Mundo

¿EEUU sobornó a los estados árabes para normalizar sus relaciones con Israel?

Aún no está claro si la normalización con Israel traerá la paz a Medio Oriente o si será solo una etapa temporal de 'luna de miel'.

Mahmoud Mohamed Barakat,Mohammed al-Ragawi, Mohamed Amin, and Mohanad Abujehesha   | 13.01.2021
¿EEUU sobornó a los estados árabes para normalizar sus relaciones con Israel? Bandera de Estados Unidos (Yasin Ozturk - Agencia Anadolu)

Ankara

En 2020 los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Baréin, Sudán y Marruecos anunciaron controvertidos acuerdos de normalización de relaciones con Israel, siguiendo los pasos de hace décadas de Egipto y Jordania, que firmaron pactos con Israel en 1979 y 1994, respectivamente.

Durante una ceremonia en la Casa Blanca el pasado 15 de septiembre, los Emiratos Árabes Unidos y Baréin firmaron el acuerdo patrocinado por Estados Unidos, conocido oficialmente como los Acuerdos de Abraham, para establecer relaciones diplomáticas con Israel.

“Debe admitirse que los Emiratos Árabes Unidos y Baréin normalizaron las relaciones con Israel a nivel oficial, pero la normalización a nivel secreto ya estaba en marcha hace mucho tiempo”, sostuvo Ateq Jarallah, un investigador yemení, a la Agencia Anadolu.

El investigador citó la presión de Estados Unidos y la debilidad de los países árabes y las instituciones islámicas para que los dos estados del Golfo normalizaran los lazos con Israel.

“Los pueblos árabes no estaban en el mismo nivel de oposición y rechazo a la normalización, por lo que los Emiratos Árabes Unidos encontraron esta oportunidad para anunciar formalmente su normalización con Israel”, agregó.

Ahmed Atawna, director del Centro de Visión para el Desarrollo Político, cree que la creciente influencia de Irán en la región también fue una de las principales razones detrás de la normalización de los Emiratos Árabes Unidos y Baréin con Israel.

“La fuerte presencia de Irán en Irak, Siria y Yemen aumentó la necesidad de los estados del Golfo Árabe del apoyo y la protección de Estados Unidos. Esto permitió que Estados Unidos ejerciera más presión sobre estos países y condicionara la concesión de sus servicios a través de Tel Aviv”, sostuvo Atawna.

Pros y contras

Jarallah opina que la aspiración de los emires de reforzar su influencia regional está detrás de su decisión de normalizar los lazos con Israel.

“Los Emiratos Árabes Unidos no se ven a sí mismos como un país encantador en la comunidad internacional y a nivel popular en los países árabes e islámicos. Por lo tanto, cree que protegerse detrás del lobby sionista fortalecerá su influencia en la región y defenderá su historial de derechos humanos a nivel internacional”, opinó el experto.

En cuanto a Baréin, señaló Jarallah, “sus ganancias son pocas para el tamaño del país. Su mejor ganancia es estar presente en los acuerdos internacionales, así como encontrar una salida a cualquier movimiento popular chiita que amenace su régimen”.

Atawna compartió una opinión similar: “A estos países les puede parecer que obtuvieron beneficios inmediatos al fortalecer las relaciones con Estados Unidos y adquiriendo algunos sistemas militares y de seguridad israelíes, o teniendo un amigo o aliado en la región para ayudarlos a enfrentar riesgos potenciales”.

“Pero estos países no obtendrán ninguna ganancia real, principalmente porque estos países son muy ricos y tienen experiencias exitosas en términos de economía, salud y educación en comparación con Israel”, indicó Atawna.

Por el contrario, estos países están perdiendo mucho a nivel estratégico, aseguró el director del centro.

“Están fortaleciendo la influencia de Israel en la región, lo que saboteará a estos países desde adentro como lo que hemos visto en Egipto y Jordania, cuya normalización con Israel no les dio nada”, dijo Atawna.

Asesinos de la paz

Abu Dabi dijo que Israel ha suspendido los planes de anexar grandes partes de la ocupada Cisjordania bajo su acuerdo de normalización con Israel. Pero este acuerdo generó preocupaciones de que tal medida evitaría que una solución de dos estados mutuamente acordada para el conflicto israelí-palestino sea posible.

“Esta normalización no llevará a cambios fundamentales en la región, excepto que representa un fuerte golpe para los palestinos y la causa palestina”, afirmó Atawna.

