Mundo

Los “bañados”, la vida en los barrios ubicados en zonas inundables de la capital paraguaya

Los pobladores de estas zonas se movilizaron para exigir que el plan de construcción de una Avenida Costanera garantice su bienestar y que no sean despojados de sus tierras.

Lorena Flores   | 22.02.2020
Los “bañados”, la vida en los barrios ubicados en zonas inundables de la capital paraguaya ASUNCIÓN, PARAGUAY: Vida cotidiana en los “bañados”, como se les conoce en Paraguay a los barrios ubicados en zonas cercanas al río Paraguay, en las afueras de Asunción, la capital del país, que se inundan cada vez que hay una crecida del río debido a las lluvias, algo que por lo general sucede dos veces al año. (Diego Enciso - Handout Agencia Anadolu)

ASUNCIÓN, Paraguay

Por: Lorena Flores

“Bañadenses”, así se les conoce en Paraguay a las personas que viven en zonas cercanas al río Paraguay, en las afueras de Asunción, la capital del país. Y los “bañados” son, por supuesto, los barrios ubicados en estas zonas, que se inundan cada vez que hay una crecida del río debido a las lluvias, algo que por lo general sucede dos veces al año.

Debido a las difíciles condiciones en las que viven, los “bañadenses” de la Zona Sur se manifestaron este jueves. Ellos, junto con los habitantes de Tacumbu, son quienes se verían afectados por la propuesta del Gobierno, planteada desde agosto de 2016, de construir una Avenida Costanera a lo largo de la zona sur del río.

Agrupados bajo la Coordinadora de Lucha por la Tierra, los pobladores le exigen al Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones un “plan serio de construcción de la Avenida Costanera Sur que garantice el progreso para los pobladores, que no se toquen sus tierras, servicios básicos dignos y que contemplen los mecanismos de desagüe y bombeo que eviten las inundaciones recurrentes con cada crecida del Río Paraguay”.

Para explicar este fenómeno, Jessica Arias, dirigente de la organización Rebeldes del Sur, se remonta más de medio siglo atrás, después de la guerra civil de 1947, o hasta la Revolución de los ‘pynandí’ (que en guaraní significa: “pies descalzos”), un conflicto armado en Paraguay que se presentó entre marzo y agosto de 1947.

Según cuenta, la población del lugar la componían en principio campesinos que fueron expulsados de sus tierras y que se dedicaron a la pesca o a la olería (a trabajar en fábricas de ladrillos), pero actualmente la principal fuente de trabajo es en Cateura, el vertedero de basura de Asunción, cuyo nombre es el mismo de una laguna cercana. Allí, la población trabaja principalmente como recicladora, con carros a caballo, carros de mano o moto-carros.

Los “Bañados” han soportado grandes inundaciones en varios momentos de su historia. Las más intensas se presentaron en el año 1983, 1997, 2014 y, la última, en 2019.

Hoy en el Bañado Sur viven aproximadamente 17.000 familias en cerca de 200 hectáreas, teniendo en cuenta el último censo poblacional del año 2015.

En total, la población “bañadense” se compone de unas 26.000 familias (con un estimado de cuatro personas por familia), las cuales están divididas en Bañado Norte, Sur, Tacumbu y Chacarita.

En cuanto a la composición de Bañado Sur, el 60% de la población es menor de 30 años, y allí el reciclaje de basuras agrupa a un buen número de pobladores, aunque también hay talleres de confección de ropa, muchas tiendas de todo tipo de productos, algunas panaderías, ventas callejeras y poco más.

“Los servicios básicos como agua y luz los tenemos gracias a la organización de vecinos. Contamos con una sola escuela pública; luego están las instituciones subvencionadas”, indica Arias.

“Servicio de salud está en pésimo estado, solo funciona desde las 7 hasta las 15 horas (3:00 p.m.). Si es algo urgente apelamos a los vecinos con motos u otro tipo de vehículos para el traslado a servicios asistenciales en zonas aledañas”, continúa la dirigente.

Además, señala que el transporte público está en muy mal estado porque las calles no dan para mantener un vehículo en buen estado.

“Vivimos a orillas del río en zonas inundables porque claramente no tenemos cabida en la ciudad. Hoy en día ya no hay lugar ni tenemos capacidad económica para cubrir el alto costo de vida”, añade la dirigente.

Bañado Sur comprende varios barrios como Santa Ana, Jukyty, San Cayetano, Caacupemi, Virgen de Luján, San Miguel, San Blas y Porvenir.

