Mundo

Continúan las protestas contra el golpe de Estado en Myanmar pese a las restricciones

Los manifestantes exigen la liberación de los líderes detenidos y el regreso a la democracia.

Kyaw Ye Lynn   | 09.02.2021
Continúan las protestas contra el golpe de Estado en Myanmar pese a las restricciones Policías antidisturbios vigilan una protesta celebrada contra el golpe militar, el 9 de febrero de 2021, en Rangún, Myanmar. Miles de manifestantes se reunieron en Rangún, Mandalay y Naipyidó, las tres ciudades más grandes del país para exigir el fin del régimen militar y la liberación de los líderes detenidos. (Agencia Anadolu)

Rangún, Myanmar

En Myanmar los manifestantes salieron a las calles este martes por cuarto día consecutivo, desafiando la advertencia del Ejército sobre que tomarían acciones legales ante reuniones públicas.

El Consejo Administrativo Estatal, encabezado por el jefe militar Min Aung Hlaing, impuso un toque de queda en todo el país y prohibió las reuniones públicas de más de cinco personas después de un golpe de Estado ocurrido la semana pasada.

Cientos de miles de manifestantes antigolpistas se manifestaron en Rangún, Mandalay y Naipyidó las tres ciudades más grandes, así como en otras partes del país, para exigir el fin del régimen militar y la liberación de los líderes detenidos.

Ko Ko Htay, un residente de 62 años en Lanmadaw, un municipio del centro de Rangún, aseveró que no reconocen el Gobierno militar ni reciben órdenes de ellos.

“Parece que están dispuestos a tomar medidas enérgicas contra nosotros... No nos inclinaríamos, sino que seguiremos protestando hasta que se restablezca la democracia y el gobierno civil”, le dijo a la Agencia Anadolu.

Ver también: La junta militar en Myanmar corta el internet

Las fuerzas de seguridad fueron desplegadas para evitar que los manifestantes en los municipios periféricos marchen hacia el centro de las ciudades, donde se están llevando a cabo manifestaciones masivas.

El lunes por la noche el jefe militar en su primer discurso televisado desde la toma de posesión aseguró que se celebrarán nuevas elecciones después de un año de gobierno militar.

Zin Mar Aung, miembro de la gobernante Liga Nacional para la Democracia (LND), aseguró que no creen en las promesas de la junta militar.

“Vimos promesas tan falsas después del golpe militar en 1990. Tomó dos décadas volver al gobierno civil. Por lo tanto, no permitiremos que esto vuelva a suceder”, dijo Aung a la Agencia Anadolu por teléfono.

El golpe

El Ejército de Myanmar, oficialmente conocido como Tatmadaw, declaró el estado de emergencia el 1 de febrero, horas después de detener al presidente Win Myint, a la consejera de Estado Aung San Suu Kyi y a otros miembros de alto rango del partido gobernante LND.

Suu Kyi se desempeñó como consejera estatal y líder de facto de Myanmar de 2016 a 2021, luego de una larga lucha por la democracia en la nación que le valió el Premio Nobel de la Paz en 1991.

Pero su silencio sobre la masacre de musulmanes rohinyá y la defensa del genocidio por parte de los militares generó duras críticas en todo el mundo.

El golpe tuvo lugar horas antes de que se convocara la primera sesión del nuevo Parlamento del país después de las elecciones de noviembre pasado, en las que la LND de Suu Kyi logró avances radicales. Los militares justifican la toma del poder argumentando que hubo "fraude electoral" en las urnas.

*Daniela Mendoza contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.