“El acuerdo debilitó significativamente la posición política palestina, porque la normalización se opone a la base de la Iniciativa de Paz Árabe, ya que se basa en la idea de otorgar un estado palestino a cambio de la normalización árabe con Israel, pero ahora Israel obtuvo la normalización sin dar a los palestinos nada”, agregó.

Esta preocupación también se destaca en las críticas de la Autoridad Palestina a los acuerdos de Baréin y de los Emiratos, con el presidente Mahmud Abás señalando que la paz no se puede lograr sin el fin de la ocupación israelí de las tierras palestinas.

A corto plazo, Jarallah espera que “la normalización haya llegado a su punto culminante y sea posible detenerse temporalmente en este punto”.

Alivio de la deuda

La decisión de Sudán de normalizar las relaciones con Israel ha generado amplias condenas de los partidos políticos dentro del país.

“El gobierno de transición no tiene derecho a tomar tal decisión e incluso dijeron que lo dejarían en manos del parlamento, pero no lo hicieron”, dijo Fadul Allah Burma, presidente del Partido Nacional Umma. “Acordamos después de la revolución [contra el presidente Omar al-Bashir] que mantendremos relaciones exteriores equilibradas con el mundo, pero esto no sucedió”.

Kamal Karar, un miembro destacado del Partido Comunista, calificó el acuerdo de normalización como “humillante”, argumentando que el Gobierno de transición firmó el acuerdo patrocinado por Estados Unidos con la esperanza de aliviar las deudas del país.

El mismo día que Jartum firmó el acuerdo patrocinado por Estados Unidos para normalizar los lazos con Israel, Washington firmó un memorando de entendimiento con Sudán para liquidar USD 1.000 millones de los atrasos del país con el Banco Mundial.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Stephen Mnuchin, quien firmó los dos acuerdos, dijo que Sudán obtendrá muchos beneficios económicos internacionales: “Eso creará importantes oportunidades positivas para Sudán a la hora de desbloquear grandes cantidades de fondos tanto en el Banco Mundial, el FMI y en Estados Unidos”.

Marruecos y el Sahara Occidental

Las relaciones diplomáticas oficiales entre Marruecos e Israel comenzaron en 1994 a un nivel bajo. Pero Rabat congeló los lazos con Tel Aviv en el año 2000, tras el estallido de la segunda intifada palestina.

Incluso antes del reconocimiento oficial, las relaciones entre los dos países se han extendido a las últimas décadas, incluso con la inmigración de judíos marroquíes a Israel y las reuniones entre funcionarios de los dos países. Eso también incluyó una reunión entre el rey de Marruecos, Mohamed VI, y el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu.

Marruecos e Israel acordaron normalizar las relaciones en un acuerdo negociado con la ayuda de Estados Unidos en diciembre.

Ver también:  Jordania: 'Israel debe detener de inmediato sus excavaciones en la Plaza Burak de la Mezquita Al-Aqsa'

Como parte del acuerdo, Estados Unidos reconoció la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental, una región en disputa reclamada tanto por Rabat como por el Frente Polisario respaldado por Argelia.

Rabat asegura que la medida no fue una normalización, sino una reanudación de las relaciones oficiales que comenzaron en 1993 pero fueron suspendidas siete años después.

Abdel Fattah El-Fatihi, director del Sahara and Africa Center for Strategic con sede en Rabat, dijo que la normalización de Marruecos con Israel se produjo por muchas razones, incluida su posición en la región del Sahara.

“Marruecos ha normalizado las relaciones por varias razones, incluido el hecho de que está interesado en volver a fortalecer sus lazos con sus ciudadanos judíos, que suman más de 1,5 millones de ciudadanos judíos marroquíes en Israel”, dijo El-Fatihi, y señaló que tal medida “reviviría la actividad turística de Marruecos después de la pandemia de coronavirus”.

El experto político destacó que la medida también ayudará a Rabat a atraer importantes inversiones extranjeras “así como beneficiarse de la superioridad tecnológica [de Israel] para sus proyectos de desarrollo”.

“A nivel político, se espera que Marruecos, utilizando sus relaciones con Israel, juegue un papel importante en el diálogo palestino-israelí”, dijo El-Fatihi.

Agregó que “para reanudar sus relaciones diplomáticas con Israel, Marruecos fortalecerá su posición negociadora sobre el Sahara, y esto se verá reforzado por la movilización estadounidense de sus aliados para el reconocimiento internacional del Sahara marroquí”.

*Daniela Mendoza contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.