Mundo

Argentina cierra totalmente sus fronteras para evitar la propagación del COVID-19

El presidente Alberto Fernández amplió las restricciones que ya regían para ciudadanos extranjeros y ahora los argentinos tampoco podrán ingresar al país.

Emiliano Limia   | 27.03.2020
Argentina cierra totalmente sus fronteras para evitar la propagación del COVID-19 Calles vacías debido al brote de coronavirus (COVID-19) en Buenos Aires, Argentina, el 20 de marzo de 2020. (Muhammed Emin Canik - Agencia Anadolu)

BUENOS AIRES

A partir de este viernes, Argentina cerró totalmente sus fronteras en lo que es un paso más por evitar la propagación del coronavirus, una medida que ya existía para los ciudadanos extranjeros y que ahora se extiende para los argentinos que se encuentran en el exterior, residan o no en el país.

De esta manera, ninguna persona podrá ingresar al territorio nacional hasta el 31 de marzo, fecha que podría ser prorrogable según lo dispongan las autoridades.

Quedan exceptuados aquellos cuya labor sea considerada esencial (por ejemplo, personas que se ocupen del traslado de mercaderías como alimentos, medicamentos y elementos sanitarios), así como aquellas personas que se encuentren en tránsito aéreo y tengan programado su ingreso al país en las 48 horas posteriores a la entrada en vigencia de la medida.

El decreto de necesidad y urgencia (DNU) firmado por el Gobierno comenzó a regir a partir de las 00.00 horas de este viernes, día en que llegarán los últimos vuelos programados y cuyos pasajeros quedarán alojados en hoteles de Buenos Aires para cumplir con la cuarentena obligatoria.

A partir de la entrada en vigencia del nuevo DNU, ahora los argentinos tampoco podrán ingresar por ningún punto de acceso, ni por vía aérea ni por pasos fronterizos con países limítrofes ni por puertos fluviales.

Así, el Gobierno argentino busca frenar la circulación del virus y evitar tener que enfrentar la pandemia con mayores complicaciones para el sistema de salud.

Se estima que son más de 10 mil los argentinos varados en el exterior esperando la resolución de sus casos, y según el DNU será la Cancillería argentina la que a través de sus embajadas y consulados asistirá a los ciudadanos que se encuentren fuera del país.

Desde el Gobierno aclararon que darán prioridad a los adultos mayores de 65 años y que buscarán reglamentar su ingreso cuanto antes por tratarse de una población de riesgo.

Las restricciones para los extranjeros ya se habían dispuesto el pasado 16 de marzo, tres días después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara al coronavirus como una pandemia.

Con respecto a los extranjeros que aún se encuentran en el país, ya hay vuelos previstos de países que están repatriando a sus ciudadanos y se evaluarán los casos de países que quieran seguir sumando aviones.

Por otro lado, las autoridades están evaluando ampliar la duración del aislamiento obligatorio, que actualmente está previsto hasta el 31 de marzo, pero que podría ser extendido hasta el 6 o el 13 de abril.

Hasta el momento, en el país se han registrado 589 casos de infectados por el COVID-19, 13 muertes y 72 recuperados.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.