Mundo

Sobreviviente palestina de la masacre de Deir Yassin relata su aterradora experiencia tras 73 años

Mariam Aqil, de 83 años, recuerda con gran dolor y pesar la masacre que se vivió en su pueblo natal, Deir Yassin, a manos de organizaciones terroristas sionistas.

Esat Fırat   | 10.04.2021
Sobreviviente palestina de la masacre de Deir Yassin relata su aterradora experiencia tras 73 años JERUSALÉN - ABRIL 8: Mariam Aqil, quien sobrevivió a la masacre de Deir Yassin, habla durante una entrevista en su casa en Jerusalén. Las organizaciones terroristas sionistas que fundaron Israel asesinaron a 254 civiles palestinos el 9 de abril de 1948. (Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu)

JERUSALÉN

En el aniversario 73 de la masacre de Deir Yassin, en la que cientos de palestinos fueron asesinados en un pueblo al oeste de Jerusalén por las bandas sionistas que fundaron Israel, Mariam Aqil, de 83 años, recuerda los acontecimientos con gran dolor y pesar.

Los militantes de las organizaciones terroristas sionistas Lehi, dirigida por Abraham Stern y que llevaba a cabo ataques contra el mandato británico y los palestinos con el objetivo de establecer el Estado judío; Organización Militar Nacional en la Tierra de Israel (Irgún), dirigida por Menahem Begin; Palmaj y Haganá invadieron la aldea palestina de Deir Yassin el 9 de abril de 1948 y masacraron a 254 palestinos.

Esta masacre fue un factor importante en el desplazamiento de los locales a otras partes de la Palestina histórica y a los países árabes vecinos, así como también en el inicio de la Guerra Árabe-Israelí de 1948.

Aqil, que utiliza el apodo Umm Usame, perdió a sus padres y a sus dos hermanos en la masacre cuando tenía 10 años, y es una de las últimas sobrevivientes de la masacre.

La anciana palestina decidió acoger al equipo de la Agencia Anadolu en su casa en el barrio Sheij Yarrah, en la ocupada Jerusalén Este, para hablar sobre el antes y después del ataque.

¿Qué pasó en Deir Yassin?

Mi padre era comerciante de telas en Jerusalén. Iba a Jerusalén desde Deir Yassin todos los días. Empezó a vivir temporalmente en la casa de su tía en Jerusalén a petición de ella. El 8 de abril, mi padre escucho la noticia de la muerte de Abdelkader al Husayni, uno de los comandantes de la resistencia palestina y vino al pueblo para avisarle a la gente que los judíos podían atacar Deir Yassin esa noche y comenzar guardias".

Mi padre tenía dos esposas y siete hijos. Mi hermano estaba de guardia con mi padre. Los judíos llegaron al pueblo al amanecer, cuando sonó el llamado a la oración de la mañana. No venían con vehículos. Rodearon el pueblo. No querían que nadie escapara. Vinieron a matarnos a todos.

Primero capturaron y mataron a un campesino que fue a hacer la ablución para la oración de la mañana. Mi hermano los vio, los llamó varias veces, pero no respondieron. Luego comenzó a dispararles para que la gente del pueblo se despertará con el ruido. Con el inicio del enfrentamiento, las mujeres y los niños comenzaron a huir, pero nadie pudo escapar de las balas de los judíos.

Mi hermano luchó con gran heroísmo y por eso el conflicto se concentró alrededor de nuestra casa, que quedaba al este del pueblo. Nuestra casa estaba bajo fuego y mi madre no sabía dónde escondernos. Entonces escapamos a la casa de mi abuela.

Los enfrentamientos continuaron durante todo el día, y en ellos perdí a mi madre, mi padre y dos de mis hermanos. Uno de ellos tenía 16 años. Era estudiante. Alto. Se refugió en la casa de mi hermana a la entrada del pueblo. Golpearon a la puerta de mi hermana, pero no abrió, por lo que irrumpieron con una bomba. Mi hermana y todos sus hijos resultaron heridos. Vieron a mi hermano en la casa y pensaron que era mayor por su estatura. Le preguntaron a cuántas personas mató en Al Qastal. Mi hermana les dijo que no mirarán su estatura, que aún era menor y un estudiante.

