Turquía

La corredora británica que ha dejado huella en Turquía

Rosie Swale Pope, de 73 años, empezó a correr en 2018 con el objetivo de recaudar fondos para una fundación que ayuda a comunidades aisladas en Nepal.

Jeyhun Aliyev   | 14.01.2020
La corredora británica que ha dejado huella en Turquía ESTAMBUL, TURQUÍA - DICIEMBRE 20, 2019: La corredora británica Rosie Swale Pope, de 73 años, cruzó el puente del Bósforo, que normalmente no está abierto para los peatones, como parte de su viaje de 6.000 millas para apoyar a la gente de Nepal, el 20 de diciembre de 2019 en Estambul, Turquía. (Elif Öztürk - Agencia Anadolu)

ANKARA

Después de partir de Reino Unido hace más de un año, una corredora septuagenaria que recauda dinero para obras benéficas llegó al occidente de Turquía este lunes.

Rosie Swale Pope, de 73 años, empezó a correr en 2018 y recorre 20 kilómetros diarios mientras jala de una carreta roja en la que transporta sus pertenencias, todo con el objetivo de apoyar la organización de caridad PHASE Worldwide, con sede en Reino Unido, que brinda ayuda a las comunidades aisladas y a las personas que pasan necesidades en Nepal.

“Tengo un gran propósito. Estoy corriendo desde Brighton hasta Katmandú para ayudar a los niños y otras personas en áreas muy remotas en Nepal”, dijo Pope al explicar los motivos de su recorrido hacia Nepal.

En declaraciones a los reporteros en Gemlik, una ciudad de la provincia de Brusa, la aventurera dijo que durante sus viajes a través de Turquía le ha llamado mucho la atención la gente del país.

“Me enamoré de Turquía. Tengo fe y confío en el pueblo turco”, dijo la corredora, agregó que se siente “muy orgullosa” de estar en este país.

Pope señaló que se dirigía a Nepal para ayudar a las personas que “sufrieron por un terremoto”.

“El propósito es ayudar a estas personas talentosas a empezar de nuevo con las herramientas correctas y asistencia”.

Al reiterar su cariño a los locales, la viajera dijo estar agradecida con los funcionarios turcos por “la magia de hacer posible” que ella pudiera atravesar el “hermoso” puente del Bósforo en la metrópolis de Estambul, que pudo cruzar en diciembre del año pasado.

Pope, quien se describe a ella misma como una “anciana ordinaria”, dijo que, aunque la vida no es fácil en muchas partes del mundo, “el amor es más fuerte”.

“Ahora tengo 73, soy joven. Sin embargo, tal vez no viva para tener 173”, bromeó Pope. “Así que hago todo lo que puedo en mi vida para ayudar a las personas y bendecir a mi maravilloso hijo e hija, y a mis nietos”.

La corredora británica ha viajado por muchos países y cree que está “a salvo” en Turquía.

“Las personas son tan buenas, estoy muy orgullosa de ellas”.

Durante su vida, Pope ha estado involucrada en varias maratones en “algunos de los terrenos más desafiantes y se ha embarcado en varias aventuras como hacer senderismo por Chile, y navegar por el mundo en un bote pequeño”, según la página web de PHASE.

*Traducido por Daniela Mendoza.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida. Póngase en contacto con nosotros para obtener las opciones de suscripción.
Temas relacionados
Bu haberi paylaşın