Mundo

La vida de los extranjeros que cumplen diversas penas en la cárcel La Modelo de Bogotá

Cientos de extranjeros con sentencias o a la espera de ellas tienen que ver que otros internos reciben visitas, pero a ellos les es más difícil ya que sus familias están lejos o ni siquiera saben que están recluidos en una prisión en Colombia.

Gustavo A. Delvasto D.   | 29.07.2022
La vida de los extranjeros que cumplen diversas penas en la cárcel La Modelo de Bogotá El interno Esmel Jean Hilaire, de Francia, de 45 años, es conocido por sus compañeros como "el maestro", ya que es uno de los profesores empíricos que les enseña el idioma francés en la cárcel La Modelo, en Bogotá, Colombia, el 25 de julio de 2022. (Juancho Torres - Agencia Anadolu)

Colombia

Son 133 hombres de diferentes países los que pagan su pena en la cárcel La Modelo de Bogotá, son 133 historias sobre sus países de origen, sus costumbres, sus familias, sus vidas, que cambiaron radicalmente una vez ingresaron a este centro de reclusión. 

En el Día Mundial contra la Trata de Personas, que se conmemora cada 30 de julio, la Agencia Anadolu ingresó a este sector, uno de los pocos a los cuales se puede ingresar, ya que se dan permisos a medios de comunicación junto, profesionales de la salud y trabajadores sociales del penal. Allí, pudo escudriñar un poco sobre sus vidas, sus espacios de reclusión y su mundo, por lo general negado al resto de mortales que gozan de la preciada libertad.

Para esos cientos de hombres el tiempo pasa más lento en el patio 3 de La Modelo. Un fin de semana de visita de familiares y seres queridos a la cárcel, cuando llegan a veces cerca de tres mil personas, para ellos es un “día normal”, pues no esperan que por esa única reja -que es el acceso al ala norte de la cárcel- ingresen sus allegados, muchos a miles de kilómetros y a los que no ven desde hace muchos años. Incluso, en la mayoría de casos, su familia no sabe que se encuentran tras las rejas en un país suramericano.

Los “errores” que han cometido varían en el mundo de los extranjeros delincuentes, algunos condenados y otros sindicados por delitos como hurto, homicidio, tráfico y porte de armas de fuego o municiones, drogas o concierto para delinquir.

Uno de esos hombres que trata de enmendar sus errores es el francés Esmel Jean Hilaire, de 45 años, conocido como 'Theacher', o el profe, es un maestro empírico que se dedica a enseñar su lengua natal a sus compañeros internos, no solo como parte de su expiación, sino para “contribuir al intercambio cultural” que se vive en medio de las extrañas condiciones del lugar.

Junto al 'Theacher' hay otros dos franceses, y de los cientos de internos extranjeros, según cifras de La Modelo, hay 69 venezolanos, 11 mexicanos, 21 españoles, dos nigerianos, seis australianos y dos turcos, nacionalidades que mucha gente se sorprendería encontrar en una cárcel colombiana.

Según fuentes del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC), a la fecha 2.970 extranjeros - entre hombres y mujeres- se encuentran privados de la libertad en las cárceles que hacen parte de las seis regionales del instituto: Oriente, Viejo Caldas, Noroeste, Central, Norte, y Occidente. De estos, 373 son de sexo femenino y 2.597 masculino.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.