Dijeron "no, el luchó contra nosotros en Al Qastal. Mi hermana les pidió que no lo mataran y les dijo que les daría dinero. Les dio 200 libras esterlinas que tenía. Tomaron el dinero, pero sacaron a mi hermano al jardín y le hicieron agachar la cabeza. Lo asesinaron con cinco tiros en la cabeza. Lo mataron frente a los ojos de mi hermana

Me salvé de la masacre al escapar con mi hermano, la otra esposa de mi padre y sus hijos por la ventana trasera de la casa. Fuimos a donde mi tía y luego caminamos por las montañas y los bosques durante todo el día y llegamos a el pueblo de Ain Qaram por la noche. No temimos, no nos dio hambre ni tampoco sed. Nuestro Señor nos protegió.

Después de eso nos dejaron en la puerta Al Jalil (Jaffa) de Jerusalén y luego nos llevaron al distrito de Silvan de la ciudad. La gente de allí nos recibió con gran luto. Los miembros de mi familia que sobrevivimos empezamos a vivir allí, donde nos crió Hind al Husseini, una figura prominente de Palestina que ayudó a muchos huérfanos de la masacre.

Los cadáveres de todos los que perdieron la vida en Deir Yassin fueron arrojados a los pozos del pueblo por los judíos. Los cuerpos de todas las mujeres, hombres y niños. Los cuerpos de mi familia también fueron arrojados a los pozos de nuestra casa. Los judíos tomaron el control de Deir Yassin y lo destruyeron.

En todas mis suplicas, especialmente aquellas después de las oraciones de la mañana, pido "Señor, que no solo nosotros, sino todos los desplazados de Deir Yassin, regresemos a nuestra aldea bajo la bandera del Islam".

Ver también: Población palestina creció más de nueve veces desde el Nakba del 1948

Israel no existiría de no ser por esta masacre

Solo un mes después de la masacre, David Ben Gurion declaró el establecimiento del Estado de Israel.

Menahem Begin, quien estuvo entre los perpetradores de la masacre y luego se convirtió en el primer ministro del Estado judío, dijo entonces para legitimar la violencia "si no hubiéramos hecho esta operación, Israel no existiría".

La petición presentada por el periódico Haaretz en 2010 para eliminar la prohibición de la divulgación de documentos, informes y fotografías sobre la masacre fue rechazada por el Tribunal Supremo de Israel.

Según los observadores locales, la masacre avivó la hostilidad ya existente entre los árabes palestinos y los judíos y se volvió una marca indeleble en la memoria del pueblo palestino.

La noche de la masacre

Los relatos posteriores de los pocos testigos que sobrevivieron a la masacre revelaron el horror de esa noche.

Los terroristas que atacaron el pueblo a medianoche hicieron un anuncio para que la gente abandonara sus hogares y tierras. Sin embargo, empezaron a quemar las casas del pueblo sin darle tiempo a las personas de escapar, mataron a aquellos que vieron intentando escapar.

Esa noche, 52 niños fueron decapitados enfrente de sus familias y más de 60 mujeres fueron desmembradas y asesinadas.

Todos los hombres de la aldea fueron arrojados a pozos de agua tras ser asesinados.

Pocos civiles sobrevivieron a la masacre. Después del incidente, grupos de mujeres y niños heridos fueron desnudados, subidos a vehículos y paseados por los asentamientos judíos.

De masacrador a primer ministro

Menahem Begin fue primer ministro de Israel entre 1977 y 1983. Durante su Gobierno, en 1980, reconstruyó el pueblo y lo renombró Givat Shaul. Además, le dio el nombre de los perpetradores de la barbarie a sus calles y caminos.

Los palestinos continúan conmemorando a las víctimas de la masacre con diversas actividades cada año.

*Aicha Sandoval Alaguna contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.