Política

Delis Palacios: a los líderes en Colombia nos matan por denunciar violaciones de DDHH

La sobreviviente de la masacre de Bojayá (2002) criticó lo dicho por el Gobierno sobre la disminución de homicidios de defensores de derechos humanos, así como la negación del Ejército sobre la situación que vive el departamento del Chocó.

Dıego Camılo Carranza Jımenez   | 15.01.2020
Delis Palacios: a los líderes en Colombia nos matan por denunciar violaciones de DDHH (Centro Nacional de Memoria Histórica de Colombia - Handout - Agencia Anadolu).

BOGOTÁ, Colombia

Por: Diego Carranza

Delis Palacios Herrón es una líder social que trabaja en Quibdó y Bojayá (departamento de Chocó) con víctimas de desplazamiento y del conflicto armado en Colombia, además es delegada del Espacio Nacional de Consulta Previa de Comunidades Negras, una instancia oficial de interlocución entre el Gobierno y los grupos étnicos del país.

Pero también es sobreviviente de la masacre de Bojayá, uno de los episodios más duros de la guerra en Colombia, en una de las zonas que más ha sido afectada por la violencia. 

Según el Centro Nacional de Memoria Histórica, ella fue una de las personas que estuvo en la iglesia de San Pablo Apóstol en mayo de 2002, cuando en medio de un enfrentamiento entre las Farc y paramilitares explotó una pipeta de gas lanzada por los guerrilleros que mató al menos a 79 personas, incluidos 45 niños. Pero los pobladores y líderes locales señalan que la masacre dejó en total 101 muertos, sin contar una fosa con restos de más personas.

En entrevista con la Agencia Anadolu, Delis rechaza lo dicho por el Gobierno tanto sobre la reducción del 25% en los asesinatos de líderes sociales en 2019, como la negación del Ejecutivo de que estos crímenes sean sistemáticos. 

“A lo largo de los años, el asesinato de los líderes ha sido sistemático, no ha rebajado. Lo que pasa es que en muchos casos los líderes se asesinan y no es publicado. No tiene la relevancia que merece. O si es una mujer, (se dice que) es es por temas pasionales. Otros casos, que son por temas de narcotráfico. Pero aquí lo que importa, lo que más preocupa, es que siguen asesinando líderes a diario en el país”, expresó.

Palacios Herrón asegura que de esta manera el Estado está desviando la atención frente al tema, algo que “agrava mucho más la situación”.

“Es sistemático por Dios, es una situación tremenda. Es vergonzoso, es algo que debe darle vergüenza a Colombia. Pone en evidencia una realidad y no se quiere asumir, es que el tema de los asesinatos tiene que ver con todo el aparato estatal, de gobierno”, asevera. 

Según Delis Palacios, "¿Qué es lo que hacemos los líderes normalmente? Denunciar toda la desatención de parte del Gobierno. Dónde ve usted un líder hablando del tema de los diferentes grupos (armados). No, aquí hay un problema de fondo y es la estructura y el modelo de Estado que tenemos. La desatención de los pueblos nuestros, y todas las violaciones y vulneraciones sistemáticas que hay de nuestros derechos, los líderes las estamos denunciando constantemente, y es por eso que desplazan y amenazan y asesinan a nuestra gente”, expresó.

Los crímenes son por explotación de los “recursos de nuestros pueblos”

En días pasados, al anunciar los resultados de seguridad de 2019, el presidente Iván Duque también dijo que detrás de los asesinatos de líderes sociales están “el narcotráfico, la extracción ilegal de minerales y los grupos armados organizados”.

Palacios desestima lo dicho por el mandatario y asegura que lo que hay es “una situación en los territorios que tiene que ver con la explotación de recursos que les pertenecen a los pueblos étnicos, tanto negros como indígenas”.

“Hay un saqueo sistemático de esos recursos. Y en ese sentido, claro, se pretende desviar la atención. Hay una situación muy delicada y es que con el argumento del desarrollo, se están implementando muchos megaproyectos en las regiones nuestras, y a partir de ello se implementan estrategias de violencia para que la gente tenga que salir del territorio”, indica.

Para Delis, “hay unos intereses fuertemente claros” en estos grandes proyectos que el Gobierno, en la lógica del desarrollo, viene adelantando en las diferentes regiones de Colombia”, y a su juicio, esta “es una de las razones por las que están pasando muchas cosas en los territorios”. 