La zona más afectada en época de crecida es el Barrio Santa Ana, porque es el barrio más bajo. Para la organización Rebeldes del Sur, la única solución factible para dejar de lado tantos años de inundación es la defensa costera, es decir, que se cree un sistema de compuertas y bombeos que garantice la calidad de vida de la población.

“La idea claramente es expulsarnos de nuestras tierras, que nosotras y nosotros construimos con la solidaridad de los vecinos. Hay especulación inmobiliaria detrás”, asevera.

La consigna del Bañado Sur es ‘Sin defensa costera, no hay avenida costanera’, y sus pobladores aseguran que la construcción de una costanera no es la solución, ya que bastaría una sola lluvia fuerte para que la zona vuelva a inundarse.

Los lugareños dicen estar de acuerdo con el progreso, pero con uno que los beneficie y que se haga luego de consultar a las organizaciones.

“Hay como una estigmatización de la sociedad hacia los bañadenses”, relata Melany Rivarola, otra de las dirigentes y pobladoras. Para ella, hay un rechazo de la ciudadanía hacia esta población, que cada vez que hay inundaciones se ve obligada a ocupar plazas y otros lugares públicos.

Melany asegura que el bañado no es solamente un “problema de los bañadenses. Es una lucha por un espacio propio y digno, por la tierra”.

Paralelamente, también existen “personas y organizaciones hermanas conscientes que apoyan de distintas formas”. De hecho, coexisten varias organizaciones sociales en los bañados, tanto en el del Norte, Tacumbu, Sur y la Chacarita. Sin embargo, no hay ninguna organización que los aglutine a todos.

El ministerio ofrece como alternativa la construcción de una costanera

El ingeniero Alfredo Bordón, coordinador de la Unidad Ejecutora de proyectos estratégicos del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, le explicó a la Agencia Anadolu en qué consiste el proyecto de la Costanera Sur.

Según dice, se trata de la construcción de una avenida de 7,5 kilómetros de longitud que prevé la edificación de 2.500 viviendas permanentes para los pobladores de esa área en unas 66 hectáreas, como una solución para los inconvenientes de los ribereños.

El ingeniero afirma que el proyecto de la costanera no se contrapone con la propuesta de una defensa costera. Sin embargo, asevera que la ventaja de la primera es que servirá como anillo de circunvalación a la ciudad de Asunción, de tal manera que ayudaría a descongestionar el tráfico de la ciudad.

Asimismo, el ‘refulado’ en la zona, que consiste en quitar arena del río mediante un procedimiento de bombeo, se mantendrá por un tiempo, para que la tierra se compacte por la gravedad y se gane terreno, en el que se puedan hacer estas casas, ya en zonas no inundables.

El ingeniero asegura que la costanera propone la creación de un nuevo barrio como una forma de garantizar una vida digna a la población. “No significará desarraigo. La construcción se hará ahí mismo, no serán expulsados de sus tierras como ellos dicen”, afirma.

Otro punto importante que mencionó es que se haría un refugio temporal para los afectados durante el tiempo que dure la construcción, que sería de unos 36 meses.

Las personas podrán escoger entre ser indemnizadas para elegir una vivienda definitiva, vivir en alquiler o en el refugio temporal, con el que ya se cuenta gracias a un convenio con el Ministerio de Defensa, que concedió un predio militar de seis hectáreas.

La APUF (Asamblea Permanente Unidos por la Franja) es una organización con la que el Ministerio de Obras trabaja permanentemente y que ha hecho un censo que apunta a que entre 265 y 300 familias serán trasladadas. “Tenemos reuniones quincenales con los pobladores de la zona desde un principio”, añadió Bordón.

De acuerdo con el censo que se realizará, se determinará la tipología de la vivienda. Se proyectan viviendas de entre uno y cuatro dormitorios, dependiendo de la composición de cada núcleo familiar.

El ingeniero también indicó que “ellos (los pobladores) no interrumpirán sus vidas ni quehaceres diarios; más bien creo que hay un conflicto entre pobladores porque un grupo sí está de acuerdo con la avenida costanera y otros no”.

El proyecto Costanera Sur está en etapa de cumplimiento con todas las normas de salvaguarda social, ambiental y de catastro que exige el Banco Interamericano de Desarrollo, que es el ente financiador, antes de dar inicio a las obras.

El contrato de la Avenida Costanera tiene un presupuesto de USD 129 millones, al que se suman USD 100 millones para las soluciones habitacionales para las familias vulnerables de la zona.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.