Mundo

Conmemoran en Bogotá los 40 años de la Revolución Sandinista

La embajadora nicaragüense en Colombia hizo un recuento de las intervenciones de EEUU en su país y argumentó que la difícil situación que atraviesa Nicaragua se debe a un intento de golpe de Estado.

Santiago Pena Aranza   | 21.07.2019
Conmemoran en Bogotá los 40 años de la Revolución Sandinista El jefe de la Oficina Política de la Embajada de Cuba en Colombia, Omar García (izquierda); la presidenta de la Fundación Centro Bolivariano de Promoción, Ángela Moscoso (2da izquierda); el embajador de Palestina en Colombia, Raouf N. A. Almalki (centro); el embajador de Bolivia en Colombia, Edmundo Polo Ariñez (3ro derecha); la embajadora de Nicaragua en Colombia, Yara Pérez (2da derecha); y el delegado comercial de Taiwan en Colombia, Chin-Cheng Han (derecha), durante la celebración del 40 aniversario de la Revolución Sandinista en Bogotá, Colombia, el 19 de julio de 2019. (Juancho Torres - Agencia Anadolu)

BOGOTÁ, Colombia

En un acto privado al norte de Bogotá, la embajadora de Nicaragua en Colombia, Yara Pérez, a nombre de su Gobierno invitó el viernes 19 de julio a celebrar el 40º aniversario de la Revolución Sandinista.

Al evento, que se realizó en la Fundación Centro Bolivariano de Promoción Humana Integral, asistió el embajador del Estado Plurinacional de Bolivia en Colombia, Edmundo Polo Ariñez; el embajador de Palestina en Colombia, Rauf N. A. Almalki; el jefe de la Oficina Política de la Embajada de Cuba en Colombia, Omar García; así como representantes de movimientos sociales, sindicatos y partidos políticos colombianos.

La conmemoración comenzó con el canto del 'Himno de la Unidad Sandinista' y continuó con un discurso de la embajadora donde hizo un recuento de la historia de Nicaragua desde 1856, en el que resaltó las intervenciones de Estados Unidos en su país y los logros de la revolución.

Las intervenciones de EEUU en Nicaragua

Las manos de Estados Unidos en Nicaragua se ven desde 1956, cuando el abogado y político estadounidense William Walker, que participaba en uno de los bandos de la guerra civil que había entonces, se hizo elegir de manera fraudulenta como presidente de la república, aunque no duró mucho tiempo porque los patriotas nicaragüenses lo expulsaron en la Batalla de San Jacinto.

En 1912 empieza oficialmente una ocupación en el país centroamericano en el marco de las guerras bananeras, donde también intervinieron en otros países de Centroamérica y el Caribe.

La potencia del norte desde 1916 sometió a Nicaragua a un régimen que prácticamente era un protectorado, pero los impactos de la Gran Depresión (1929) y la resistencia del movimiento guerrillero encabezado por Augusto César Sandino hizo que en 1933 el presidente estadounidense Herbert Hoover retirara las tropas del país centroamericano.

Antes de retirarse, los Estados Unidos crearon la Guardia Nacional y pusieron al frente al general Anastasio Somoza García, que ordenaría a traición en 1934 el asesinato de Sandino.

Actualmente Sandino es considerado héroe nacional de Nicaragua y se le llama "General de hombres libres" y "Jefe del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional".

Sus ideales y enseñanzas fueron retomados por el profesor y revolucionario Carlos Fonseca Amador y sus compañeros que fundan en 1961 el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Fonseca es capturado y asesinado por la Guardia Nacional en 1976, tres años antes de la victoria del FSLN contra la dictadura de Anastasio Somoza Debayle, hijo del dictador Somoza García.

