Política, Análisis

¿Puede haber una nueva guerra en el Sáhara Occidental?

El territorio del Reino de Marruecos es testigo de acalorados enfrentamientos entre las fuerzas armadas marroquíes y las milicias del Frente Popular de Liberación de Saguia al-Hamra y Río de Oro (Frente Polisario).

Halil Kaya   | 17.11.2020
¿Puede haber una nueva guerra en el Sáhara Occidental? Vista del desierto del Sahara. (Ozkan Bilgin - Agencia Anadolu)

Turquía

* Por: Halil Kaya

La región del Magreb vive un movimiento inusual después de una larga pausa en los conflictos. El Sahara Occidental, territorio del Reino de Marruecos, es testigo de acalorados enfrentamientos entre las fuerzas armadas marroquíes y las milicias del Frente Popular de Liberación de Saguia al-Hamra y Río de Oro (Frente Polisario).

El Sáhara Occidental, una antigua colonia española, entró en gran medida al control del Reino de Marruecos tras el anuncio de la retirada de España en 1975 y el posterior llamado del rey Hasán II de Marruecos a su pueblo para llevar a cabo la “Marcha Verde”. El problema del Sahara, una complicada cuestión que no se han resuelto desde el período de descolonización, volvió a estar en la agenda internacional luego de una serie de sabotajes perpetrados por las milicias del Frente Polisario en la carretera que conecta Marruecos con Mauritania en la zona de amortiguamiento de Guerguerat.

Inmediatamente después de la acción, las tropas del Ejército Real de Marruecos aseguraron la región con una rápida operación y reabrieron la carretera, corazón de la economía mauritana. Luego de las medidas marroquíes, el Frente Polisario le declaró oficialmente la guerra a Marruecos, al citar la violación del alto al fuego en curso desde 1991. Parece que, por primera vez desde el último cese al fuego se buscará una solución violenta a la cuestión de la región del Sahara Occidental. El Reino de Marruecos actualmente controla un 80% de su territorio.

Ver también: El referéndum constitucional aprobado en Argelia, un paso hacia su transformación política

Antecedentes históricos

Históricamente, el Sahara Occidental ha sido parte de Marruecos. En este contexto, el principal argumento que utiliza ese país para legitimar su control sobre la región es que le pertenece histórica y legalmente. De acuerdo a la tradición del sultanato de Marruecos, el sultán que llega al trono debe recibir el juramento de lealtad de sus súbditos. Desde el siglo XI en adelante, el Sahara Occidental, que fue gobernado por los Almóravides, los Almohades, los Saadíes y la actual dinastía gobernante de Marruecos, los Alauís, ha estado legalmente unido a estas dinastías a través del “juramento de lealtad". La región del Sahara Occidental fue colonizada por los españoles en 1884.

Marruecos, que presentó a la ONU diversas iniciativas con respecto al Sahara Occidental en 1963, no pudo lograr nada concreto excepto la evacuación de la ciudad de Ifni por parte de los españoles en 1969. Antes de la muerte de Francisco Franco en 1975, España ya había decidido evacuar el Sahara gradualmente. Ese mismo año, la Corte Internacional de Justicia declaró que la región tenía vínculos legales e históricos con Marruecos, pero que este último no podía reclamar soberanía sobre ese territorio. Luego de esto, el rey Hasan II no se quedó con las manos cruzadas y sin perder tiempo llamó a su pueblo a marchar hacia el Sahara Occidental. El 6 de noviembre de 1975, un convoy marroquí de 350 mil personas, incluidos ciudadanos de varios Estados árabes, únicamente con el Corán, el libro sagrado del islam, y la bandera de Marruecos en sus manos y acompañados por 20 mil soldados marroquíes, marcharon hacia el Sahara. Después de este evento, que pasó a la historia como la Marcha Verde y tiene un lugar muy importante en la construcción de la identidad nacional marroquí, Marruecos, España y Mauritania firmaron el Acuerdo de Madrid, el cual estipuló que dos tercios de la región del Sahara quedaran bajo el control de Marruecos y un tercio bajo el control de Mauritania.

¿Que pudo llevar al Frente Polisario a abandonar oficialmente el alto al fuego que había estado vigente durante casi 30 años?

Durante el periodo de guerra de Marruecos (1975-1991), el país le dio prioridad a la construcción de un muro de arena de 2.700 km de longitud que le ayudarían estratégicamente en los conflictos de la región. Sin embargo, especialmente con las políticas innovadoras del rey Muhammed VI, quien llegó al trono luego de la muerte de su padre, Hasan II, en 1999, Marruecos comenzó a invertir ampliamente en el Sahara Occidental. Tanto es así que hoy ciudades como El Aaiún y Dajla se han convertido en centros de comercio y turismo.

Ver también: Francia: continuador del sistema global de colonialismo

Según los datos publicados por la Alto Comisionado de Planificación del Reino de Marruecos en 2017, la región del Sahara ocupa lugares más alto que las regiones central y oriental del país en muchas categorías, desde el ingreso per cápita hasta la tasa de alfabetización. Además de tales inversiones, Marruecos trató de mostrar al público internacional que está a favor de una solución al llevar a cabo políticas de apertura, incluida la presentación de un plan de autonomía sobre el Sahara Occidental a la ONU en 2007. Por otro lado, con diversos acuerdos bilaterales firmados gracias a una intensa diplomacia, y la apertura en la región a consulados de otros Estados, especialmente africanos, Marruecos intentó llevar su dominio de la zona a la plataforma internacional.

La semana pasada, los Emiratos Árabes Unidos abrieron un consulado en El Aaiún y reconocieron el "marroquismo" del Sahara Occidental. Para el Frente Polisario, esta pudo ser la gota que rebosó el vaso, por lo que pudo haber forzado a Marruecos a llevar a cabo una operación militar mediante provocadores sabotajes.

No sabemos aún si los acalorados enfrentamientos en la región se convertirán en una guerra. Lo que es más importante que esto es si Argelia, el aliado más importante de la República Árabe Saharaui Democrática y el Frente Polisario, participará en una posible guerra. Entre los expertos prevalece la opinión de que no participaría ya que Argelia no es parte directa del conflicto, sino un tercero que garantiza los derechos del pueblo saharaui. Sin embargo, si este país no se involucra directamente, es imposible que el Frente Polisario pueda tener éxito frente al Ejército marroquí. Debido al "dilema de seguridad" derivado de la disputa con Argelia y la actual amenaza del Frente Polisario, Marruecos ha invertido en equipos militares estadounidenses e israelíes en los últimos años. Es claro que el reino movilizará todos sus medios en caso de una guerra.

*Halil Kaya es un historiador turco. Sus estudios de doctorado en Ciencias Políticas continúan en la Universidad Internacional de Rabat, con sede en Marruecos.

** Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de la Agencia Anadolu.

**Aicha Sandoval Alaguna contribuyó con la redacción de esta nota.


El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.