Mundo

La masacre impune de Sabra y Chatila en Líbano cumple 39 años

Pese a que la ONU calificó como genocidio la masacre de más de 3.000 refugiados palestinos en Líbano por parte de milicias cristianas extremistas, no se ha producido ningún juicio ni condena por ella.

Mahmut Geldi e Idris Okuducu   | 16.09.2021
La masacre impune de Sabra y Chatila en Líbano cumple 39 años Niñas de una escuela palestina llevan una gran bandera palestina durante una ceremonia conmemorativa celebrada por las personas que perdieron la vida en una masacre llevada a cabo 32 años antes en los campos de refugiados palestinos de Sabra y Chatila, en Beirut, capital de Líbano. (Bilal Jawich - Agencia Anadolu)

Beirut, Líbano

Han pasado 39 años desde que ocurriera la masacre de Sabra y Chatila. En 1982 más de 3.000 personas indefensas fueron asesinadas en Beirut, la capital de Líbano, por milicias cristianas de ultraderecha bajo la protección del ocupante Ejército de Israel.

El 16 de septiembre de 1982, las milicias cristianas iniciaron una masacre de tres días organizada por el entonces ministro de Defensa israelí, Ariel Sharon, en la que miles de palestinos, incluidos mujeres y niños, perdieron la vida.

Los perpetradores de la masacre, que dejó una marca dolorosa en la memoria social de Líbano y Oriente Medio, no fueron entregados a la justicia y nadie rindió cuentas por la violencia.

Los palestinos se encontraban en Beirut como resultado de los eventos de 1948 cuando Israel se declaró “independiente”, ocupó territorios de Palestina y la población local fue desplazada por la fuerza y se refugió en Líbano.

“Luego de degollar a mi vecino, clavaron su cabeza con un trozo de madera"

En declaraciones a la Agencia Anadolu, Mohammed Surur, un refugiado palestino de 56 años que sobrevivió a la masacre, señaló que la tragedia tuvo lugar luego de que el líder del partido cristiano, Kataeb, Bachir Gemayel, fuera elegido presidente del país y asesinado poco después. 

"En ese momento, los refugiados palestinos fuimos acusados del asesinato de Gemayel, pero eso no era verdad", agregó.

Tras señalar que los sobrevivientes no pueden olvidar el incidente, incluso luego del paso de décadas, relató su experiencia.

"La masacre de Sabra y Chatila comenzó alrededor de las 05:30 de la mañana del 16 de septiembre de 1982. Los atacantes entraron por el camino que conectaba ambos campamentos, Sabra y Chatila, y empezaron a asesinar con elementos cortantes y armas, y violar a las mujeres. Tanto animales como personas fueron masacrados allí. Aproximadamente 3.500 personas fueron asesinadas, desaparecidas o secuestradas”, relató.

Uno de los episodios más dramáticos de la aterradora fecha que vivió Surur fue el asesinato de uno de sus vecinos.

"Luego de degollar a mi vecino Ahmad, clavaron su cabeza en medio del camino con un trozo de madera. Aunque perdí a toda mi familia en esa masacre, no puedo olvidar la escena del degollamiento", lamentó Surur.

Ariel Sharon fue señalado como responsable

Durante los tres días de violencia, los refugiados palestinos, en su mayoría ancianos, mujeres y niños, fueron brutalmente asesinados con hachas, elementos cortantes, armas pesadas y bombas.

La ONU condenó los hechos y los declaró genocidio. Sin embargo, no se ha llevado a cabo ningún juicio por la masacre.

Ver también: La masacre de Beirut de 1982 todavía persigue a los sobrevivientes

La presión internacional forzó a Israel a establecer una comisión para investigar la masacre. En febrero de 1983, la comisión publicó un informe en el que señaló a Sharon como uno de los responsables del brutal ataque.

Los autores de la masacre no pudieron ser procesados

El 18 de junio de 2001, 23 sobrevivientes de la masacre de Sabra y Chatila presentaron una demanda en Bélgica contra Sharon por crímenes de lesa humanidad.

Debido a la presión de Estados Unidos e Israel, Bélgica tuvo que cambiar la ley que permitía entablar esta demanda, y el 15 de mayo de 2002, el caso fue desestimado por falta de jurisdicción.

Antes de ello, Elie Hobeika, uno de los líderes de las Fuerzas Falanges Libanesas, la principal milicia que perpetuó la masacre, fue asesinado en Beirut con una bomba puesta en su coche. El homicidio ocurrió pocos días después de que anunciara que testificaría contra Sharon quien murió en enero de 2014 sin ser procesado ni juzgado.

Película galardonada sobre la tragedia

Se han producido muchos documentales, cortometrajes y obras sobre Sabra y Chatila. Waltz with Bashir, dirigida por Ari Folman, es una película de animación israelí que aborda la matanza a través de las secuelas psicológicas que deja en un soldado que participó en ella. 

La película se estrenó en la gran pantalla en 2008 y fue galardonada con numerosos premios por mantener viva la memoria social de Líbano y hacer hincapié en la realidad del incidente.

*Aicha Sandoval Alaguna cotribuyó con la redacción de esta nota.

                     El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.