Türkİye

El legado de Ataturk, fundador de Turquía, sigue vivo 81 años después

Mustafa Kemal Ataturk fue el comandante en jefe de la Guerra de Independencia y el primer presidente de la República de Turquía; murió a los 57 años y es recordado cada 10 de noviembre.

Ali Murat Alhas   | 10.11.2019
El legado de Ataturk, fundador de Turquía, sigue vivo 81 años después Las personas ondean banderas de Turquía en el Anitkabir, el mausoleo de Mustafa Kemal Ataturk, para conmemorar el Día de Ataturk, la Juventud y los Deportes en Ankara, Turquía, el 19 de mayo de 2018. El 19 de mayo de 1919 fue el día en el que Mustafa Kemal Ataturk, llegó a la ciudad de Samsun en el Mar Negro desde Estambul para organizar la guerra que transformaría los restos del Imperio Otomano en la Turquía moderna cuatro años después. (Evrim Aydın - Agencia Anadolu)

Ankara

Millones de personas en Turquía conmemoraron este domingo el 81 aniversario de la muerte de Mustafa Kemal Ataturk, quien lideró la Guerra de Independencia del país y sentó las bases para la fundación de la República de Turquía.

Como es costumbre, la vida cotidiana se detiene a las 09:05 a.m. hora local, momento en el que suenan las sirenas para recordar la hora exacta de la muerte de Ataturk a la edad de 57 años y millones de personas en el país ofrecen dos minutos de silencio en honor del líder turco.

Ataturk nació en 1881 en la ciudad griega de Salónica, que en ese momento hacía parte del Imperio Otomano. Su educación militar inició en 1893, cuando fue inscrito en una escuela militar en Salónica.

Continuó con sus estudios en la Academia Militar de Estambul y se graduó como segundo teniente en 1902. Con sus habilidades extraordinarias, Ataturk escaló rápidamente los rangos del Ejército, hasta convertirse en capitán en 1905.

El año de 1911 fue muy importante en la vida de Ataturk, pues se enfrentó a los italianos en Trípoli, Libia, y ganó una victoria decisiva, dando prueba de sus capacidades en el campo militar. Sin embargo, este gran éxito no era nada comparado con lo que el futuro le tenía deparado.

El capitán Ataturk llamó la atención de sus subordinados con sus servicios destacados tras el inicio de las Guerras de los Balcanes en 1912. Jugó un papel importante en la recuperación de las provincias de Didimótico y Edirne.

En 1914 inició la Primera Guerra Mundial y las alianzas desplegaron sus soldados en la Península de Galípoli y también inició la Batalla de Galípoli y de los Dardanelos. Ataturk y los soldados turcos pasaron a la historia al mostrar su increíble resistencia. Las órdenes de Ataturk a sus soldados en los momentos de la guerra siguen haciendo eco en los corazones de todos los turcos: “no les ordeno que ataquen, ¡les ordeno que mueran!”.

Su trayectoria continuó durante su servicio en la provincia de Edirne y Diyarbakir en 1916, año en el que adquirió el título de general mayor. Luchó contra el Ejército británico en Damasco en 1918, liderando una exitosa resistencia en contra de estas fuerzas europeas.

Después de la ocupación de Estambul por parte de los aliados en 1919, Ataturk se dirigió a la provincia de Samsun como inspector del noveno ejército, lo que cambiaría por completo su vida, y de paso, la de toda Turquía.

Después de asegurar que la liberación del país de las fuerzas ocupantes solo sería posible con la voluntad del pueblo, Ataturk organizó dos congresos, uno en la provincia de Sivas y otro en la de Erzurum, en donde se discutieron la batalla de independencia y el futuro del país.

El 23 de abril de 1920, se estableció la Gran Asamblea Nacional de Turquía y Ataturk fue elegido como jefe del gobierno y presidente del parlamento, lo que le permitió adoptar las leyes esenciales para poder derrotar a las fuerzas invasoras.

La batalla por la independencia de Turquía inició el 15 de mayo de 1919, cuando se disparó la primera bala en contra de las fuerzas invasoras griegas. El disparo fue realizado por Hasan Tahsin, un reportero turco que fue asesinado poco después del hecho.

El Ejército turco, bajo el liderazgo de Ataturk, ganó increíbles batallas contra las fuerzas invasoras, incluidas la primera y segunda batalla de Inonu, la de Sakarya y la Gran Ofensiva, hasta 1923, cuando se firmó el Tratado de Lausana el 24 de julio, por medio del cual se establecieron las fronteras de la Turquía moderna.

Los increíbles logros en el campo de batalla llevaron a la independencia de Turquía, y así se fundó la República de Turquía el 29 de octubre de 1923.

Ataturk se convirtió en el primer presidente de la República hasta el 10 de noviembre de 1938, cuando murió en Estambul a la edad de 57 años por la enfermedad de la cirrosis.

Con el paso de los años, el pueblo turco empezó a visitar el Anitkabir, el mausoleo de Ataturk, cada 10 de noviembre para rendir honor a su memoria.


*Traducido por Daniela Mendoza.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.