Mundo

Se cumplen tres años desde el ataque químico en Jan Sheijun, Siria

Más de un centenar de civiles perecieron en el ataque del régimen de Bashar al-Assad con gas tóxico en la ciudad siria.

Mehmet Burak Karacaoğlu,Eşref Fahri,Ahmad Wais   | 03.04.2020
Se cumplen tres años desde el ataque químico en Jan Sheijun, Siria Un hombre sostiene la imagen de un bebé, víctima del ataque químico realizado al parecer, por las fuerzas del régimen de Bashar al-Assad en el distrito de Duma, Guta Oriental, en Siria. (Mahmut Bekkur - Agencia Anadolu).

IDLIB, Siria

Han pasado casi tres años desde el ataque químico de las fuerzas del régimen de Bashar al-Assad en la ciudad de Jan Sheijun, al noroeste de Siria. Aquellos que sobrevivieron y dejaron la ciudad todavía no pueden olvidar lo que vivieron ese día.

Más de un centenar de civiles perecieron por los efectos del gas sarín el 4 de abril de 2017 en la ciudad siria, que ahora está bajo el control de los partidarios de Al Assad.

Algunos de los residentes de la ciudad abandonaron sus hogares inmediatamente después del ataque químico, pero la mayoría abandonó la ciudad relativamente recientemente debido a los bombardeos y ataques aéreos de las fuerzas del régimen de Assad y Rusia.

La mayoría de los desplazados internos de Jan Sheijun viven hoy en campos de refugiados en el norte de la provincia de Idlib y en la frontera sirio-turca.

Un testigo de los acontecimientos, Abu Ahmad, compartió con la Agencia Anadolu sus memorias sobre ese terrible día.

“Nos despertamos por el sonido de un avión. Eran como las 07:30 de la mañana. En media hora, tal vez 45 minutos, las carreteras estaban cubiertas de cadáveres”, recuerda.

Según el testigo, muchas personas murieron en sus hogares, sin siquiera tener tiempo para salir.

“Era algo inimaginable. Una masacre ... Las unidades de defensa civil llevaron a las víctimas a los hospitales, pero no pudieron ayudar”, dijo Abu Ahmad.

Abu Ahmad señaló que se enteró del ataque químico en la radio.

“Los cuerpos de las personas seguían tendidas en las calles dos horas después. Nadie podía levantarlos. Todos los que intentaban ayudar, incluidos funcionarios de la guardia civil, eran afectados por el gas tóxico. Los cuerpos yacían unos encima de los otros cerca a un lugar utilizado como instalación médica”, dijo el desplazado sirio.

Abu Ahmad también lamenta los recientes acontecimientos en la ciudad, en particular, su captura por las fuerzas del régimen el año pasado.

“La ciudad está en ruinas. Jan Sheijun se ha convertido en otro pueblo fantasma. Huimos a los campamentos, vivimos en tiendas de campaña con nuestros hijos y soñamos con un día en el que podamos regresar a nuestros hogares, a pesar de que fueron destruidos ”, dijo el desplazado sirio.

Otro testigo precencial de la masacre, Ahmad Abu Diyab, dijo que nunca olvidará ese día.

“Dormiamos en el momento del ataque. Oímos el sonido del avión por lo que salimos afuera. Habían realizado un ataque aéreo cerca del horno comunitario. De un momento a otro empezó a elevarse un humo amarillo, como polvo. Luego las ambulancias llegaron al lugar de los hechos y trasportaron a los heridos, oíamos los gritos”, dijo Abu Diyab.

Añadió que los equipos de primeros auxilios también se vieron afectados por el ataque químico mientras trataban de salvar a los heridos.

“Todos corrían de un lado al otro. Gritaban ‘lanzaron un ataque químico’. Luego de que se calmó un poco la situación me dirigí al lugar de los hechos. Los hogares de mi hermana, de mi abuelo, y de mis primos estaban cerca del horno”, dijo el desplazado sirio.

“Mis ojos ardían debido al gas, sentí que me estaba ahogando. Gracias a Dios me afectó muy poco porqué fui con una motocicleta y volví rápido. Ni siquiera pude llegar al lugar de los hechos. La gente gritaba ’cloro’”, agregó.

Abu Diyab dijo que recuerdan a las personas que fallecieron y a las personas que resultaron heridas ya que todos eran sus amigos, vecinos o familiares.

El responsable de la masacre no pudo ser juzgado

La misión conjunta que investiga el uso de armas químicas en Siria, creada por las Naciones Unidas y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas, confirmó el 6 de septiembre de 2017 que se usó gas sarín en Jan Sheijun y el 27 de octubre del mismo año que el ataque fue organizado por el régimen de Bashar al-Assad.

Aunque estas decisiones revelaron que la administración de Assad había cometido crímenes de guerra de acuerdo al derecho internacional, no pudieron abrir el camino para que los responsables de la masacre fueran juzgados en la Corte Penal Internacional ya que Siria no es miembro de esa corte, y era el Consejo de Seguridad de la ONU el que debía remitir el caso a ese tribunal, pero Rusia lo bloqueó utilizando su poder de veto.

Siria ha estado encerrada en una guerra civil despiadada desde principios de 2011, cuando el régimen de Bashar al-Assad tomó medidas enérgicas contra las protestas en favor de la democracia con una ferocidad inesperada.

Desde entonces, más de 5 millones de civiles son refugiados alrededor del mundo. 

*Aicha Sandoval Alaguna contribuyó a la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.