Mundo

El silencio de Colombia ante la anexión ilegal israelí de territorios palestinos

Diversas instancias de la ONU, así como la Unión Europea y muchos otros países han rechazado la posible anexión de territorios de Cisjordania.

Susana Patricia Noguera Montoya   | 14.07.2020
El silencio de Colombia ante la anexión ilegal israelí de territorios palestinos A principios de julio Netanyahu pospuso la anexión del 30% de los territorios de Cisjordania que había prometido, luego de la fuerte presión de la comunidad internacional. (Issam Rimawi - Agencia Anadolu)

Cundinamarca

En las últimas semanas, la posible anexión de territorios de Cisjordania por parte de Israel ha estado en el centro de las noticias internacionales. La mayor parte de la comunidad internacional rechazó públicamente los planes del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, mientras que Estados Unidos se ha mostrado favorable a la anexión y Colombia guarda silencio.

A principios de julio Netanyahu pospuso la anexión del 30% de los territorios de Cisjordania que había prometido, luego de la fuerte presión de la comunidad internacional. Sin embargo, la posibilidad de que Israel se apropie de los territorios palestinos en las próximas semanas sigue latente.

Ver también:Grupos palestinos afirman estar unidos y "dispuestos a hacer todo lo necesario" para evitar el plan de anexión de Israel

La discusión se vuelve aún más compleja cuando se tiene en cuenta que no solo está en juego el Estado palestino y su supervivencia. La anunciada anexión también tendría repercusiones para el sistema internacional que, en últimas, podría afectaría al mundo entero, pero en particular a los países que tienen conflictos territoriales activos, como Colombia. 

Así lo dice Alexander Montero, asesor político de la embajada de Palestina en Colombia. El analista explica que con esta decisión Israel afecta los cimientos del sistema internacional creado en 1945, después de la Segunda Guerra Mundial.

“El sistema internacional se construyó sobre unos principios elementales del derecho internacional donde la adquisición de territorio por la fuerza es ilegal”, explica Montero. Estas reglas de juego no se crearon pensando en Israel y Palestina, sino como una medida para estabilizar el mundo e impedir que volviera "al tiempo barbárico de las invasiones militares”, añade.

Cuestionar las normas básicas del derecho internacional podría causar un desbarajuste global y crear un escenario en el que se vuelve válido solucionar disputas territoriales por la fuerza. Es de esta manera que un problema geopolítico que parece estar lejos del contexto latinoamericano, podría tener consecuencias muy reales en esta región del mundo.

Montero resalta que los países que tienen disputas territoriales activas, como la que tienen Colombia y Nicaragua por el archipiélago de San Andrés y Providencia, podrían verse afectados. “Cualquier otro Estado que tenga vecinos complicados, con este antecedente que está poniendo Israel, tiene que temer porque perfectamente su vecino puede venir a quitarle un pedazo de tierra con el mismo argumento que está usando Israel”, dice Montero.

Hasta ahora Colombia no se ha pronunciado sobre la anexión. La Cancillería indicó que la comunidad internacional se pronunció después de que, el 24 de junio, se realizara un debate del Consejo de Seguridad por videoconferencia. En el encuentro participaron los miembros del Consejo de Seguridad y los representantes de Palestina e Israel, así como el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres; el enviado especial del secretario general para el Medio Oriente, Nickolay Mladenov, y el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit.

Ver también: Trump detuvo el plan para anexar partes de Cisjordania, asegura exportavoz del Parlamento israelí.

“Colombia no forma parte del Consejo de Seguridad actualmente y por eso no participó en ese debate”, indicó el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado oficial. “Colombia no ha tenido la oportunidad de pronunciarse sobre el Plan de Anexión de Cisjordania por parte de Israel”, añadió el comunicado.

El senador del Polo Democrático, Jorge Robledo, afirmó que esta respuesta es “repudiable”. El legislador colombiano fue uno de los más de 100 miembros de la sociedad civil colombiana que firmaron una carta pidiendo al Gobierno de Iván Duque rechazar la anexión. 

Robledo dijo que el silencio de Colombia la convierte en “cómplice de esta decisión equivocada”. “Eso es siguiendo a Trump”, dijo el senador opositor al Gobierno del presidente Duque. “La vocación de alfombra de la Casa Blanca que tiene el señor Duque es impresionante. Nos avergüenza a los colombianos frente al mundo civilizado”, añadió en una entrevista con la Agencia Anadolu.

