Política

Amnistía Internacional alertó por la represión violenta en Cali, Colombia, durante las manifestaciones

Un informe de la organización advirtió que las autoridades colombianas han estigmatizado y criminalizado las protestas legítimas que estallaron el pasado 28 de abril.

Santiago Serna Duque   | 30.07.2021
Amnistía Internacional alertó por la represión violenta en Cali, Colombia, durante las manifestaciones Imagen de archivo de protestas en Colombia. (Juancho Torres - Agencia Anadolu).

BOGOTÁ

La organización Amnistía Internacional (AI) publicó un informe en el que evidenció el “uso excesivo e ilegítimo de armas menos letales como gases lacrimógenos, detenciones ilegales y torturas” contra las personas que se han manifestado en la ciudad de Cali, Colombia, a lo largo de los últimos meses.

El documento titulado ‘Cali: En el epicentro de la represión’ subrayó que la evidencia recabada en el informe se obtuvo por medio del testimonio de manifestantes, personas y organizaciones defensoras de los derechos humanos que demostraron un “modus operandi llevado a cabo a lo largo del país”.

En ese sentido, la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara Rosas, dijo que “las autoridades colombianas violaron los derechos humanos de quienes se manifestaban pacíficamente en Cali, haciendo uso excesivo e innecesario de la fuerza con el objetivo de desarticularlas. Bajo la justificación del restablecimiento del orden, cientos de personas sufrieron lesiones terribles y decenas de jóvenes perdieron la vida. Lo acontecido en Cali es la manifestación de la respuesta violenta de las autoridades y los verdaderos objetivos detrás de esta represión: infligir miedo, desincentivar la protesta pacífica y castigar a quienes exigen vivir en un país más justo”.

En el marco de las protestas que comenzaron el pasado 28 de abril en Colombia, AI realizó una “exhaustiva verificación digital de material audiovisual” en el que se identificó el uso excesivo e innecesario de la fuerza por parte de agentes de Policía Nacional, en particular, de agentes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

Asimismo, la organización documentó actos de paramilitarismo urbano cometidos por civiles armados, “quienes acompañaron a agentes de la Policía Nacional y, con su aquiescencia y tolerancia, atacaron a manifestantes y personas defensoras de los derechos humanos”.

El informe de AI detalló que los hechos documentados no fueron aislados o esporádicos, sino que respondieron a un patrón de accionar violento por parte de las autoridades colombianas.

Según la organización, las autoridades del país respondieron a las protestas a través de la estigmatización, criminalización, represión policial ilegal y militarización. “Cuando el presidente Iván Duque decretó la militarización de varias ciudades del país, incluyendo Cali, el 28 de mayo, lejos de dar un mensaje de diálogo, avivó las protestas al mandar a las calles cuerpos militares con más de seis décadas de formación para el conflicto armado”, destacó AI.

En este contexto, Erika Guevara concluyó que “en Amnistía Internacional esperamos que el proceso de reforma policial, anunciado por el presidente Duque, no sea solo una promesa de papel, sino que incluya las reformas ordenadas por la Corte Suprema de Justicia en septiembre de 2020 y un cambio en el modus operandi represivo de la Policía Nacional frente a las manifestaciones pacíficas”. ​​​​​​​

Ver también: Paro nacional en Colombia, entre violaciones de derechos humanos y millonarias pérdidas económicas.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.