Mundo

El Gobierno francés aumenta la presión sobre los musulmanes en su país

El Ejecutivo ataca a organizaciones islámicas, mezquitas e incluso a niños en su campaña contra el llamado 'separatismo islámico'.

Rabia İclal Turan   | 09.11.2020
El Gobierno francés aumenta la presión sobre los musulmanes en su país Cientos de manifestantes se congregan en las calles de París para protestar contra la islamofobia, cerca a Gare du Nord, en la capital francesa, el 10 de noviembre de 2019. (Mustafa Yalcın - Agencia Anadolu)

Francia

La presión sobre los musulmanes en Francia, incluidas las organizaciones islámicas y la sociedad civil, continuó aumentando en las últimas semanas desde que el Gobierno anunciara su lucha contra el "separatismo islámico".

A esto se suma que el pasado 1 de septiembre la revista francesa Charlie Hebdo volvió a publicar caricaturas blasfemas que insultan al profeta del islam, Muhammad (Mahoma), en momentos previos del juicio por los ataques de 2015 que sufrieron sus oficinas.

Menos de un mes después, el 25 de septiembre, dos personas resultaron heridas en un ataque con cuchillo cerca de las antiguas oficinas de Charlie Hebdo.

El ataque fue seguido por el controvertido discurso del presidente francés, Emmanuel Macron, el 2 de octubre, en el que anunció planes para abordar el "separatismo islámico" y reestructurar el islam en Francia.

Paris inició de inmediato operaciones contra las organizaciones islámicas y los lugares de culto en nombre de la "lucha contra el radicalismo". La presión sobre los musulmanes en el país aumentó aún más después de que Samuel Patty, un profesor francés que mostró las polémicas caricaturas del profeta Muhammad durante una clase, fuera asesinado el 16 de octubre.

Macron dijo que Francia no renunciará a sus "caricaturas" después del brutal asesinato. Sus comentarios provocaron indignación en el mundo musulmán y muchos pidieron un boicot de los productos franceses.

Las caricaturas también se proyectaron en algunos hoteles y edificios oficiales en las ciudades de Montpellier, Toulouse y Beziers.

Islamofobia en Francia

En medio de los discursos de Macron, la Policía francesa allanó las casas de prominentes figuras musulmanas después del brutal asesinato de Samuel Paty. Se emitieron órdenes de deportación para 200 personas y más de 50 asociaciones y organizaciones islámicas están bajo investigación.

Se disolvieron, además, algunas organizaciones, como el Colectivo contra la Islamofobia en Francia (CCIF) y Barakacity. Las medidas del Gobierno, entre tanto, parecen haber avivado aún más la islamofobia en la sociedad francesa.

El pasado 18 de octubre dos mujeres musulmanas de origen argelino fueron apuñaladas cerca de la Torre Eiffel en París. Dos días después, en la ciudad de Nimes, una mujer que presuntamente sufría violencia doméstica llamó a la Policía para denunciar a su marido, quien es católico, como "un islamista radical".

El 22 de octubre, a su vez, en la ciudad de Angers, dos ciudadanos jordanos fueron agredidos por hablar árabe.

Los estudiantes y las mezquitas también son blancos

En la ciudad de Blois, un ciudadano checheno de 22 años fue detenido bajo el cargo de “hacer propaganda al terrorismo” por darle un "me gusta" a una foto del asesinato del profesor francés en las redes sociales.

En las escuelas de Francia se ordenó una conmemoración y un minuto de silencio por el maestro asesinado pero varios estudiantes fueron sometidos a investigaciones por terrorismo por “no participar en el evento como se deseaba”.

Más al sur, un estudiante afgano de 14 años fue denunciado a la Policía de Marsella por su maestro por “acoger con beneplácito el asesinato de Paty”. Se reportaron otras siete quejas similares en la misma región.

La semana pasada en Albertville, sureste de Francia, cuatro niños de escuela primaria, de 10 años, fueron aterrorizados e interrogados durante más de 11 horas en detención policial por acusaciones falsas de "justificar el terrorismo".

Un mensaje amenazante, entre tanto, fue enviado a una mezquita bajo la Visión Nacional de la Sociedad Islámica (CIMG) en Chateaudun, que citaba: "La guerra ha comenzado, los expulsaremos de nuestro país".

Ver también: Unión Internacional de Juristas rechaza la detención de niños en Francia

Los políticos franceses y la islamofobia 

El ministro de Economía, Bruno Le Maire, acusó a algunos municipios de "rendirse a la idea del 'islam político'" por permitir sesiones privadas para mujeres en las piscinas.

Mientras tanto, el ministro del Interior, Geral Darmanin, dijo que rechazar a un médico o maestro del sexo opuesto sería multado bajo la nueva ley contra el "separatismo islámico".

La periodista feminista francesa Elisabeth Levy por su parte sugirió que las musulmanas con velo se lo quitasen durante unos días para honrar la memoria del maestro asesinado en medio de la creciente presión contra el islam en Francia.

*Iclal Turan y Aicha Sandoval Alaguna contribuyeron con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.