Mundo

Millones de refugiados en Siria temen padecer hambre por veto en el Consejo de Seguridad de la ONU

Rusia vetó la renovación de la resolución del mecanismo mediante la cual se proporcionaba asistencia internacional transfronteriza a Siria.

Ömer Koparan,Mehmet Burak Karacaoğlu   | 11.07.2020
Millones de refugiados en Siria temen padecer hambre por veto en el Consejo de Seguridad de la ONU Los civiles en los campamentos de refugiados en Siria, la mayoría mujeres y niños, viven en condiciones extremadamente difíciles y quieren que la asistencia de la ONU continúe. (Arif Hüdaverdi Yaman - Agencia Anadolu)

Azez

Millones de civiles desplazados por el régimen de Bashar al-Assad en el norte de Siria temen padecer hambre debido al veto de Rusia al transporte transfronterizo de asistencia humanitaria en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU). 

El CSNU votó esta semana para extender por un año el mecanismo que proporciona asistencia internacional transfronteriza a Siria desde 2014 y que vencía este 10 de julio.

Sin embargo, Rusia vetó la renovación de la resolución del mecanismo, que se ha convertido en un tema de vida o muerte especialmente en Idlib, al noroeste de Siria.

La ONU y otras agencias internacionales de ayuda entregaban asistencia humanitaria a más de 3 millones de personas solamente desde Turquía, al noroeste de Siria, por medio de los cruces fronterizos de Bab al-Hawa y Bab al-Salam.

Los civiles en los campamentos de refugiados en Siria, la mayoría mujeres y niños, viven en condiciones extremadamente difíciles y quieren que la asistencia de la ONU continúe. "Si se bloquea la entrada de ayuda a Siria, moriremos de hambre", aseguran.

Abu Safa, un ciudadano que vive en un campamento en la ciudad de Azaz, al norte de Alepo, dijo que los desplazados luchan por sobrevivir en condiciones muy difíciles.

"Nosotros, las personas que vivimos en los campamentos, nos enteramos en las redes sociales que la asistencia humanitaria de la ONU se detendrá. Si se bloquea la entrada de ayuda a Siria, moriremos de hambre”, señaló.

“El poder adquisitivo de los habitantes de los campamentos es prácticamente nulo. Le pregunto a los que quieren bloquear las ayudas: ¿estas personas que viven en estos lugares tienen algún poder adquisitivo? No tenemos dinero para comprar un pedazo de pan. ¿Qué clase de guerra es esta? La gente de aquí fue forzada a desplazarse. Perdió a sus hijos, esposos y familiares en los ataques. ¡Teman a Dios!".

Um Muhammada, una residente de los campamentos que llegó luego de los ataques a Idlib, dijo que su esposo murió en los bombardeos del régimen.

"Vivimos cerca a la muerte. Si se cortan las ayudas, comenzará la hambruna. ¿No es suficiente? Perdí a mi esposo en los ataques y me quedé sola con mis cinco hijos. ¿Qué haremos si las ayudas no llegan? ¡Protejan a nuestros hijos!".

Abu Jamal, que también se refugió en el campamento, instó a todas las partes a estar del lado de los civiles.

“Vivimos en condiciones difíciles en carpas. La temperatura es muy alta. Nos cuesta encontrar agua limpia. Tenemos desabastecimiento de elementos de higiene y alimentos. Queremos que la asistencia de la ONU continúe por todas las puertas para que la gente pueda continuar viviendo”, agregó

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asistencia Humanitaria (OCHA) y otras agencias internacionales de ayuda humanitaria enviaron en los últimos seis años 38.052 convoyes de asistencia humanitaria con alimentos, medicinas, artículos médicos y de higiene a Siria.

Desde enero de este año, solo OCHA envió 8.468 convoyes de ayuda a Siria a través de los dos cruces fronterizos con Turquía, incluidos 1.613 a través del cruce de Bab al-Salam.

Sin embargo, todas las iniciativas presentadas en los últimos días para renovar el mecanismo de asistencia transfronteriza han fracasado, ya que Rusia sostiene que las ayudas no deben ser transfronterizas sino desde el interior de Siria y con la aprobación del régimen sirio.

Luego de vetar la resolución del mecanismo de asistencia transfronteriza, Rusia propuso renovar el mecanismo solo por seis meses y limitar el número de puntos de cruce solo a Bab Al-Hawa.

Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Bélgica, Estonia y República Dominicana votaron en contra del proyecto de resolución, mientras que Túnez, Nigeria, Indonesia y San Vicente y las Granadinas se abstuvieron.

*Aicha Sandoval Alaguna contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.