Un día en la vida de una familia en cuarentena en Jerusalén

JERUSALÉN, ABRIL 19: Las hijas de la profesora palestina Hedil El-Malabi (cen), Rehef de ocho años y Sara de nueve, estudian desde casa debido al cierre de las escuelas por la pandemia del coronavirus (COVID-19) en Jerusalén, el 15 de abril de 2020 ( Mostafa Alkharouf - AA ) 

El legislador aseguró que es necesario que en Palestina cese la violencia de todas las partes y se cree un acuerdo negociado “que conduzca a la existencia de dos estados”. “Todo esto me molesta porque lo que veo es que el Gobierno de Colombia no prodiga esta posición, que es lo civilizado”, añade.

Por su parte, Montero resaltó que países con una relación cercana con Estados Unidos, como Reino Unido, se pronunciaron en contra de la anexión. “Muchas veces es mejor pronunciarse de la mano del resto del mundo y no quedarse callado siendo uno de los pocos países que lo hace. Eso trae un desgaste en política exterior”, dijo Montero.

Las reacciones en el mundo

Entre los países que levantaron su voz de protesta contra la anexión de parte de Cisjordania estuvo Reino Unido, un país históricamente cercano al Estado israelí; Bélgica, Francia, Alemania, El Vaticano y la Unión Europea. Al rechazo también se unieron Jordania y Egipto, que aseguraron que no reconocerán ningún cambio a las fronteras entre Israel y Palestina determinadas en 1967 “que no hayan sido acordadas por ambas partes en conflicto”.

Ver también: Países europeos se unen contra el plan de Israel para anexar partes de Cisjordania

Por su parte, el portavoz del movimiento de resistencia palestino Hamas, Sami Abu Zuhri, indicó estar dispuesto a hacer “todo lo necesario” para impedir el plan, incluso a recurrir a las armas.

La presión obligó a Netanyahu a posponer el plan, pero aún no se sabe hasta cuándo. El ex portavoz del Knéset (Parlamento de Israel), Abraham Borg, dijo en una entrevista con el diario italiano 'Il Fatto Quotidiano' que es “muy difícil, si no imposible, establecer expectativas para la anexión, porque no hay transparencia en este plan, nadie conoce sus detalles”.

Lo que sigue para el conflicto palestino-israelí

La anexión de los territorios de Cisjordania implica un considerable riesgo político, desafiar directamente a la mayor parte de la comunidad internacional y poner en marcha una serie de planes logísticos, como desplazar población israelí para que haga presencia en las regiones de Cisjordania que Netanyahu quiere anexar. El contexto mundial, con el COVID-19, hace que el proceso sea inviable, por ahora. Pero el líder israelí no ha renunciado a la idea, simplemente la pospuso.

No está claro qué podría pasar a futuro. Puede que Netanyahu reserve la anexión para una fecha más representativa políticamente o que decida anexar gradualmente los asentamientos en los últimos meses de 2020, previendo que Donald Trump pierda las elecciones en EEUU y llegue una nueva administración que no vea con buenos ojos el plan.

Lo que sí está claro es que Netanyahu ha visto ganancias políticas solo por haber lanzado la idea. Montero resalta que el mundo ya no se está oponiendo a la colonización israelí de Palestina, sino al intento de anexión. “Netanyahu ganó un buen margen de maniobra y corre la línea roja mucho más a favor de él”, dice el analista.

El Gobierno israelí también pudo evaluar quién en el mundo efectivamente estaba dispuesto a sancionar a Israel y quién no si llegasen a hacer la anexión. Logró tener ese mapa claro.

Ante la incertidumbre de cuál será el siguiente episodio del conflicto palestino-israelí, Montero argumenta que lo mejor para todos los países es pensar en el tema desde la perspectiva del derecho internacional. Asegura que oponerse a la anexión no significa defender a los palestinos o atacar a Israel, sino estar en contra de una propuesta que “afecta al sistema internacional en conjunto” y, por consiguiente, a América Latina y a Colombia.

* Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de la Agencia Anadolu.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.