Los Estados Unidos, usando la OEA, intentan frenar el avance del FSNL pero no consiguen el suficiente apoyo de los países latinoamericanos. También intentan intervenir en Nicaragua con "motivos humanitarios", pero fracasan. Finalmente, para controlar la situación, le piden la renuncia a Somoza y el presidente del Congreso, que asume como presidente, pide a los sandinistas deponer las armas pero ante su negativa y avance sobre Managua, también renuncia y huye, dando comienzo así a la Revolución Sandinista.

Nicaragua 1979-2017

El actual presidente Daniel Ortega, uno de los líderes más importantes del sandinismo, fue desde el triunfo de la revolución en 1979 hasta 1990, Coordinador de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional de Nicaragua.

Durante el primer año de revolución se realizó la gran cruzada nacional de alfabetización con la que se redujo el analfabetismo del 64% a 13%, se entregó tierra a los campesinos y se garantizó educación y salud gratuita para todos los nicaragüenses. También se facilitaron créditos para la producción agrícola.

En 1981, el presidente estadounidense Ronald Reagan empieza una política de aislamiento hacia Nicaragua y organiza, apoya y financia una operación armada contra la revolución que duró más de diez años.

Las primeras elecciones libres en el país se dan en 1984, dando como vencedor al comandante Daniel Ortega con el 63% de los votos. Su Gobierno estuvo marcado por las dinámicas de la Guerra Fría, una política progresista de corte intervencionista y una guerra civil que derivó en una profunda crisis económica.

Esta situación llevó a que en 1990 se celebraran unas nuevas elecciones en las que los sandinistas pierden el poder con Violeta Barrios de Chamorro, que da inicio a un periodo de 16 años de gobiernos neoliberales.

Con un periodo de gobiernos pro estadounidenses en Nicaragua, fue más fácil que los paramilitares de la CIA, conocidos como 'La Contra', se desarmaran y que el país se acogiera a las recetas económicas del Consenso de Washington, lo que lleva a las privatizaciones, alzas en los precios y en las tarifas de los servicios públicos, la devaluación de la moneda en un 400%, el aumento del desempleo, entre otras consecuencias económicas.

En 2006 el pueblo nicaragüense elige nuevamente al Frente Sandinista, que esta vez toma el poder por las urnas.

El nuevo Gobierno de Ortega, que llega en la coyuntura de la influencia de Hugo Chávez en América Latina, restablece la gratuidad en los servicios de educación y salud, despenaliza el homosexualismo en 2008 y vuelve a estar en la mira de los Estados Unidos, que en 2010 lo acusa de recibir dineros del narcotráfico.

Eso no impide que Ortega vuelva a obtener la victoria en las elecciones presidenciales de noviembre de 2011, donde con el 62% de los votos los sandinistas aseguran el mandato 2012-2017, calificado como ilegítimo por la oposición pero avalado por la OEA y la Unión Europea.

En las elecciones de 2016 el líder sandinista es reelegido nuevamente para el periodo 2017-2022, con el 72,5% de los votos.

Nicaragua desde abril de 2018

El país centroamericano vive una crisis socio-política desde abril de 2018, cuando diversos grupos civiles iniciaron protestas contra una reforma en el sistema de seguridad social propuesta por el Gobierno de Daniel Ortega.

Para enfrentar la situación el Gobierno y la coalición opositora Alianza Cívica han llevado a cabo diálogos que de momento no han derivado en ningún acuerdo.

Según la embajadora en Colombia, Yara Pérez, los manifestantes son "un grupo de nicaragüenses disidentes con sentimientos mezquinos (...) financiados por el imperio", haciendo referencia a Estados Unidos.

La diplomática aseguró que la situación difícil que atraviesa su país se debe a un "intento de golpe de Estado blando contra el Gobierno elegido democráticamente", que "no contaba con un pueblo rebelde que no se deja dominar por vende patrias".

Pérez argumentó que antes de la intentona golpista, Nicaragua era el segundo país de América Latina en seguridad ciudadana y el tercero en crecimiento económico.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida. Póngase en contacto con nosotros para obtener las opciones de suscripción.
Temas relacionados
Bu haberi paylaşın