En el caso de esos megaproyectos en el departamento y otras zonas del Pacífico colombiano dice: “El territorio del Chocó está titulado en gran parte a pueblos negros e indígenas. Se supone que nosotros somos los dueños, pero a la vez, no tenemos el dominio ni el control de los recursos que allí están. Entonces se dan esos permisos de exploración y explotación a las grandes multinacionales y mineras del país”. 

Añade: “Para el caso del Atrato, por ejemplo, está previsto hace muchos años el canal interoceánico, que pasa por Bojayá; también un tema férreo, que va a atravesar desde el Baudó hasta toda esta zona. Pero hay otro que no son muy públicas pero que están allí y que se han filtrado. Tienen que ver con las grandes represas”.

La situación en Bojayá ha empeorado

La zona en la que trabaja esta líder comunal tiene una ubicación estratégica, pues tiene ríos muy grandes como el Atrato, el San Juan, el Baudó, y los afluentes que alimentan el Atrato. También tiene muchas Ciénagas. Es un área rica en biodiversidad y recursos. Pero por allí, no ha llegado la paz, y sus habitantes han sido revictimizados en diferentes ocasiones, asegura.

Según ella "todo ha empeorado" después de la firma un acuerdo de paz.

“En Bojayá la situación no ha cambiado. Hoy no hay las grandes masacres como la que hubo en 2002, pero se han venido viendo los hechos de violencia de manera sistemática por un actor y por otro. La salida de las Farc generó una tranquilidad exprés, pero que luego se recrudece con la llegada tanto del ELN y después de los paramilitares”, indica. 

Palacios habla de la zona de Opogadó, los corregimientos de Napipí y Carrillo, y Cuia, “una zona donde la gente ha estado fuertemente azotada por estas situaciones de violencia y confinamiento”. 

Igualmente, menciona el corregimiento de Pogue, que ha sido noticia desde final del año pasado, “por el accionar de los paramilitares (las Autodefensas Gaitanistas de Colombia o Clan del Golfo), la disputa con el ELN, y ahora con el arribo del Ejército, que llega a negar lo que está pasando en esta zona”. 

Según cuenta Delis, varios de los sobrevivientes de lo ocurrido en Bojayá, llegaron a Quibdó, un municipio “receptor de desplazamiento”. Pero en el que tampoco ha mejorado la situación.

“Quibdó recibió la gran mayoría de los bojayaseños que fuimos desplazados en el 97, en los años 2000 y el 2002. (Pero allí también) enfrentamos varios años una situación de violencia muy fuerte. De Bojayá salimos huyendo del conflicto y llegamos a Quibdó, donde se vive una sistematicidad de asesinatos todos los días. Asesinan centenares de jóvenes y personas de estos territorios”, relata.

Las estructuras paramilitares “cada vez son más fuertes”

La líder social expresó que en la capital chocoana “le hacen creer a la gente” que los asesinatos que ocurren a diario son debido a la delincuencia y el vandalismo. 

Pero a lo largo del proceso que ha realizado en las zonas periféricas de Quibdó, ha podido evidenciar que “hay grandes estructuras de grupos paramilitares generando toda esta situación”.

“Usan los jóvenes para todos sus intereses y es ahí dónde se está escudando la cosa y no está saliendo a la luz la realidad: que estas estructuras cada vez son más fuertes y están controlando todo”, advirte. 

Delis Palacios Herrón asegura que aunque no ha recibido llamadas intimidantes por su labor, se siente “en demasiado riesgo, porque hay mucha gente que la han asesinado sin que la hayan amenazado”.

“Yo fui amenazada después de la masacre, por todo mi trabajo en el Chocó, en 2007 y 2012, luego salgo hasta 2013. Hoy no he recibido amenazas como tal. Es más, a mi nunca me han llamado, ni siquiera la otra vez que estuvieron a punto de asesinarme me llamaron. Simplemente aparecí en los panfletos, y posteriormente se me buscó en los diferentes lugares y se presionó a mis compañeros y familia para que dijeran donde yo estaba”, sentencia.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida. Póngase en contacto con nosotros para obtener las opciones de suscripción.