Mundo

La controversia que generan los ataques aéreos franceses en Malí

Expertos acusan a Francia y a Malí de encubrir el asesinato de decenas de civiles malienses en los ataques aéreos franceses a la localidad de Bounti, el pasado 3 de enero, en el marco de la Operación Barkhane.

Fatma Esma Arslan   | 08.01.2021
La controversia que generan los ataques aéreos franceses en Malí Diversos vehículos militares en Mali, el 19 de agosto de 2020. (Fadi Cisse - Agencia Anadolu)

Dakar, Senegal

En declaraciones a la Agencia Anadolu, el responsable de relaciones exteriores en la Asociación de Amigos de la Cultura Fulani de Malí, el médico Aly Diamwali Barry, asegura que se produjeron tres ataques recientes en el país (con la presunta participación de Francia en un hecho perpetrado desde el aire) en los que murieron civiles desarmados, entre ellos niños y ancianos.

Barry acusa al Gobierno y al Ejército de Malí de limpieza étnica. “Si los que murieron no hubiesen sido todos fulani, (el Gobierno y el Ejército) habrían reaccionado antes. Para ellos todos los fulani son terroristas. Las declaraciones del Ejército días después no reflejan la verdad”, dice.

Boubacar Haidara, profesor en la Universidad de Segou, comenta que el hecho de que no se hiciera ninguna declaración en los cuatro días que siguieron a los ataques genera muchas preguntas.

“¿Fue un abuso el ataque aéreo de las fuerzas de la Barkhane? Si no lo fue, ¿por qué atacaron a los civiles? ¿Por qué el Ejército maliense mantuvo el silencio durante cuatro días?”, pregunta Haidara.

La Operación Barkhane es una estrategia antiterrorista de Francia lanzada en 2014, en la región africana del Sahel, para contrarrestar grupos terroristas en Malí, Níger y Burkina faso.

Ibrahim Bashir Abdoulaye, experto en asuntos africanos en la Universidad de Bayreuth, Alemania, dice que poner fin a la presencia francesa en la región no es suficiente para acabar con el problema del terrorismo, tal y como se habla en Francia.

Abdoulaye indica que las bajas de los soldados franceses desplegados en la región en el marco de la Operación Barkhane, 50 desde 2013, son motivo de presión sobre el Gobierno francés por parte de la opinión pública.

“¿Cuánta resistencia podrían ofrecer los ejércitos de la zona frente a los grupos terroristas? Los ejércitos de estos países siguen padeciendo una falta de capacidad, equipos y recursos humanos. Además, si Francia se retira y la seguridad empeora, esta podría aprovechar la situación y argumentar que las cosas empeoraron como consecuencia de su repliegue”, afirma Abdoulaye.

El académico sostiene que el problema del terrorismo en la región no puede resolverse meramente a través de medidas militares. “Hay que ver por qué los jóvenes se unen a estas organizaciones terroristas y cómo se les lava el cerebro, cuáles son los problemas socioeconómicos que incitan a la gente a unirse a estas organizaciones”, sostiene el académico.

Abdoulaye asegura que las operaciones militares son imprescindibles, pero subraya la necesidad de prestar atención a los problemas de la gente para poder encontrar una solución al problema a largo plazo.

Adama Griaba, un funcionario del Gobierno maliense, informó en declaraciones para la emisora local Studio Tamani que el ataque aéreo tuvo lugar en la aldea de Bounti e impactó un área en la que se realizaba una boda y que el número de muertos civiles podría estar entre los 100 y 150. Hasta el momento se desconoce el autor del ataque.

En declaraciones a la prensa local, testigos de lo sucedido en Bounti señalaron que un grupo de terroristas ingresó a una boda en el pueblo, separó a los hombres de las mujeres y el ataque tuvo lugar en ese momento.

Pese a que la autoría del ataque aún no ha sido confirmada, el Ejército francés indicó que llevó a cabo una operación aérea en la misma fecha y región, pero dijo que solo atacaron blancos terroristas.

Testigos presenciales afirmaron a los medios locales que el ataque se llevó a cabo con un helicóptero, mientras que el Ejército francés enfatizó que su operativo se cumplió con un avión de combate tipo Mirage 2000.

Más de 5.000 soldados franceses están desplegados bajo la Operación Barkhane, liderada por Francia junto con los países del G5 Sahel (Burkina Faso, Malí, Mauritania, Níger y Chad) para luchar contra los grupos terroristas armados en la región, particularmente Al-Qaeda, en el Magreb Islámico, y Daesh/ISIS, en el Gran Sahara.

Hasta la fecha 50 soldados franceses han perdido la vida durante la operación, entre los que se encuentran cinco que murieron en los últimos diez días. El número de recientes bajas ha abierto el debate en Francia con respecto al número de efectivos y sobre si debería reducir su presencia en la región.

Además de contar con 5.100 soldados, la operación Barkhane tiene a su disposición tres drones armados, siete aviones de guerra, seis aeronaves de transporte, 22 helicópteros, 290 vehículos armados, 380 vehículos de logística y 240 LAV-25 (un vehículo de combate de infantería). El costo diario de la operación ronda el millón de euros.

La gran disponibilidad de recursos naturales como petróleo, gas, uranio, diamantes, fosfatos, bauxita, plutonio, manganeso y cobalto en la región se considera una de las principales causas del conflicto y de la presencia de grupos terroristas en la región del Sahel.

*Traducido por Daniel Gallego.


El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.