Mundo

La ONU pide USD 500 millones de ayuda en medio de crisis en Idlib

De acuerdo con el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, es miserable el “sufrimiento humano” en el noroccidente de Siria, en donde unos 2,8 millones de personas necesitan agua, medicina y otras ayudas.

James Reinl   | 22.02.2020
La ONU pide USD 500 millones de ayuda en medio de crisis en Idlib ISLAMABAD, PAKISTÁN - FEBRERO 17: Secretario general de la ONU, Antonio Guterres. (Muhammed Semih Uğurlu - Agencia Anadolu)

WASHINGTON

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, lanzó una petición urgente de USD 500 millones para brindar ayuda a unas 900.000 personas que han sido desplazadas en medio de la ofensiva del régimen de Bashar al Assad en el noroccidente de Siria.

Guterres advirtió a los reporteros desde Nueva York sobre las crecientes tensiones en la provincia de Idlib, en donde el gobierno sirio y las fuerzas turcas se han enfrentado en repetidas ocasiones en medio de un preocupante escalamiento del conflicto.

“Los combates avanzan ahora a áreas en donde se encuentran las concentraciones más altas de personas (incluidos los desplazados) y ponen en peligro los suplementos humanitarios”, indicó Guterres.

“Estamos revisando nuestros planes y emitimos una solicitud urgente a los donantes por otros USD 500 millones para cubrir las necesidades de los recién desplazados en los siguientes seis meses”, dijo el secretario.

Guterres describió como miserable el “sufrimiento humano” en el noroccidente de Siria, el último fortín de la oposición en la guerra civil de casi nueve años, en donde unos 2,8 millones de personas necesitan agua, medicina y otras ayudas.

“Durante casi un año hemos visto una serie de ofensivas en tierra del gobierno sirio apoyados por los ataques aéreos rusos. Este mes se han presentado enfrentamientos frecuentes entre las fuerzas de los gobiernos turcos y sirios”, señaló el secretario general.

“He pedido en repetidas ocasiones un cese al fuego inmediato en Idlib para poner fin a la catástrofe humanitaria y ahora también para evitar un incontrolable escalamiento”.

Rusia y Turquía apoyan a bandos distintos en la guerra siria. Sin embargo, han intentado servir como mediadores de un acuerdo político. La ofensiva de Al Assad en el noroccidente del país ha entorpecido este esfuerzo, haciendo que Ankara y Moscú se acusen entre sí de romper los acuerdos de la zona de desescalamiento.

En septiembre de 2018, Turquía y Rusia acordaron convertir a Idlib en una zona de desescalamiento en la que los actos de agresión están expresamente prohibidos.

Más de 1.800 civiles han muerto en ataques del régimen y las fuerzas rusas desde entonces, que han ignorado tanto el alto al fuego de 2018 como uno nuevo, que entró en vigencia este 12 de enero.

Turquía sigue siendo el país con más refugiados en el mundo. Alberga más de 3,7 millones de migrantes desde el comienzo de la guerra civil siria.

“El mensaje es claro: no hay una solución militar para la crisis siria. La única posible solución sigue siendo política”, aseveró Guterres. “Esta pesadilla humanitaria generada por el hombre, que ha causado el sufrimiento del pueblo de Siria debe parar. Debe parar ahora”.

*Traducido por Daniela Mendoza.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.
Temas relacionados
Bu haberi paylaşın