Análisis

Los opositores ganan los comicios en ocho de los 10 municipios más importantes de Bolivia

Los resultados en boca de urna muestran similitud con los de 2015. El oficialismo no consigue penetrar en las grandes urbes de Bolivia y, una vez más, perdió en su bastión: El Alto.

Patricia Cusicanqui Hanssen   | 09.03.2021
Los opositores ganan los comicios en ocho de los 10 municipios más importantes de Bolivia Pobladores del municipio rural de Laja, en el altiplano de La Paz, emitieron su voto este domingo en orden y con disciplina. Cerca de 7,1 millones de bolivianos acudieron a las urnas en todo el país para elegir a nueve gobernadores y asambleístas departamentales, y a 336 alcaldes y concejales municipales. (Cortesía Luis Gandarillas - Handout Agencia Anadolu)

LA PAZ, Bolivia

​​​​​​​Por: Patricia Cusicanqui Hanssen

Bolivia celebró el pasado domingo elecciones subnacionales a solo cinco meses de haber elegido a Luis Arce, del Movimiento Al Socialismo (MAS), como presidente constitucional con el 55% de los votos. No obstante, el oficialismo no consigue penetrar en las grandes urbes y, de acuerdo con los resultados en boca de urna, los opositores toman el control de ocho de los 10 municipios más importantes del país.

Beni, Cochabamba, La Paz, Oruro, Potosí, Santa Cruz y Tarija son las capitales donde la oposición se impuso. Y los datos muestran que el oficialismo solo consiguió ganar en las alcaldías de Sucre (capital de Bolivia) y Cobija (en la Amazonía).

Llama la atención el triunfo en El Alto de la exsenadora y exmilitante del MAS, Eva Copa, de 34 años de edad, quien se convirtió en la alcaldesa electa con la mayor votación del proceso, al haber obtenido cerca del 70% de la preferencia.

El Alto no solo es la segunda ciudad más poblada del país, sino que fue el bastión del MAS durante los 14 años que se mantuvo en el poder, entre 2005 y 2019.

En cuanto a la elección de los gobernadores de los nueve departamentos, el partido en función de Gobierno es un claro vencedor en tres regiones (Cochabamba, Oruro y Potosí) y deberá pugnar por el poder en segunda vuelta en otras cinco (Beni, Chuquisaca, La Paz, Pando y Tarija). En estas jurisdicciones su triunfo o derrota dependerá, en gran medida, de la inclinación política que asuman los líderes de los frentes que quedaron en tercer lugar, la mayoría de ellos opositores.

El único departamento donde el MAS fue derrotado abiertamente es, una vez más, Santa Cruz, en el oriente del territorio, donde el excandidato a la presidencia y líder de Creemos, Luis Fernando Camacho, consiguió cerca del 55% del apoyo electoral.

Análisis del voto

Si bien los resultados muestran similitud con los obtenidos en 2015, cuando se eligió a los gobernadores y alcaldes salientes, no será hasta tener el cómputo oficial que se pueda examinar con mayor claridad el avance o retroceso territorial y electoral del oficialismo.

No obstante, los análisis preliminares apuntan a que las grandes urbes se resisten al MAS y que pese a sus esfuerzos la victoria le es, tradicionalmente, difícil.

“Lo que vemos es que el eje del país históricamente se le sigue resistiendo a esta fuerza arrolladora que es el MAS, un partido de grandes desempeños en elecciones nacionales que no puede replicar estos resultados en las subnacionales”, afirma el politólogo Franklin Pareja, quien apunta que el 68% de la población boliviana se concentra, precisamente, en las ciudades donde el oficialismo no consigue ganar.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) anunció que los resultados oficiales estarán disponibles al 100% en un lapso aproximado de una semana. La politóloga Jime Costa lamenta que el órgano electoral haya decidido abstenerse, una vez más, de usar el sistema de Difusión de Resultados Preliminares (Direpre), lo que en su criterio le resta confiabilidad al proceso.

Ver también: Presidente de Bolivia afirma que la OEA tuvo un 'papel nefasto' en las elecciones de 2019

“A nivel de las alcaldías, los resultados en boca de urna ratifican una tendencia muy clara de hacer varios años: el MAS tiene enormes dificultades de ganar en los grandes centros urbanos”, afirma Costa a la Agencia Anadolu.

Para ella, esto se debe a dos aspectos. Por un lado, objeta la validez del padrón electoral. Pese a los informes del TSE, Costa considera “irracional” el crecimiento de la población en municipios rurales cuando los fenómenos sociales muestran una migración acelerada hacia los grandes centros urbanos, lo que explicaría el triunfo del oficialismo en las elecciones generales. Lo otro, dice, es que en este tipo de procesos el control político-electoral es mucho más intenso.

“En las elecciones subnacionales es bastante razonable que el MAS gane cómodamente en los municipios pequeños”, sostiene, pero cuestiona la distribución de escaños en las asambleas departamentales, donde el voto del área rural tiene mayor peso que el del área urbana. “Esta es una distorsión de la norma que se debe corregir”, sentencia.

En los comicios de este domingo, 7,1 millones de bolivianos habilitados para sufragar eligieron a nueve gobernadores, asambleístas departamentales, 336 alcaldes y concejales, sumando un total de 2.670 autoridades electas.

La jornada se desarrolló en orden y disciplina, con la experiencia previa de haber votado en pandemia el 18 de octubre de 2020. En las zonas donde deba realizarse el balotaje, o segunda vuelta, la población deberá regresar a las urnas el 11 de abril.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.