Mundo

Downing Street se disculpa con la reina Isabel por fiestas en vísperas del funeral de su marido

La reina tuvo que llorar sola al príncipe Felipe en su funeral debido a las restricciones por la COVID-19, mientras que los funcionarios del Gobierno celebraron una fiesta la noche anterior, pese a las medidas de confinamiento.

Karim El Bar   | 15.01.2022
Downing Street se disculpa con la reina Isabel por fiestas en vísperas del funeral de su marido La presión para que renuncie el primer ministro británico, Boris Johnson, ha aumentado tras la noticia de que el año pasado se celebraron otras fiestas en el número 10 de Downing Street. (Hasan Esen - Agencia Anadolu)

LONDRES
Downing Street se disculpó este viernes 14 de enero con la reina Isabel II por dos fiestas celebradas en el número 10 de Downing Street, la residencia oficial y oficina de trabajo del primer ministro, en la víspera del funeral del príncipe Felipe.
 
“Es profundamente lamentable que esto haya ocurrido en un momento de duelo nacional y el número 10 se ha disculpado con el Palacio”, dijo el portavoz del primer ministro británico, Boris Johnson, a los medios locales.
 
La disculpa se hizo “a través de canales oficiales”, agregó.
 
El funeral se llevó a cabo el 17 de abril de 2021 cuando estaban prohibidas las reuniones en interiores y solo grupos de seis personas podían reunirse en lugares al aire libre debido a las restricciones por la COVID-19.
 
Debido a esto, y capturado en una icónica fotografía, la reina se vio obligada a sentarse a llorar sola en el funeral de su marido, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, con quien estuvo casada durante 73 años.
 
"Han escuchado del primer ministro esta semana que reconoció que el número 10 debe ser sujeto a los más altos estándares y asumir la responsabilidad de las cosas que no hicimos bien", añadió el portavoz.
 
Aumenta la presión sobre Johnson
 
Más temprano este viernes, Johnson volvió a ser blanco de críticas debido a la revelación de más fiestas con alcohol celebradas en Downing Street el año pasado.
 
Las fiestas se sumaron a la presión que ya sufre el primer ministro británico a manos de los partidos de la oposición, los diputados de su partido y los mismos ciudadanos debido a otra reunión celebrada en su residencia durante el confinamiento en mayo de 2020 y cuya responsabilidad se atribuyó recientemente.
 
Las últimas fiestas salieron a la luz a través de un reportaje exclusivo de The Telegraph, que informó que “el personal de Downing Street bebió alcohol hasta altas horas de la madrugada en dos eventos de despedida la noche anterior al funeral del príncipe Felipe, que debía tener distanciamiento social”.
 
El 16 de abril de 2021, el país estuvo de luto por el fallecimiento del Duque de Edimburgo y las banderas de los edificios gubernamentales ondearon a media asta.
 
La reina Isabel II asistió al funeral de su esposo con una máscara médica y cumpliendo con el distanciamiento social con el resto de su familia en el Castillo de Windsor, debido a las restricciones de la pandemia.
 
Testigos oculares afirmaron que durante la fiesta "se bebió alcohol en exceso, mientras que los invitados bailaron en algunos momentos”, según el diario.
 
“Las reuniones se prolongaron mucho más allá de la medianoche, según una fuente”.
 
Una portavoz del primer ministro dijo que su exdirector de comunicaciones, James Slack, "dio un discurso de despedida" en uno de los eventos.
 
Slack se disculpó este viernes por la “ira y el dolor” causado por la fiesta.
 
“Deseo disculparme sin reservas por la ira y el dolor causado. Este evento no debería haber pasado en el momento en el que pasó. Lo siento profundamente y asumo toda la responsabilidad”, dijo.
 
Al unirse a otros políticos, incluido el líder de los conservadores escoceses, Douglas Ross, el parlamentario conservador Andrew Bridgen, quien apoyó a Johnson en la campaña del brexit, dijo este viernes que el primer ministro debería renunciar.
 
“Siempre estaré agradecido por lo que ha logrado Boris y su legado debe cimentarse ahora con una salida digna de la política”, escribió en Twitter.
 
Anteriormente, Sir Keir Starmer, el líder del principal opositor, el Partido Laborista, pidió la renuncia de Johnson.
 
“Ahí lo tenemos. Tras meses de mentiras y engaños, el patético espectáculo de un hombre al que se le han acabado las opciones. Su defensa alegando que no se dio cuenta de que estaba en una fiesta es tan ridícula que en realidad es ofensiva para el público británico", dijo este miércoles el político opositor.
 
“Finalmente se vio obligado a admitir lo que todos sabían, que cuando todo el país estaba confinado, él estaba albergando fiestas para emborracharse en Downing Street”, agregó.
 
Ian Blackford, el líder para Westminster del Partido Nacional Escocés, también pidió a Johnson que renuncie al decir: "Se ha perdido la confianza y las personas no perdonarán ni olvidarán".
 
Por otra parte, un estudio publicado el martes por la empresa de investigación de mercado Savanta ComRes reveló que el 66% de los británicos piensa que Johnson debería renunciar, incluido el 42% de aquellos que votaron por el Partido Conservador, al que pertenece, en las elecciones de 2019.
 
*Aicha Sandoval Alaguna contribuyó con la redacción de esta nota.
El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.