Política, Mundo

Indígenas afirman que estatua derrumbada de Gonzalo Jiménez de Quesada representaba 'muerte y represión' en Colombia

En el marco del paro nacional en Colombia, miembros del pueblo Misak derribaron la estatua del conquistador español que estaba ubicada en el centro histórico de la capital colombiana.

Diego Camilo Carranza Jiménez   | 07.05.2021
Indígenas afirman que estatua derrumbada de Gonzalo Jiménez de Quesada representaba 'muerte y represión' en Colombia Una estatua del conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada fue derribada en medio de una protesta de los indígenas misak contra el "exterminio cultural y físico" de los pueblos nativos durante los más de 500 años transcurridos desde la conquista española, en el marco del paro nacional en Colombia, en Bogotá, el 7 de mayo de 2021. (Juancho Torres - Agencia Anadolu)

BOGOTÁ, Colombia

En la madrugada del viernes 7 de mayo, en el décimo día de paro nacional en Colombia, un grupo de al menos 12 indígenas de la comunidad Misak derribó la estatua del conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada que estaba ubicada en la Plazoleta del Rosario, en pleno centro histórico de Bogotá.

Jiménez de Quesada fue el teniente general que conquistó al que llamó Nuevo Reino de Granada, en la actual Colombia.

Para los indígenas colombianos, como Miguel Morales, gobernador del Cabildo Misak en Bogotá, y Sandra Chindoy, líder del pueblo Camsá (o Kamëntsá), su imagen representa “muerte, represión y saqueos”, así como “genocidio y violaciones de indígenas”.

“Lo que hoy hicimos los Misak es un hecho histórico, porque este tipo de imágenes no representa a ningún pueblo… solo (representa) muerte, represión y saqueos”, afirmó Morales desde el centro de Bogotá.

Estatua de conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada es derribada por un grupo de indígenas en Bogotá

BOGOTÁ, COLOMBIA - 7 DE MAYO, 2021: Una estatua del conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada fue derribada en medio de una protesta de los indígenas misak contra el "exterminio cultural y físico" de los pueblos nativos durante los más de 500 años transcurridos desde la conquista española.

El gobernador dijo que la imagen de Jiménez de Quesada les hace recordar la humillación de sus “mujeres” y “la guerra”.

La comunidad Misak y otros pueblos indígenas se unieron a las protestas que iniciaron el pasado miércoles 28 de abril, hace 10 días, contra políticas del Gobierno del presidente Iván Duque, como la ya retirada reforma tributaria que fue el detonante de estas manifestaciones.

Al criticar la decisión del Ejecutivo colombiano de impulsar una reforma en plena pandemia de COVID-19, Miguel Morales le dijo a la Agencia Anadolu que “las políticas del Gobierno lo que han hecho siempre es empobrecer más a los pobres”.

Sandra Chindoy, vocera del pueblo Camsá en Bogotá, ratificó que lo que denominó como “acto de resistencia” de los Misak convoca a todos los pueblos indígenas del país, pues “sana la memoria y la lucha de todos nuestros ancestros”.

Estatua de conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada es derribada por un grupo de indígenas en Bogotá

“Nos unimos hoy, a apoyarnos como pueblos hermanos. Es lo mínimo que podemos hacer frente al acto simbólico del pueblo Misak, con el derribo de la estatua de Gonzalo Jiménez. Este símbolo hace apología a la violencia de la que hemos sido víctimas todos los pueblos indígenas en Colombia”, indicó Chindoy en entrevista con la Agencia Anadolu.

La joven líder indígena aclaró que “una estatua se le hace a una persona que ha hecho o generado un acto heroico en cualquier territorio”, por lo que para ellos “no es posible que se le rindan honores y se instale un símbolo casi de veneración a un personaje que ha sido genocida de los pueblos indígenas”, que los ha “despojado” de sus territorios, “violado” a mujeres indígenas y “extirpado” sus propias formas de vida.

“Eso para nosotros es indignante, es un acto que nos revictimiza como pueblos. Por eso es que haber derribado esa estatua significa sanar la memoria, derribar narrativas oficiales y visibilizar la lucha indígena para que el pueblo colombiano se entere de lo que pasó, cuál es la verdadera historia y que los oprimidos podamos contar otra historia que ha sido oculta”, añadió.

Miguel Morales subrayó que en Colombia y en toda Latinoamérica “los símbolos que deberían estar representados no son los de esos señores que en épocas anteriores lo que han hecho es destruir, saquear y violar a nuestras mujeres”.

“Los verdaderos héroes que deberían ser representados son nuestros caciques, inclusive, nuestros campesinos y líderes que en verdad lucharon por el pueblo. Ellos sí deberían estar en estatuas”, recalcó y añadió que es necesario “reconstruir la historia” para “reparar a los pueblos y vivir en paz”.

El vocero indígena afirmó que desde la época de la colonización lo que han hecho es exterminar a las comunidades indígenas, que en su mayoría han “sido pobres y asesinados”.

“Y hoy por hoy no importa si es negro, si es blanco, si es campesino; tenemos que tener una misma ruta en la que busquemos un tejido social más humano y más equitativo”, aseguró, mientras al fondo los manifestantes gritaban ‘Viva el paro nacional’.

Chindoy tiene una opinión similar y asegura que para ella, como representante del pueblo Camsá, en lugar de las estatuas de conquistadores españoles deberían estar emplazados algunos de sus "taitas" (padres, líderes), como Carlos Tamoabioy, quien fue defensor de los territorios del Putumayo.

Las doce personas que al parecer tumbaron la imagen del conquistador español podrían ser judicializadas por lo que las autoridades indígenas han dispuesto un abogado para su defensa.

Ver también: Presidente de Colombia y Altas Cortes se pronunciaron sobre las manifestaciones del paro nacional

La estatua de Jiménez de Quesada se suma a otras cinco caídas y afectadas en medio de las intensas jornadas que protesta que atraviesa Colombia desde la semana pasada.

Junto a ella, fueron derribadas las estatuas del conquistador español Sebastián de Belalcázar, en Cali, también por indígenas Misak; en Neiva cayeron las del fundador de esa ciudad, Diego de Ospina y Medinilla, y del expresidente conservador Misael Pastrana (1970 – 1974); la del conservador Gilberto Alzate Avendaño, en Manizales, y la del prócer independentista Antonio Nariño en Pasto.

Sandra Chindoy notificó que hay movilizaciones de diferentes pueblos indígenas desde el sur de Bogotá para decirle a la sociedad colombiana que lo ocurrido con las estatuas “no es un acto vandálico” sino un “acto de sanación por la vida, memoria y lucha de los pueblos”.

“El llamado al Gobierno es, en principio, que la sociedad en general necesita ser escuchada. Necesitamos un diálogo horizontal, comunitario, con los pueblos étnicos y las poblaciones empobrecidas y vulneradas en Colombia”, puntualizó Chindoy que confirmó que habrá más “actos simbólicos” y que van a apoyar indefinidamente el paro nacional.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.