Mundo

El recrudecimiento de la violencia en Colombia advertido por la ONU y el CICR

Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja publicaron, en las últimas dos semanas, unos informes que revelan el aumento de los confinamientos, el asesinato de líderes sociales y de víctimas de minas en el país.

Sergio García Hernández   | 07.03.2020
El recrudecimiento de la violencia en Colombia advertido por la ONU y el CICR MILÁN, COLOMBIA - FEBRERO 17, 2020: Uno de los hallazgos que más preocupación causa al CICR es el aumento de víctimas de artefactos explosivos y minas antipersonal. El informe muestra que 352 personas, entre las que se encontraban 159 civiles, cayeron en zonas minadas y que 42 de ellos fallecieron debido a la magnitud del impacto. (Juancho Torres - Agencia Anadolu)

BOGOTÁ, Colombia

La Organización de las Naciones Unidas y Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) evidenciaron en unos informes publicados durante las últimas dos semanas el recrudecimiento de la violencia en Colombia durante 2019.

El saldo que deja la situación humanitaria de Colombia en 2019 fue definido como “lamentable” por el jefe de la delegación del CICR en Colombia, Christoph Harnisch.

Algunos de los datos que dan cuenta del agravamiento de la violencia en el país están asociadas al aumento de los confinamientos, de los asesinatos de líderes sociales y de víctimas de artefactos explosivos y de minas antipersonal en el país.

Un informe presentado por la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), publicado el pasado 26 de febrero, indicó que los asesinatos contra defensores de derechos humanos en Colombia se incrementaron en cerca del 50% en 2019 con respecto a 2018.

OACNUDH documentó 108 casos de asesinatos de defensores de derechos humanos en Colombia durante 2019, entre los que se incluyen 15 mujeres y dos integrantes de la población LGBTI.

El documento menciona que, de los casos documentados, el 75% ocurrió en zonas rurales y el 98% en municipios con la presencia de economías ilícitas y de grupos armados ilegales, entre los que se encuentra la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Durante 2019, la oficina de la ONU también registró en su informe para Colombia 36 masacres donde 133 personas murieron. “Es la cifra más alta registrada por OACNUDH desde 2014”, indicó.

La oficina de la ONU, además, observó un incremento en la utilización de menores de edad por grupos criminales, así como su reclutamiento forzado por el ELN en Antioquia, Arauca, Caquetá, Chocó, Guaviare, Meta y Norte de Santander.

Mediante el informe, OACNUDH llamó la atención sobre varios hechos en los que están implicados miembros del Ejército Nacional y la Policía Nacional. En uno de sus apartes, registró “presuntas privaciones arbitrarias de la vida cometidas por miembros del Ejército y la Policía”.

“En virtud de las normas y estándares internacionales, la jurisdicción penal militar no debería investigar, juzgar y sancionar a los responsables de presuntas violaciones a los derechos humanos, sino que estos deberían siempre mantenerse bajo la competencia de la justicia ordinaria”, advirtió la oficina de la ONU.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), a su turno, publicó el pasado miércoles su balance anual sobre la situación humanitaria de Colombia. Sus conclusiones evidencian la intensificación de los conflictos internos que persistieron en el país en 2019.

Uno de los hallazgos que más preocupación causa al CICR es el aumento de víctimas de artefactos explosivos y minas antipersonal. El informe muestra que 352 personas, entre las que se encontraban 159 civiles, cayeron en zonas minadas y que 42 de ellos fallecieron debido a la magnitud del impacto.

La cifra de víctimas creció en un 517% en tan solo dos años. El informe detalla que las 352 víctimas se dividieron entre 193 afectados por artefactos explosivos (detonados o lanzados) y 159 que sufrieron el impacto de una mina antipersonal.

Otro hallazgo del informe fue el de los confinamientos al que fueron sometidas 27.694 personas, como consecuencia de enfrentamientos entre grupos armados alrededor de sus comunidades.

Un fenómeno relacionado al confinamiento es el desplazamiento, una problemática que dejó a 25.303 personas afectadas durante 2019. La cifra apenas se redujo en 2.477 casos entre 2018 y el año pasado, luego de su ascenso con respecto a 2017 cuando el dato se situó en 14.594 desplazados.

“El desplazamiento sigue y es un fenómeno muy preocupante”, indicó el jefe de la delegación del CICR en Colombia.

El informe del CICR también registró que en 2019 hubo 218 agresiones a misiones médicas, una cifra que tuvo un aumento del 115,8% con respecto a 2018 cuando se presentaron 101 casos. El 80% de esos ataques se concentró en los departamentos de Norte de Santander, Valle del Cauca, Nariño, Huila, Arauca, Cundinamarca y Caquetá.

Otra situación advertida por el CICR fue el de la continuidad de las desapariciones en Colombia. La organización registró 93 nuevos casos. “No es un fenómeno histórico del país sino presente”, lamentó Harnisch.

El CICR indicó, además, que en 2019 hubo 987 infracciones al derecho internacional humanitario (DIH), de acuerdo con la información que obtuvieron sus 13 oficinas en Colombia. Concluyó, además, que en el país hay al menos cinco conflictos armados en curso que involucran al Gobierno, el ELN, el Clan del Golfo, las disidencias de las Farc y el grupo ilegal del EPL.

El Gobierno colombiano, ante el panorama descrito, se pronunció contra el informe de la ONU y rechazó, en particular, la supuesta criminalización estatal de los defensores de derechos humanos en Colombia denunciada en el informe.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.
Temas relacionados
Bu haberi paylaşın