los EEUU elegirán entre Trump, un político que impulsó la economía del país y la guerra comercial con China, y Biden, uno que busca retornar al multilateralismo e impulsar políticas sostenibles con el medio ambiente.

Övünç Kutlu   | 15.09.2020
Desempleo, coronavirus y guerra comercial, los desafíos en la carrera presidencial de EEUU Fotografías compuestas del candidato del Partido Demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, Joe Biden (izquierda) y el presiente republicano, Donald Trump (derecha). (Tayfun Coşkun y Kyle Mazza - Agencia Anadolu)

Ankara

Por: Ovunc Kutlu

Los estadounidenses se están preparando para elegir a su próximo presidente el 3 de noviembre en un año dominado por la pandemia, la recesión económica mundial más grave desde la Gran Depresión, altas tasas de desempleo y una guerra comercial con China.

La economía será el principal factor decisivo en las urnas, así lo indicó un estudio del Centro de Investigaciones Pew publicado el 13 de agosto, donde el 79% de los votantes registrados lo considera un factor "muy importante" para decidir por quién votar.

El segundo factor será la atención médica, que el 68% de los votantes considera importante. Mientras que los nombramientos de la Corte Suprema ocupan el tercer lugar para el 64% y el brote de coronavirus ocupa el cuarto lugar para el 62% de los votantes.

Ver también: Biden o Trump: ¿Cómo será la relación del próximo presidente de EEUU con América Latina? 

Economía 

Bajo la administración Trump, el ingreso familiar promedio real alcanzó los USD 65.084 hasta julio de 2019. El nivel más alto de la historia, con una ganancia de USD 4.144, o el 6,8%, desde que Trump asumió el cargo. Por el contrario, durante la administración de su predecesor Barack Obama, desde el final de la recesión en junio de 2009 hasta enero de 2017, el ingreso familiar promedio aumentó solo alrededor de USD 1.000.

Razón por la cual Joe Biden, el 47° vicepresidente del país que sirvió durante los dos mandatos del presidente Obama (2009 a 2017), trata de enfocar su campaña en la clase media estadounidense, pues su visión busca incluir a todas las razas y grupos étnicos en sus políticas.

"La recuperación requerirá cambios a largo plazo para construir una clase media más inclusiva y resistente, una economía más verde y resistente. Este país no fue construido por banqueros de Wall Street, directores ejecutivos y administradores de fondos de cobertura. Fue construido por la clase media estadounidense", escribió el candidato demócrata en el portal web de su campaña presidencial.

No se sabe cuánto apoyo encontrará Biden con una visión económica inclusiva pero vaga, pero sin lugar a dudas el candidato tratará de abordar con más fuerza y con nuevas iniciativas dos áreas sensibles y vitales para EEUU: la salud y la educación.

Salud: Medicare

En la economía más grande del mundo, donde los servicios de salud se consideran una mercancía en lugar de un derecho social, la tasa de personas sin seguro aumentó al 8,5% en 2018.

Los problemas de salud se han vuelto más importantes en medio de la pandemia de COVID-19, ya que millones de estadounidenses, especialmente los ancianos, lidian con medicamentos de alto costo.

Biden quiere reducir la edad de elegibilidad para el único programa nacional de seguro de salud del país, el Medicare, y pasar de 65 a 60 años, ampliar su cobertura y negociar los precios de los medicamentos recetados con los fabricantes para reducir su costo. También apunta a expandir el Obamacare (Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible) para que el 97% de los estadounidenses estén asegurados, pero esto le costaría al país USD 750 mil millones durante los próximos 10 años.

Por su parte, Trump firmó una orden ejecutiva el domingo para reducir los precios de los medicamentos recetados, pero es poco probable que tenga un impacto inmediato. Para el Medicare, el mandatario pidió un plan temporal de aplazamiento de impuestos sobre la nómina, lo que podría generar facturas de impuestos más altas para los trabajadores en 2021.

En las elecciones presidenciales de 2016, Trump, como candidato, prometió derogar el Obamacare, pero no logró acabar con la reforma integral de la salud durante su mandato.

La Corte Suprema de Estados Unidos escuchará un nuevo caso contra el programa el 10 de noviembre, una semana después de las elecciones.

Educación: préstamos estudiantiles y deudas

Según los más recientes datos, los costos combinados de Medicare y Obamacare, la segunda partida presupuestaria más grande de EEUU, ascienden a USD 1,3 billones, o el 6,6% del producto interno bruto (PIB) del país. Mientras que la deuda total por préstamos estudiantiles se sitúa en más de USD 1,7 billones, o el 8,7% del PIB.

Los préstamos estudiantiles, que tardan décadas en amortizarse luego de que los recién graduados encuentran un trabajo, frenan el gasto de los consumidores y se convierten en un obstáculo para la recuperación económica, especialmente cuando los estudiantes no los pueden pagar, una tendencia que ha ido en aumento en medio de la creciente tasa de desempleo del país, que en los últimos meses ha superado la barrera del 10%.

