Mundo, Economía

Cientos de comercios cerrados: el anticipo de una fuerte crisis económica en Argentina

A partir del aislamiento obligatorio para prevenir la propagación del coronavirus, que desaceleró la economía, se calcula que al menos 25 mil comercios porteños no volverán a abrir sus puertas.

Emiliano Limia   | 19.06.2020
Cientos de comercios cerrados: el anticipo de una fuerte crisis económica en Argentina En todas las zonas comerciales del Área Metropolitana de Buenos Aires se empezaron a ver con más frecuencia letreros en los que se anuncian cierres definitivos, ya sea porque los dueños cerraron su negocio de manera total o porque cierran alguna sucursal por no poder mantener los gastos. (Muhammed Emin Canik - Agencia Anadolu)

Buenos Aires

Por: Emiliano Limia

En Argentina crece la preocupación por el cierre de comercios y pequeñas y medianas empresas (pymes). El país atraviesa un momento muy complejo, sobre todo en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde la cuarentena ya lleva tres meses y existen perspectivas de que se prolongue tal vez dos o tres meses más.

En todas las zonas comerciales del AMBA se empezaron a ver con más frecuencia letreros en los que se anuncian cierres definitivos. Ya sea porque los dueños cerraron su negocio de manera total, o porque cierran alguna sucursal por no poder mantener los gastos, o porque saben que les va a ser imposible afrontar las deudas dentro de uno o dos meses, cuando puedan volver a abrir.

Los letreros que se ven por todo Buenos Aires de negocios que no volverán a abrir sus puertas

En todas las zonas comerciales del Área Metropolitana de Buenos Aires se empezaron a ver con más frecuencia letreros en los que se anuncian cierres definitivos, ya sea porque los dueños cerraron su negocio de manera total, porque cierran alguna sucursal por no poder mantener los gastos o porque saben que les va a ser imposible afrontar las deudas cuando puedan volver a abrir.

Néstor Calderón estaba al frente de un local de ropa interior en un paseo de compras de Buenos Aires. “Tenía todos los impuestos al día, nunca me retrasé con ningún pago, aunque ya antes de la cuarentena nos costaba sostener gastos fijos como el alquiler y los servicios”, relata.

“Es lindo cuando uno monta un negocio, y es muy triste cuando lo tiene que desmontar. Se pierde la esperanza. Hace más de 96 días que me fui y ya no volví a abrir, así que me vi obligado a cerrar definitivamente el negocio y ver si puedo vender mis artículos por medio digital o delivery”, comenta.

Según los pronósticos de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA), al menos 25 mil comercios porteños no volverán a abrir sus puertas.

Guido Gianni, agente inmobiliario, asegura que “muchos comerciantes no quisieron acumular deudas y decidieron cerrar. Y muchos dueños prefieren que su local esté vacío a que esté ocupado y que no le paguen”.

Las restricciones impuestas por el asilamiento preventivo y obligatorio han hecho que buena parte de los comercios no pueda atender al público, mientras que los alquileres se pretenden seguir cobrando, aunque la mayoría no los pueda pagar.

“De los locales que administramos, ningún inquilino pagó”, advierte Gianni. “La venta de ropa es la más castigada, también los comercios relacionados con eventos sociales como los salones de fiesta, y los relacionados al deporte, como gimnasios y canchas de fútbol”, continúa.

El martes pasado, el jefe de Gobierno, porteño Horacio Rodríguez Larreta, declaró que “si la situación se complica (en términos de circulación viral), volveremos para atrás”, en referencia a las actividades que se fueron flexibilizando. “Hay que ver la evolución de los contagios y de la capacidad ocupada del sistema sanitario público”, destacó.

Salud y economía

Ante una parte importante de la sociedad exhausta luego de tres meses de aislamiento, Rodríguez Larreta intuye que la cuarentena empieza a perder legitimidad, sobre todo para los cuentapropistas, trabajadores informales y empresarios pyme que necesitan tener un horizonte.

