Mundo

Sao Paulo abre 13 mil tumbas y suspende velorios para hacer frente a emergencia por COVID-19

El Ayuntamiento paulistano dio comienzo a un protocolo que busca evitar el colapso del servicio funerario por el coronavirus.

Diego Carranza Jiménez   | 25.04.2020
Sao Paulo abre 13 mil tumbas y suspende velorios para hacer frente a emergencia por COVID-19 Urnas verticales en construcción en el cementerio de Sao Paulo, Brasil. (Ayuntamiento de Sao Paulo)

BOGOTÁ

Con 12.202 casos confirmados y 1.124 muertos por coronavirus (COVID-19), la ciudad de Sao Paulo, foco del nuevo coronavirus en Brasil, implementó un nuevo protocolo que inicia este sábado para prevenir el colapso de los servicios funerarios por la pandemia

“El objetivo del plan es satisfacer la mayor demanda debido a las muertes por COVID-19, garantizando la dignidad a las víctimas y reduciendo el sufrimiento de los familiares”, según dijo el Ayuntamiento paulistano en un comunicado este jueves al dar a conocer la medida.

El plan incluyó la apertura de 13 mil tumbas en los cementerios Vila Formosa (cerca de 8 mil), Vila Nova Cachoeirinha (cerca de 2 mil) y São Luís (cerca de 3 mil).

De acuerdo con el gobierno local, “si el número de muertes es mayor a 400 entierros por día, las tumbas estarán abiertas y listas para ser utilizadas”. Además, en caso de que esto ocurra, el Ayuntamiento contrató a 220 funerarias y prevé la vinculación de 200 personas para atender la situación. 

Igualmente, el protocolo establece la suspensión de los velorios en toda la ciudad, por lo que únicamente “se pueden hacer homenajes en estructuras instaladas en cementerios, cerca de la tumba”, así como la realización de entierros solo entre las 6 p.m. y las 6 a.m. (hora local).

Las autoridades locales tienen programada la compra de 38 mil urnas funerarias que deben entregarse a fines de mayo para atender la situación en los próximos meses.

Entre otras medidas, se prevé la creación de un centro de información, un centro logístico para entierros, el alquiler de cámaras refrigeradas, la apertura de agencias funerarias dentro de los hospitales municipales y la posibilidad de que las familias contraten directamente servicios funerarios privados, lo que reducirá la presión sobre el servicio funerario municipal en un 20%. 

“Nuestra preocupación es estar preparados para organizar y minimizar el dolor de las familias, de modo que puedan dar un entierro digno a los seres perdidos. Por esta razón, preparamos este Plan de Contingencia, para que podamos tener un funcionamiento adecuado del sistema funerario en la ciudad”, dijo el alcalde, Bruno Covas.

La administración de la ciudad explicó que ya ha adoptado varias acciones que permiten realizar 400 entierros al día, siguiendo los protocolos de seguridad de los profesionales y respetando a las víctimas y sus familias, pero que de todas maneras “decidió actuar para evitar el colapso del servicio funerario, como ya ha sucedido en varios lugares”. 

El entierro promedio histórico en Sao Paulo es de alrededor de 240 personas por día en el período de verano. En los meses de invierno, ese número llega a 300 por día.

Brasil es el país latinoamericano más golpeado por la enfermedad, con un total de 55.224 casos y 3.762 personas fallecidas. Pero además de la emergencia sanitaria causada por el coronavirus, el país atraviesa una crisis política luego de la renuncia del ministro de Justicia, Sergio Moro, este viernes, y una semana atrás la salida del ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta. 

LEA TAMBIÉN: Bolsonaro en soledad: gobernadores y hasta sus propios ministros le dan la espalda

La dimisión de los funcionarios se da en medio de diferencias con el presidente Jair Bolsonaro, que busca, por un lado, tener mayor control de la Policía Federal, y quien además rechaza tajantemente la medida de cuarentena obligatoria para evitar más contagios. 

La enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) es una afección respiratoria que se puede propagar de persona a persona. El COVID-19 se identificó por primera vez en un brote en Wuhan, China, en diciembre pasado y se ha extendido a cerca de 185 países y territorios.

La Organización Mundial de la Salud declaró el brote como una pandemia global el pasado miércoles 11 de marzo. 

El nuevo coronavirus (COVID-19) ya deja más de 201.000 personas fallecidas en todo el mundo, según los datos recopilados por Worldometers, considerado uno de los mejores sitios web de referencia para seguir las estadísticas de la pandemia.

Los registros indican además que más de 2.891.000 personas han sido contagiadas, mientras que el número de pacientes recuperados asciende a casi 825.000.

LEA TAMBIÉN: ¿Por qué los ancianos de Río de Janeiro se resisten a estar gratis en hoteles cuatro estrellas durante la cuarentena?

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.