Mundo

La guerra del streaming y su inmunidad a la COVID-19

Mientras las economías mundiales se tambalean por la pandemia, el coronavirus ha dejado como grandes ganadores a los servicios de streaming. ¿Hasta dónde irá el sobrevalorado mercado tecnológico?

Maria Paula Trivino Salazar   | 11.09.2020
La guerra del streaming y su inmunidad a la COVID-19 Los servicios OTT (Over-the-top media services) que incluyen las plataformas que usamos para oír música, ver videos y otros contenidos son los grandes ganadores de la economía de pandemia. (Erçin Top - Agencia Anadolu)

Colombia

Por: Maria Paula Triviño

¿Recuerda cuántas horas a la semana gastaba a finales de 2019 viendo u oyendo contenidos en plataformas de streaming? Seguramente esa cifra se duplicó en medio de la cuarentena y mientras usted se convierte en un cinéfilo o un melómano a fuerza de la pandemia, estos negocios duplican sus márgenes a una escala sin precedentes.

Los servicios OTT (Over-the-top media services) que incluyen las plataformas que usamos para oír música, ver videos y otros contenidos son los grandes ganadores de la economía de pandemia. 

En el último informe para inversionistas presentado en julio, Spencer Neumann, director financiero de Netflix, aseguró que de abril a mayo, “la compañía tuvo el crecimiento más grande de la historia con 10 millones de nuevos suscriptores”.

Por su parte, Reed Hastings, director ejecutivo y Ted Sarandos, director de contenido, afirmaron que durante estos meses de pandemia, Netflix ha tenido la oportunidad de “seguir mejorando el sistema, hacer mayores inversiones en animación y en producciones con idiomas locales”. Además, se ha invertido un tiempo valioso en la escritura de nuevos guiones y haciendo las grabaciones, más eficientes. 

Junto a Netflix que cuenta con 167 millones de suscriptores en todo el mundo, está Amazon Prime Video, cuyo enorme catálogo de películas y series ha cautivado a más de 150 millones de usuarios.

Ver también: Netflix aumentó número de suscriptores en 16 millones en el primer trimestre de 2020

Una de las novedades que Amazon presentó en su servicio de streaming durante los días de pandemia fue la posibilidad de alquilar películas de estreno sin necesidad de tener una cuenta registrada, modelo que fue usado también por HBO GO durante el confinamiento.

Además, en un espaldarazo a la industria cultural y casi que intentando callar a los puritanos audiovisuales que no quieren ver a los servicios de streaming en los grandes festivales de cine, a mediados de agosto, Amazon Prime Video donó EUR 5 millones para apoyar a la comunidad creativa de productores de cine y televisión en Europa.

En la guerra del streaming, uno de los competidores con mayor potencial de crecimiento es Disney+. Aunque solo aterrizará en Latinoamérica hasta el mes de noviembre, este servicio que reúne el catálogo de Disney, Pixar, Marvel, National Geographic, entre otros, acumula 60.5 millones de seguidores y espera batir récords gracias a sus colecciones de ‘Star Wars’ y de documentales realizados por Natgeo.

Por su parte, Apple TV ha tenido un comienzo más lento a pesar de tener el lanzamiento de la serie ‘The Morning Show’, protagonizada por Jennifer Aniston, Steve Carell y Reese Witherspoon, que ha sido alabada por el público. Una de las estrategias de Apple para masificar su servicio de streaming ha sido regalar un año de suscripción a las personas que compren uno de sus dispositivos, mientras que en abril abrió su catálogo a cualquier persona con un ID de Apple.

Otros competidores de esta contienda son Mubi, que con una videoteca curada se ha acercado más a los usuarios promedio y ha dejado de lado el nicho de cinéfilos curtidos; y claramente HBO, que gracias a sus series y películas premiadas, suma más de 115 millones de usuarios en HBO GO y HBO Now. 

En abril, este servicio ofreció más de 500 horas de contenido gratuito y sin suscripción, su audiencia aumentó un 40% (cifras que no tenía desde Game Of Thrones), y en mayo lanzó HBO Max, que por el momento solo está disponible en Estados Unidos, y que terminará abarcando todas las plataformas de la compañía.

Música en todo momento

Aunque el rapero Jay-Z ha creado un séquito de seguidores en su servicio de streaming Tidal, gracias a la calidad del sonido de la música, el livestream de conciertos y el enfoque en nuevos artistas, la competencia en el streaming musical es entre Spotify, Amazon Music y Apple Music.