Esta semana también habló el viceministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires (PBA), Nicolás Kreplak, quien dejó entrever que si la cuarentena asegurara que hasta el 15 de septiembre no se colapsa el sistema de salud, él la extendería.

Sus declaraciones se dieron en un momento en que el nivel de contagios viene aumentando y evidencia una mayor circulación del virus, principalmente en la provincia de Buenos Aires. Hasta el momento, de las 4.800 camas de terapia intensiva disponibles, las ocupadas representan el 45%.

Ver también: COVID-19 dejó en evidencia el deterioro en el sistema penitenciario argentino

El dato preocupante es el índice de positividad de los testeos. En los últimos días, ese índice es del 50% en el AMBA; significa que una de cada dos personas que se testean da positivo, mientras que la OMS indica que debería rondar el 10%.

Es un número muy elevado, del cual se desprende que se están haciendo pocos test en relación con la cantidad de casos que resultan positivos. Argentina ha hecho hasta el momento 245 mil testeos, siendo uno de los países con menos cantidad de testeos por millón de habitantes de la región.

En este contexto, algunos especialistas advierten que el sistema sanitario se podría colapsar en 40 días, por lo que extender la cuarentena serviría para ganar más tiempo, ralentizar los contagios y así llegar a septiembre sin que colapse el sistema de salud.

La pregunta que cabe hacerse entonces es si hay espacio político, social y económico para hacerlo, si hay respaldo y consenso para tolerar hasta septiembre una cuarentena como la que rige en la actualidad.

Todo indicaría que si no hay una redifinición de cuál será la ayuda económica por parte del Estado, podría haber una oleada de cierre de empresas y comercios con el consecuente crecimiento del desempleo.

Se estima que el derrumbe de la economía argentina será similar o peor que la crisis que vivió el país en el año 2002, cuando el desempleo superó el 20% y la pobreza el 50%.

Ver también: Escuela en la Antártida, la única que ha permanecido abierta en Argentina

La administración de Alberto Fernández armó un paquete de medidas para apoyar al sector privado con el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y a la Producción (ATP), que incluía el pago de hasta el 50% de salarios para las empresas. Además, proporcionó una línea de créditos a tasas bajas.

El problema radica en que eso fue pensado inicialmente para un escenario de cuarentena que se estimaba en dos meses (abril y mayo). De extenderse la cuarentena hasta septiembre, se necesitará otro tipo de medidas.

Por otro lado, rige también para las empresas la prohibición de despedir empleados, aunque sí están permitidas las suspensiones con un recorte salarial de hasta el 30% (un tercio de los trabajadores formales está suspendido).

Tensiones entre la provincia y Capital Federal

Existe un fuerte debate con respecto a si se va a endurecer la cuarentena en el Área Metropolitana de Buenos Aires, ya que es el área que genera prácticamente la mitad del PBI del país (48%). Será necesario repensar la asistencia económica si se quiere evitar que la cuarentena se traduzca en un cierre masivo de comercios y empresas.

Las tensiones tienen que ver con el aumento de la cantidad de contagiados en toda la zona del AMBA, dividida en Capital Federal (gobernada por el principal partido opositor), y el conurbano bonaerense, en donde gobierna el oficialismo.

Hay un principio de acuerdo en profundizar los controles en el transporte público, para que sea utilizado solamente por trabajadores esenciales relacionados a los rubros de alimentos, salud y seguridad, entre otros.

Pero hay desacuerdos con respecto a la propuesta del oficialismo de dar marcha atrás con algunas actividades que fueron habilitadas fundamentalmente en la Capital Federal. Esto tiene que ver con que cuanto más actividades estén habilitadas, más trabajadores se trasladan en el transporte público y eso es justamente lo que se busca restringir.

Aunque aún no se ha anunciado de manera oficial, se sabe de manera extraoficial que la cuarentena seguirá al menos hasta el 12 de julio. Algunos funcionarios aseguran que se extenderá durante todo el mes de julio; otros prevén incluso todo el mes de agosto.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.