Sobre este tema, las propuestas de Biden han mostrado ser más benevolentes con los estudiantes. El demócrata propuso cancelar de inmediato un mínimo de USD 10.000 de deuda estudiantil por persona, mientras que pagarían el 5% de sus ingresos discrecionales (dinero que queda después de pagar impuestos y las necesidades personales) para cubrir su deuda y el resto de los préstamos estudiantiles federales serán condonados sin ninguna carga tributaria después de 20 años.

El plan de Trump, por otro lado, incluye el pago del 12,5% de los ingresos discrecionales hacia la deuda con condonación después de 15 años para estudiantes universitarios y 30 años para estudiantes graduados, según su propuesta de presupuesto para el año fiscal 2020.

Impuestos: ¿Respuesta a la recesión?

Benjamin Franklin, uno de los padres fundadores de Estados Unidos, dijo una vez que solo hay dos cosas seguras en la vida: la muerte y los impuestos. Esta última determinará qué tan rápido saldrá la economía estadounidense del abismo de la recesión.

Biden apunta a un código tributario progresivo el cual cree promoverá un mayor crecimiento económico con impuestos más altos para los ricos y las empresas. Al aumentar los impuestos, proyecta un aumento de unos USD 4 billones en ingresos gubernamentales adicionales durante la próxima década, que luego podrían usarse para brindar una mejor salud y otros servicios para el público estadounidense.

El exsenador demócrata de Delaware, el estado donde el impuesto sobre las ventas a los consumidores es cero, quiere revertir algunos de los recortes de impuestos de Trump devolviendo la tasa impositiva máxima sobre la renta del 37% al 39,6% actual, y aumentar la tasa máxima del impuesto sobre la renta de las empresas del 21% al 28%.

Si bien aumentar los impuestos durante una recesión económica inicialmente dañaría el gasto y las inversiones, Trump afirma que las políticas económicas de Biden terminarían con el crecimiento económico y resultarían en una "contracción total".

Debido a la COVID-19, la economía de EEUU se contrajo un 5% en el primer trimestre de 2020 y un 31,7% en el segundo trimestre, la peor de la historia del país.

Después de que Trump asumió el cargo a principios de 2016, ofreció recortes de impuestos masivos para acelerar el crecimiento y aceleró la desregulación de Wall Street y la industria bancaria, generando mayores ganancias para las empresas, niveles récord en los mercados de valores y una tasa de crecimiento anual cercana al 3%, pero por debajo de su objetivo del 4%.

Guerra comercial con China

De continuar en la Casa Blanca, es muy probable que Trump continúe con la guerra comercial con China, a la que responsabiliza de haber esparcido la COVID-19. De ser así, temas como los derechos de propiedad intelectual, la tecnología 5G y las empresas como TikTok que operan en suelo estadounidense se convertirán en temas vitales y de máxima atención dentro de la nueva agenda política de Trump.

Por parte de Biden se espera una política ambigua, donde ni ponga fin a la guerra comercial pero tampoco aumente las tensiones entre ambas potencias económicas.

El enfoque de Biden, creen muchos expertos, implicaría más cooperación en lugar de confrontación con Pekín, ya que las dos economías más grandes del mundo intentarían abordar problemas como la recesión global, la COVID-19 y el cambio climático.

Energía: renovables vs combustibles fósiles

La energía es una de las áreas clave en las que Biden y Trump difieren más. Mientras Biden ha favorecido las iniciativas ecológicas y busca "construir una economía más resistente y sostenible para lograr cero emisiones netas para 2050, a más tardar, Trump retiró a Estados Unidos del histórico acuerdo climático de París en 2017 .

Trump favoreció principalmente a las industrias del carbón, el petróleo y el gas natural para "desencadenar una revolución energética" en EEUU, y también ofreció contratos de arrendamiento en las aguas del Ártico y las costas de EEUU para realizar perforaciones en alta mar a expensas de posibles desastres ambientales. En 2019, el 80% de la producción de energía de EEUU provino de combustibles fósiles, según la Administración de Información de Energía (EIA).

Desde que Trump asumió el cargo, la producción de petróleo crudo de EEUU se disparó a más del 40%, pasando de 9,1 millones de barriles por día (bpd), en febrero de 2017, a un récord de casi 12,9 millones de bpd, en noviembre de 2019, según datos de la EIA.

De esta forma, a finales de 2018 Estados Unidos superó a Arabia Saudita y Rusia en producción de crudo, reduciendo sustancialmente su dependencia de recursos energéticos extranjeros.

"Al igual que con la COVID-19, Donald Trump ha negado la ciencia y no ha dado un paso adelante frente a la crisis climática (...) Ha impedido que los trabajadores estadounidenses lideren el mundo en energía limpia, dando a China y otros países un pase libre para superarnos en tecnologías clave y los trabajos que las acompañan", escribió Biden en un comunicado sobre energía limpia.

*Juan Felipe Vélez Rojas contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.