A estos los benefició el anuncio de Google de que su Play Music abandonaba el mercado para enfocarse netamente en Youtube Music, y con esto, el gigante de Sillicon Valley ha puesto como gancho el contenido premium de Youtube sin anuncios publicitarios. A principios de 2020, este servicio contaba con casi 20 millones de usuarios, una cifra que se ve bastante pequeña en ese mercado.

Ver también:Sertanejo, el género musical que le gana en popularidad a la samba y la bossa nova en Brasil

De acuerdo con The New York Times, el streaming abarcaba el 80% del total de ventas de música grabada y en este segmento, Amazon Music asegura tener 55 millones de usuarios, Apple Music 60 millones y Spotify, 130 millones.

En mayo, Javier Piñol, director de Spotify Studios para América Latina afirmó durante una entrevista con CNN que durante la pandemia “no ha desaparecido el consumo de música, sino que los momentos de consumo han cambiado. La gente ya no va al trabajo, ni al gimnasio oyendo sus canciones. Ha habido una redistribución de los momentos y los géneros que son oídos”.

Esto es muy importante porque música de relajación, wellness y chill instrumental son los nuevos preferidos de las personas que están en casa, mientras que el formato vencedor de 2020 es el podcast. Solo en el primer trimestre del año, Spotify incluyó más de 250.000 nuevos podcasts, mientras ganaba cerca de 6 millones de suscriptores nuevos.

Sin embargo, la música por streaming no logró las millonarias cifras de la TV y en países como Italia, el promedio de reproducciones pasó de 18.3 millones por día a 14.4, según un análisis del portal económico Quartz. De igual forma, en Reino Unido, los oyentes sintonizaron más su radio durante la época de confinamiento, elevando el consumo de este medio en un 15%.

Lo que dicen las acciones

El comportamiento sobrevalorado de las acciones de estas compañías las ha dejado como ganadoras del “stay at home economy”, pero también han puesto a muchos a pensar en una burbuja tecnológica.

Las mayores empresas de tecnología del mundo también conocidas como Faangs (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google, añadiéndose después Microsoft) han visto elevados sus rendimientos en las bolsas de valores en cifras de tres dígitos desde que comenzó la pandemia, pero el hecho de que sus acciones suban de precio, no significa que el negocio de la compañía sea rentable. 

Devolviéndonos al mercado del streaming, a Spotify le ha costado mucho ser rentable debido a sus costos operativos y los grandes presupuestos en desarrollo y marketing. De hecho, su presidente ejecutivo, Daniel Ek, afirmó que aunque en medio de la pandemia se redujeron las ganancias en publicidad, “Spotify está en mejor posición que otras compañías porque de este rubro, solo depende de un 10% del total de sus ganancias”.

Ver también:Acciones de empresas tecnológicas de EEUU podrían caer en 2021, advierte un experto

Aún así, el valor de la acción de Spotify alcanzó los USD 291 el 1 de septiembre, mientras que el 1º de enero, costaba USD 149. La de Netflix tocó los USD 552 el 3 de septiembre y en enero costaba USD 323.

Además de la evidente seguridad que este tipo de acción da a los inversionistas durante la pandemia, hay otros fenómenos que muestran la manía que hay en este momento en el mercados de derivados.

Para Nelson Vera, ex-vicepresidente de Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), “el tema de las tasas de interés en niveles nulos, empujan a los inversionistas a activos que no sean bonos y se van por las acciones, inflando la burbuja especulativa de manías que hay en el mercado”.

“Nadie sabe si esto va a reventar mañana y es apresurado analizarlo por las subidas o bajadas diarias que pueda tener el mercado”.

Asimismo, el trading online está imponiendo grandes desafíos al mercado de valores. “Hay excesos en el mercado de derivados y exceso de personas invirtiendo en cosas que no tiene ni idea. Los inversionistas minoristas, o inversionistas de a pie, están invirtiendo porque se mueven por lo que hay en redes sociales. La gente encerrada sin tener en qué apostar, sin deportes y con cheques llegándole por correo en Estados Unidos, hizo que todo el mundo se ‘dedicara’ a la bolsa”, afirma Vera.

“Hay muchos traders millennials que piensan que lo normal de los mercados es que suban y suban, y no están acostumbrados a las bajas”.

Lo que pase en las bolsas está por verse y aunque en todas las economías, muchos usuarios decidieron eliminar su suscripción a plataformas de streaming debido a la reducción en sus ingresos, otros millones se unieron a estos servicios en medio de las cuarentenas.

Ahora el problema no es el zapping (cambiar de canales) para escoger que ver, sino enfrentarse a catálogos infinitos de películas y canciones, mientras las grandes compañías se deleitan viéndonos pasar horas enteras recostados en el sofá.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.