Mundo

Experta: 'Este es el momento para que España pueda trabajar en nuevas formas de turismo'

Natalia Bayona, experta en innovación y transformación digital en la Organización Mundial del Turismo, habla de los desafíos que la pandemia del COVID-19 ha dibujado para “el sector más humano de todos”.

Santiago Sánchez B.   | 06.05.2020
Experta: 'Este es el momento para que España pueda trabajar en nuevas formas de turismo' Natalia Bayona, experta senior en Innovación y Transformación Digital, de la Organización Mundial del Turismo. (Twitter Natalia Bayona)

MADRID

Por: Santiago Sánchez B.

En la segunda isla más pequeña de las Canarias, a finales de enero pasado, cuando el coronavirus era solo una palabra sin mayor desglose técnico y circunscrita a la epidemia de Wuhan, los españoles recibieron una noticia que lo cambiaría todo: en el paraíso de la Gomera, enclavado en el Océano Atlántico, se confirmaba el primer caso de la enfermedad en el país, un turista alemán que se había contagiado poco antes de viajar.

Meses después, con la distopia, la cuarentena y las calles vacías de por medio, otra noticia -hilada por la ironía- se podía leer en todos los medios. El pasado 24 de abril, el comisionado de Turismo del Gobierno alemán, Thomas Bareiss, advertía a sus ciudadanos que no habría vacaciones en España. Por televisión pública afirmó que era más que “improbable” la reanudación “con celeridad” de esos viajes turísticos.

El mensaje se interpretó como lo que era: una prohibición previsible y sobre todo un puntapié al turismo, si se considera que de los 83,7 millones de viajeros que llegaron al territorio español en 2019, más de 11 millones fueron alemanes (según datos del Instituto Nacional de Estadística). Lo cierto es que, al margen de ironías, la pandemia viene dibujando una debacle para el sector turístico, que solo el año pasado representó el 12.3% del PIB español.

El avance del virus, su comportamiento impredecible y las reacciones de los distintos gobiernos para contenerlo, han impactado el sector de forma contundente. Según el último análisis publicado por la Organización Mundial del Turismo, de los 217 destinos del mundo, “un 45% ha cerrado total o parcialmente sus fronteras a los turistas, un 30% ha suspendido total o parcialmente los vuelos internacionales, un 18% prohíbe la entrada de pasajeros procedentes de países específicos o que han hecho escala en determinados destinos y 7% está aplicando diferentes medidas, como la cuarentena o el autoaislamiento durante 14 días y medidas relativas a los visados”. Se trata de una mixtura poco favorable para un sector que depende en esencia de la relación entre personas.

En entrevista con la Agencia Anadolu, Natalia Bayona, experta en Innovación y Transformación Digital en la Organización Mundial del Turismo (OMT), recoge los desafíos más urgentes de España y el mundo en materia de turismo, además de las oportunidades para reimaginar la industria y lograr que, como en crisis anteriores, pase de ser un dramático escenario a un motor de desarrollo sostenible.

Ver también: España: vence el plazo para los territorios que pretenden ingresar a fase inicial de desescalada

El turismo en España tuvo 10 años de crecimiento constante, llegando a 1,5 billones de turistas. ¿Cuál ha sido el impacto de la crisis actual por el COVID-19?

En este momento el 99% del mundo está absolutamente cerrado y el 99% de los países ha puesto restricciones a viajar. Bajo las proyecciones de la OMT, cuando empezó el coronavirus pensábamos que la caída iba a ser del 4%, hoy ya vamos en el 30%, es decir, es como si hubiéramos perdido entre los últimos 5 a 7 años de trabajo.

Hoy tenemos un panorama en el que las potencias turísticas que son Estados Unidos, España, Francia e Italia, sin duda alguna son los destinos más afectados.

¿Cómo lo están abordando?

El sector turístico es muy unido y ha demostrado ser la industria más resiliente, siempre logra recuperarse rápidamente y siempre que lo hace es uno de los grandes aceleradores del empleo. Eso lo mostró en la crisis del 2008 y en la del SARS, que han sido las más recientes. Hoy tenemos que trabajar en un plan de recuperación con unas prioridades que son básicamente recuperar la confianza, entregar seguridad, desarrollar más políticas y prácticas sostenibles para el turismo que viene, incluir a los más necesitados como las pymes, empleados autónomos, los guías turísticos, las mujeres y los niños.

La innovación tiene que ser el pilar fundamental del día después, es reinventar la manera como se estaban vendiendo los paquetes turísticos, cómo los hoteles estaban funcionando, cómo los aviones estaban generando sus sistemas de seguridad, los cruceros, los trenes, etc. Innovar no solamente sobre la base de la tecnología sino también en todo lo que implica el desarrollo de nuevos retos.

¿Cómo innovar en un contexto tan restrictivo por las medidas del sector público?

Sin duda esto necesita de un foco público-privado, porque de nada sirve que las medidas del sector público se realicen sin el sector privado que las tiene que ejecutar. Tienen que ir de la mano porque el confinamiento y las normas de desescalada deben ser coherentes con el sector para no afectar más económicamente a cada uno de los actores y para que merezca la pena la apertura. Para esto, sobre todo, se deben generar protocolos homogéneos para que todas las personas y todos los sectores del turismo sepan cómo actuar.

¿Cuánto tiempo va a durar esta crisis y cuándo se podría esperar una recuperación del sector?

Tener un fecha estimada es difícil porque dependerá de si aparece una vacuna o no, y de la capacidad de producción de esa vacuna. También de los planes de desconfinamiento, porque el sector económico se tiene que abrir con seguridad y poco a poco, a nivel local primero; luego a nivel regional, nacional y después internacional. Pero por las características del virus masivamente no va a poder ser.

Hay que replantearse mucho con respecto a la personalización de los productos turísticos. Dependerá de las medidas de desconfinamiento global. De nada sirve que España abra si el resto de países le tienen bloqueado como país emisor o receptor de turistas.

Lo que sí se espera es que desde julio ya se empiecen a abrir los hoteles con protocolos. También las aerolíneas no pueden aguantar mucho más, pero tendrán que abrir a nivel local, luego nacional y muy hacia diciembre –que es lo que más o menos las proyecciones de la Unión Europea muestran- internacionalmente.

España y otros nueve países de la UE proponen un Plan de Recuperación europeo para apoyar y relanzar el sector turístico. ¿Cómo lo ven desde la OMT?

Es un tema que ayuda, sin duda. Los protocolos deberían ser universales. Tenemos que buscar nuevas maneras de actuar con respecto al COVID-19, lo que no puede pasar es que luego se empiecen a abrir todos los aeropuertos o los hoteles y cada uno tenga los protocolos que quiera. Tiene que haber cierta uniformidad.

¿Qué oportunidades ve en esta crisis?

El coronavirus ha acelerado los retos que antes existían y que tienen que ver con educación para mejorar las capacidades, sostenibilidad, un turismo más diversificado y no solo enfocado en sol y playa. El overtourism era una de las cosas que estaba 'matando' a Europa, los destinos estaban huyendo de esto, porque efectivamente estaban recibiendo turistas más allá de su capacidad. Este es el momento perfecto para que España pueda trabajar en nuevas formas de turismo. Son espacios de reflexión que nos van a ayudar a que el turismo sea un poco más sostenible.

Ver también: A pesar del retorno a cierta normalidad, la incertidumbre económica persiste en España

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.