Mundo

Estigma y discriminación, el drama de los refugiados y solicitantes de asilo en medio de la COVID-19

'Con frecuencia enfrentan desafíos y vulnerabilidades específicas' que deben ser tomados en cuenta en las operaciones de preparación y respuesta a la pandemia según ACNUR.

Seda Sevencan   | 03.09.2020
Estigma y discriminación, el drama de los refugiados y solicitantes de asilo en medio de la COVID-19 Un grupo de refugiados rohinyá es visto en un barco pesquero, después de que su embarcación se hundiera en la playa de Suenuddon en Aceh, Indonesia, junio 25, 2020. Archivo (Khalis Surry - Agencia Anadolu)

ANKARA

Mientras la pandemia de la COVID-19 causa estragos en todo el mundo, los refugiados y solicitantes de asilo enfrentan el estigma y la discriminación al ser acusados falsamente de propagar el virus, dicen expertos consultados por la Agencia Anadolu.

La enfermedad no conoce fronteras ni razas y afecta a todo el mundo, incluidos los refugiados y los solicitantes de asilo.

Según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), más del 80% de los refugiados y casi todos los desplazados internos en todo el mundo se refugian en países de ingresos bajos y medios.

“Con frecuencia enfrentan desafíos y vulnerabilidades específicos que deben tenerse en cuenta en las operaciones de preparación y respuesta al COVID-19”, según el organismo de la ONU.

A finales de 2019, el número de desplazados en todo el mundo llegó a 79,5 millones de personas, incluidos 26 millones de refugiados y 4,2 millones solicitantes de asilo, asegura ACNUR.

“Aunque no tiene una base científica, los refugiados y solicitantes de asilo son responsabilizados por la propagación del virus en muchos países durante la pandemia. El aumento del estigma y la discriminación hacia los refugiados y solicitantes de asilo surge como un problema que afecta la paz interna de muchas sociedades”, dice Dr. Ozge Karadag Caman, investigadora de salud pública del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia.

Michael Knipper, profesor de historia, antropología y ética en medicina de la Universidad de Giessen, Alemania, cita muchos lugares donde las condiciones de vida hacen que estos dos grupos sean altamente vulnerables a contraer el virus, incluidos Siria, Líbano, México, Colombia y se dispara en Europa, desde Alemania a las islas griegas.

“Otro problema que vincula las dos áreas (de vulnerabilidad estructural y negligencia política) es el estigma: los refugiados y los solicitantes de asilo corren el riesgo de ser identificados como portadores de la enfermedad, y cuando se ven afectados (debido a las condiciones de vida de las que no son responsables), el estigma puede empujar la política hacia un enfoque de exclusión aún más fuerte. Se culpa a las personas que son víctimas de la situación”, dice Knipper.

Tanto Caman como Knipper coinciden en que las condiciones de vida de muchos solicitantes de asilo y refugiados, como los espacios abarrotados y el escaso acceso a medidas de protección e información, los hacen muy vulnerables a contraer el coronavirus, que ha infectado a casi 26 millones de personas en todo el mundo, y sufrir las consecuencias socioeconómicas de él.

Genocidio rohinyá: la historia de una minoría musulmana en Birmania

Una mujer rohinyá llora en un refugio en el distrito de Bireun en Aceh, Indonesia, el 21 de abril de 2018. Los pescadores de Aceh lograron rescatar a 79 personas de rohinya que ingresaban a la provincia más occidental Indonesia a través de Kuala Raja Beach en Bireun. (Khalis Surry - Agencia Anadolu).

Knipper destaca que la negligencia política es una de las dos principales razones por las que los refugiados y solicitantes de asilo se ven afectados de manera desproporcionada por la pandemia.

“La negligencia política o las políticas que descuidan los derechos universales (por ejemplo, a la salud) de los refugiados y solicitantes de asilo es lo que se traduce en barreras para acceder a los servicios de salud y la información relacionada”, dice Knipper.

¿Gente olvidada?

Knipper afirma que los refugiados y los solicitantes de asilo han sido olvidados en el mundo "hasta cierto punto".

“Pero no estoy seguro de si siempre es una especie de olvido. También puede ser activo y delimitar la negligencia. Ha habido, por ejemplo, cierta atención de la política alemana a los refugiados en Lesbos, pero solo con un enfoque humanitario o de caridad: hay cierto interés en el sufrimiento de la gente (especialmente de los niños) y llamadas a la acción (para salvar al menos algunos niños), pero sin interés en un enfoque estructural o político. No hay un compromiso real con los derechos humanos universales”, explica el experto.

Por otro lado, Paul Spiegel, director del Centro Johns Hopkins para la Salud Humanitaria, dice: “Muchos gobiernos, organizaciones y personas están dando la alarma y declarando que estos grupos corren un alto riesgo. Se han preparado planes humanitarios, se han lanzado llamados (aunque con fondos insuficientes) y se han implementado intervenciones".

Medidas gubernamentales

Los solicitantes de asilo y los refugiados deben ser tomados en cuenta para controlar la pandemia, insta Caman, y también pide que se les dé acceso equitativo a información de salud confiable, pruebas y tratamiento.

Las condiciones de vida y de trabajo que hacen que los solicitantes de asilo y los refugiados sean más vulnerables al virus, deben mejorarse, dice el experto.

“Además, es muy importante evitar el uso de lenguaje estigmatizador hacia los solicitantes de asilo y refugiados en los medios de comunicación u otros mensajes dirigidos al público”, enfatiza.

Del mismo modo, los Gobiernos pueden liberar a los solicitantes de asilo que se encuentran en centros de detención cerrados y aplicar las mismas medidas que se usan para los nacionales para asegurarse de que no estén infectados y no propaguen el virus, dice Spiegel, y agrega que pueden ser monitoreados para garantizar que regresen a sus audiencias de solicitud de asilo.

“Los Gobiernos deberían considerar cómo se implementarán los tratamientos y vacunas futuros. Existe la preocupación de que los no nacionales (solicitantes de asilo, refugiados y migrantes) no se incluyan lo suficiente en dicho despliegue debido a la insuficiencia de suministros. Además de asegurar la equidad desde una perspectiva de derechos humanos, tiene sentido para la salud pública incluir a todas las personas de acuerdo a unos criterios establecidos, y no excluir a ciertos grupos debido a la nacionalidad u otras cuestiones como la religión o la etnia ”, agrega.

Knipper cree que lo más importante sería la adaptación de medidas sistemáticas para abordar los determinantes sociales, legales y políticos del alto riesgo desproporcionado y discriminatorio de los refugiados y solicitantes de asilo y otros grupos de contraer la COVID-19, padecerla y sufrir sus consecuencias socio-económicas.

*Aicha Sandoval Alaguna contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.