Mundo

ONG turcas piden asistencia de emergencia para los desplazados en Idlib, Siria, debido al fuerte invierno

La vida de los civiles sirios en campamentos de refugiados se hace más difícil cada año durante el invierno debido al frío, las lluvias y la nieve.

Yasin Dikme   | 26.01.2021
ONG turcas piden asistencia de emergencia para los desplazados en Idlib, Siria, debido al fuerte invierno Campo de refugiados de Kefer Lusin después de que las fuertes lluvias causaran inundaciones en Idlib, Siria, el 19 de enero de 2021. (Muhammed Said - Agencia Anadolu)

Sanliurfa, Turquía

Varias ONG turcas pidieron asistencia de emergencia para los civiles que viven en difíciles condiciones en los campamentos de refugiados de la provincia de Idlib, al noroeste de Siria.

Los desplazados internos sirios llevan casi dos años viviendo en pésimas condiciones en Idlib, donde habitan 4 millones de personas. Sus vidas se hacen más difíciles cada año durante el invierno debido al frío, las lluvias y la nieve.

Con el inicio del invierno, la gente en la región, donde el drama humanitario está lejos de terminar, trata de sobrevivir armando carpas al pie de grandes rocas, debajo de los árboles o a la intemperie.

La Autoridad de Gestión de Desastres y Emergencias de Turquía (AFAD), la Media Luna Roja Turca, la Fundación de Ayuda Humanitaria de Derechos Humanos y Libertades (IHH), la Asociación Faro de Mar y la Plataforma de Ayuda Humanitaria de Sanliurfa se encuentran entre las organizaciones humanitarias que operan en la región.

El presidente de la Plataforma de Ayuda Humanitaria de Sanliurfa, Osman Gerem, le dijo a la Agencia Anadolu que la opresión, la brutalidad, la miseria y el hambre continúan en Idlib y que allí se vive “un pequeño fin del mundo”.

"La gente de la región fue desplazada de sus hogares el año pasado por estas fechas por los ataques del régimen de Bashar al Assad. Estas personas se dirigieron a la frontera con Turquía con esperanza. Se refugiaron en carpas en los campamentos de Sarmada, Killi, Kefer Lusin y Batebu ubicados cerca de la frontera”, relató.

“La mayoría de las carpas que se instalaron el año pasado fueron dañadas por el sol. Cuando llueve, se llenan totalmente de lodo. La semana pasada, los campamentos se inundaron y se llenaron de barro debido a las fuertes lluvias. La gente trata de sobrevivir entre el agua. Tiene que lidiar con el hambre, las lluvias y el lodo”, agregó.

Gerem señaló que el número de personas que necesitan asistencia humanitaria en Idlib es muy alto y aseguró que muchas ONG de Turquía están trabajando para ayudarlas.

"Hay alrededor de 4 millones de personas viviendo en la región. Nuestra nación y nuestras ONG continúan trabajando. El invierno pasado fue duro, este año también lo es”, agregó.

“El año pasado una niña de siete años llamada Eva murió bajo los olivos por las condiciones invernales. Además, unas 200 personas murieron congeladas. Este año también han muerto de frio personas. Hace pocos recibimos la noticia de la muerte por congelación de dos bebés”, continuó.

"Tememos que aumenten las muertes porque la gente vive entre el agua y el lodo. No tienen la posibilidad de ir a vivir a otra parte. Debemos esforzarnos más para que la gente no muerta, para que no se congele. Hacemos nuevamente un llamado. Por la humanidad y la hermandad, debemos empezar de nuevo una campaña de ayuda este invierno”, concluyó.

Debemos tener empatía

El representante de la provincia turca de Sanliurfa de IHH, Behcet Atilla, declaró que desde el comienzo de la guerra en Siria han llevado a cabo trabajos de asistencia humanitaria gracias a los donantes de Turquía y el mundo.

Enfatizó que el invierno hace más difíciles las condiciones de quienes viven en los campamentos de refugiados.

"Nuestros hermanos y hermanas que han sido desplazados en Siria viven en condiciones paupérrimas. Su difícil situación se ha multiplicado debido al invierno. Por eso esperamos ayuda para ellos. Nuestro dolor y nuestra carga son grandes. Miles de nuestros hermanos desplazados viven en carpas improvisadas entre el barro. La nieve y la lluvia han afectado a miles de mujeres, niños y ancianos”, aseguró el activista.

“Desafortunadamente, las personas están a punto de congelarse allí, hemos recibido información de que algunas personas han muerto de frío. El efecto de las lluvias y el frío continúa. Cada uno de nosotros es un padre, una madre, un hermano o una hermana. Todos debemos tener empatía. Podríamos estar en el lugar de estas personas. Ellos necesitan ahora alimentos, ropa, carbón y suministros de higiene", subrayó.

Atilla recordó el proyecto que iniciaron hace poco para construir casas de bloques para los refugiados con donaciones de USD 410, con el fin de que puedan tener condiciones más dignas, y agradeció el apoyo de todos los donantes.

Siria ha estado bajo una sangrienta guerra civil desde principios de 2011, cuando el régimen de Al Assad tomó fuertes medidas contra las protestas en favor de la democracia con una ferocidad inesperada. Cientos de miles de personas han muerto y millones más han sido desplazadas, según funcionarios de la ONU.

Idlib se encuentra dentro de una zona de desescalamiento establecida bajo un acuerdo entre Turquía y Rusia. El área ha sido objeto de múltiples acuerdos de alto al fuego, con frecuencia violados por el régimen de Assad y sus aliados.

*Aicha Sandoval Alaguna contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.