Mundo

Terrorismo racial, una amenaza para el continente europeo

El Índice de Terrorismo Global, publicado en noviembre de 2019 por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), apunta a un aumento del terrorismo racista en Occidente, especialmente en la Europa Occidental, del 320% en los últimos cinco años.

Şerife Çetin   | 21.02.2020
Terrorismo racial, una amenaza para el continente europeo Rastros del ataque terrorista racista en un café en la ciudad de Hanau, Alemania. 21 de febrero de 2020. (Mesut Zeyrek - Agencia Anadolu)

BRUSELAS

El último atentado en Alemania, el cual se cobró la vida de nueve personas el miércoles pasado, ha demostrado una vez más la gran amenaza en la que se ha convertido el terrorismo racista para el continente europeo.

La masacre cometida por el extremista de ultraderecha fue en la noche de la ciudad de Hanau, al occidente del país.

El perpetrador, quien atacó a los migrantes presentes en dos cafés, fue identificado por las fuerzas de seguridad como Tobias R., de 43 años, según reportó el diario alemán Bild.

Él y otra persona fueron encontrados muertos en un apartamento en la misma ciudad después de una operación de persecución liderado por un grupo de operaciones especiales.

Los descubrimientos iniciales indican que el perpetrador actuó con “motivos xenófobos”, según las declaraciones del ministro del Interior, Peter Beuth.

Según datos recopilados por el corresponsal de la Agencia Anadolu, la mayoría de los extranjeros en Alemania son víctimas de ataques racistas verbales prácticamente todos los días, mientras que individuos ultraderechistas a menudo atacan mezquitas y sinagogas en las capitales europeas.

Por otra parte, mientras la popularidad de los políticos de extrema derecha aumenta en la mayoría de los países europeos, se observa una radicalización del discurso de los partidos centristas en un afán de obtener más votos, actitud que favorece a las actividades de los terroristas racistas en el continente.

El Índice de Terrorismo Global, publicado en noviembre de 2019 por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), apunta a un aumento del terrorismo racista en Occidente, especialmente en la Europa Occidental, del 320% en los últimos cinco años.

Así mismo, el modus operandi del terrorista racista que atentó contra dos mezquitas en Nueva Zelanda se han convertido en modelo y ejemplo a seguir por los ultraderechistas en Europa. Emitir en vivo del ataque vía internet y dejar un ‘manifiesto’ son actitudes que han podido observarse en ataques similares por Europa.

En marzo de 2019, 51 fieles musulmanes fueron masacrados, con una cantidad similar de heridos, en un ataque terrorista islamofóbico perpetrado por el australiano Brenton Harrison Tarrant, de 28 años, en dos mezquitas en la ciudad neozelandesa de Christchurch.

Alemania

La semana pasada, 12 individuos fueron detenidos sospechosos de estar planeando ataques xenófobos.

En octubre del año pasado, Stephan Balliet, de 27 años de edad, intentó entrar en una sinagoga en la ciudad de Halle aparentemente para cometer un tiroteo masivo. No obstante, la intensa seguridad se lo impidió. Posteriormente Balliet mató a una mujer en la calle, así como a un hombre cerca de un restaurante turco.

En junio del mismo año, el presidente de la región administrativa de Kassel, Walter Lubcke, fue asesinado de un disparo en el jardín de su domicilio por un extremista neonazi, Stephan Ernst.

En sus declaraciones tras el asesinato, el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, afirmó que Alemania tenía un problema con el terrorismo de ultraderecha.

A principios de 2019, Andreas N., de 50 años y ciudadano alemán, fue arrestado después de que chocase su vehículo contra personas que celebraban el Año Nuevo en las ciudades del oeste de Essen y Bottrop.

En el ataque resultaron heridas al menos 8 personas, entre ellas cinco sirios, dos afganos y un ciudadano turco. Los oficiales alemanes aseguraron que el objetivo principal del agresor era matar a extranjeros. 

Italia

En febrero de 2018, Luca Traini, de 29 años, hirió con arma de fuego desde su vehículo a seis inmigrantes de origen africano en la ciudad de Macerata.

Los partidos de extrema derecha Forza Nuova y CasaPound habían declarado a Traini como un "héroe" pocas semanas antes de las elecciones generales del 4 de marzo causando rechazo social. 

Reino Unido

En junio de 2016, Darren Osborne, de 48 años, mató a un feligrés musulmán y lastimó a 11 personas más después de que arremetiera con una furgoneta en contra de un grupo de personas a las afueras de una mezquita en la ciudad de Finsbury tras las oraciones del mes sagrado de Ramadán.

Osbourne también escribió una nota, descubierta en el vehículo, en la cual señalaba los motivos de su ataque. La nota mencionaba los ataques ocurridos en Londres y Manchester el mes pasado.

En la nota se burlaba del alcalde de Londres, Sadiq Khan y del líder del Partido Laborista. La nota decía que “la ideología del islam no pertenece aquí”. 

Suecia

En enero de 2015, Anton Lundin Pettersson, un joven de 21 años con ideología de extrema derecha, llevando una máscara de la "Guerra de las Galaxias" y una espada atacó la escuela de Kronan, ubicada en un área donde viven inmigrantes, en la ciudad de Trollhattan, cerca de Gotemburgo, donde asesinó a cuatro estudiantes inmigrantes y a un maestro. Pettersson fue abatido por la Policía momentos después de su agresión. 

Noruega

En agosto de 2019, Philip Manshaus, de 21 años y armado, atacó el Centro Islámico Al-Nur, de la comunidad afgana en Baerum, a unos 20 km de Oslo.

El ataque tuvo lugar un día antes de la fiesta religiosa musulmana de Eid al-Adha, también conocida como la Celebración del Sacrificio.

“El atacante es un ciudadano noruego conocido por sus opiniones antiinmigrantes y de extrema derecha”, afirmó la cadena de radio NRK Rune Skjold.

El atacante fue interceptado por personas en la mezquita antes de que llegara la policía, afirmó la prensa. El ciudadano afgano Mohammad Rafique, de 65 años, resultó herido mientras enfrentaba al atacante.

La policía noruega declaró como héroe a Rafique, pues gracias a su oportuna intervención evitó una posible masacre tras enfrentarse con el atacante durante el suceso.

En julio de 2011, Anders Behring Breivik, asesinó a 77 jóvenes en un campamento de Jóvenes Socialistas en Utoya.

Había eligió este lugar deliberadamente, viendo a una generación joven de socialdemócratas de mentalidad abierta y liberal como facilitadores de la islamización de Europa.

El terrorismo racista se basa en una ideología que alega la superioridad de personas que comparten la misma raza y valores culturales. Los partidos de extrema derecha en alza en Europa también se alimentan de esta ideología.

Se prevé un mayor deterioro de los valores principales europeos y el aumento del problema xenófobo en el continente si las administraciones y los oficiales no toman medidas contra este fenómeno racista. 

*Traducido por Daniel Gallego.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.
Temas relacionados
Bu haberi paylaşın