Mundo, Economía

¿Cuál es el futuro de Venezuela en cuestiones de energía y economía?

Luis Pacheco, experto en el sector energía del Instituto Baker de política pública, expuso a la Agencia Anadolu los desafíos y oportunidades de Venezuela en este sentido.

Murat Temizer   | 07.02.2019
¿Cuál es el futuro de Venezuela en cuestiones de energía y economía? (Página oficial de PDVSA)

ANKARA

La Agencia Anadolu consultó a Luis Pacheco, miembro del Instituto Baker de la Universidad Rice, con respecto a sector de la energía, economía y política de Venezuela.

Pacheco cuenta con más de 35 años de experiencia en la industria de la energía, incluidos 17 trabajando con la compañía petrolera de Venezuela PDVSA y sus afiliados entre 1986 y 2003. También fue asesor de estrategias y energía de la empresa de telecomunicaciones venezolana CANTV entre 2005 y 2007 y también trabajó en Colombia como asesor de la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

De 2004 a 2007, Pacheco fue co-propietario y presidente de una firma de consultoría de gestión, trabajando con grandes compañías como Repsol, Pemex y el Banco Mundial, entre otras. De 2008 a 2016, fue vicepresidente senior de planificación y tecnología de la información en Pacific Exploration & Production, anteriormente Pacific Rubiales Energy, la mayor empresa privada de petróleo y gas en Colombia y Perú.

¿Veremos elecciones presidenciales en Venezuela en un futuro cercano teniendo en cuenta el apoyo de Estados Unidos a la oposición?

El grupo de Lima ha ejercido presión por una solución a la creciente crisis venezolana desde hace un tiempo. Las controversiales elecciones convocadas por el gobierno en mayo del año pasado, junto con la actual crisis migratoria han llevado a Estados Unidos a unirse a la riña.

Una vez Estados Unidos se involucra, y ahora importantes países europeos, la situación se convierte en un peón de una batalla más grande que involucra a China, Rusia y Turquía.

Entonces, a corto plazo, veremos una continua profundización de la crisis humanitaria y económica, ya que el gobierno ahora puede usar las sanciones impuestas por Estados Unidos como una excusa para su mala gestión de la economía durante años y no modificará su comportamiento.

Aún está por verse si esas sanciones, más la presión diplomática internacional, ponen al gobierno de rodillas. Incluso si eso ocurre, las elecciones tardarán un tiempo en organizarse, ya que las autoridades electorales deben ser reemplazadas.

Por desgracia, es una situación compleja que solo puede resolverse si las fuerzas militares actúan de manera justa y apoyan el cambio. Es difícil saber el momento, pero me atrevería a suponer que serán meses.

¿Cuáles son sus predicciones sobre lo que sucederá con Venezuela y el mercado petrolero mundial después del 28 de abril, la fecha límite en que el gobierno tiene que vender petróleo crudo a Estados Unidos?

La fecha del 28 de abril parece haber sido elegida para coincidir con un pago de cupón de activos para evitar que CITGO [una subsidiaria de la petrolera estatal venezolana PDVSA] quede en incumplimiento. Incluso ahora, si nos fijamos en los informes de prensa, hay una serie de petroleros estancados en el Golfo de México, con el petróleo venezolano esperando ser descargado porque los compradores no están muy seguros de cómo proceder ni a quién pagar.

Hay un exceso similar en los puertos venezolanos. En cualquier caso, el régimen de Maduro deberá desviar las cargas a partir de ahora y no esperar hasta abril, para generar ingresos; y CITGO tendrá que encontrar fuentes alternativas de crudo. La cuestión de cómo se administrará CITGO de ahora en adelante todavía está pendiente.

Es importante comprender que CITGO está muy apalancado y asediado desde diferentes lugares, ya que es el activo venezolano más valioso en el extranjero; por lo tanto, debe recorrer con cuidado el camino que tiene por delante.

¿Cómo abordarán los comerciantes que compren el petróleo de PDVSA las sanciones impuestas por Estados Unidos para el 28 de abril?

Los comerciantes estadounidenses y las compañías petroleras acatarán las sanciones. El mercado petrolero se ajustará a la nueva realidad; de hecho, deberían estar haciéndolo ahora.

En el corto plazo, las sanciones se aplicarán a la estrategia de la OPEP [a partir del acuerdo del cartel de 2016 para reducir la producción de petróleo], ya que todavía hay una gran cantidad de suministro de crudo y, por lo tanto, la falta de barriles venezolanos puede mitigarse. En seis meses, el efecto puede ser diferente, dependiendo de si hay un repunte en la demanda.

¿Puede Venezuela encontrar mercados alternativos y sobrevivir sin el mercado de los Estados Unidos luego de la prohibición de importar petróleo?

1. Tendrán que desviar el petróleo a mercados menos atractivos.

2. Será más difícil comprar aceites más ligeros que son necesarios para producir sus crudos pesados.

3. Será más difícil comprar la gasolina y otros combustibles que necesita para sus mercados internos, ya que PDVSA ha dejado que sus refinerías se agoten por falta de mantenimiento e inversión.

Muchos expertos creen que India y China pueden ser las posibles rutas para el petróleo venezolano. ¿Está de acuerdo?

En efecto. Esa es la ruta de escape más probable por así decirlo. Más India que China: China de hecho no tiene la capacidad adecuada de refinería para el crudo venezolano. Ese desvío de volúmenes tendrá un costo, debido a la compleja situación y los crecientes costos de transporte para esos mercados.

Supongo que PDVSA ya está haciendo esos acuerdos directamente o a través de comerciantes “amigables”, sin preocuparse demasiado por el petróleo, igual que hace el régimen ya con el oro y otros recursos naturales.

Hay que entender que, aunque no hay una guerra en el sentido convencional para justificarla, hay un caos en Venezuela.

*Daniela Mendoza contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida. Póngase en contacto con nosotros para obtener las opciones de suscripción.