Deportes

Juegos Paralímpicos de Tokio: los atletas brasileños vestirán uniformes adaptados a sus necesidades

El Comité Paralímpico Brasileño presentó la colección de indumentaria “accesible” que vestirá la delegación entre el 24 de agosto y el 5 de septiembre. Las prendas fueron diseñadas específicamente para cada perfil.

Federico Cornali   | 01.06.2021
Juegos Paralímpicos de Tokio: los atletas brasileños vestirán uniformes adaptados a sus necesidades La corredora velocista Lorena Spoladore y su guía, Renato Benhur, posan en la Japan House de Sao Paulo, durante la presentación de los uniformes oficiales. (Alexandre Urch/Exemplus/CPB - Handout - Agencia Anadolu).

BRASIL

Por: Federico Cornali

Así como las 15 ediciones anteriores de la competencia, los Juegos Paralímpicos Tokio 2020, que se disputarán entre el 24 de agosto y el 5 de septiembre de 2021, son una fuente inagotable de historias de superación. A su vez, se trata de un espacio de lucha por reconocimiento e igualdad a través del deporte. Sin embargo, muchas veces, las propias delegaciones de los países dejan escapar algunos detalles que limitan las posibilidades de sus propios atletas. Uno de los casos más comunes es la confección de trajes que no consideran las deficiencias o barreras motrices de los deportistas.

En este último punto, el Comité Paralímpico Brasileño (CPB) parece haber reaccionado a tiempo y, a 100 días del comienzo de los Juegos de Tokio, el pasado 17 de mayo, presentó, por medio de una transmisión en vivo en los canales oficiales del CPB, una colección de uniformes “accesibles” que los atletas de la delegación verdeamarela vestirán en Japón.

La velocista Lorena Spoladore y su guía, Renato Benhur, posan en la Japan House de Sao Paulo. Crédito: Alexandre Urch/Exemplus/CPB

En total, son 120 prendas diseñadas y confeccionadas por el equipo creativo del propio Comité Paralímpico nacional -poco después de rescindir con uno de los principales proveedores de material deportivo a nivel mundial. Desde el comienzo del proyecto, el objetivo fue claro: las ropas necesitaban “atender las necesidades y particularidades de las deficiencias de cada atleta”, lo que requirió un estudio minucioso de los perfiles de toda la delegación.

“Se nos presentó un desafío gigante para producir los uniformes, porque no solamente pensamos en la belleza estética y en la comodidad técnica para competir. Queríamos que nuestros atletas, con sus diferentes capacidades, sientan orgullo por vestir la indumentaria de su país. Para eso, conversamos particularmente con cada uno de ellos y sus equipos de trabajo, desde el inicio del proyecto”, comentó Alberto Martins, director técnico del CPB.

El lugar elegido para la presentación de los innovadores uniformes fue la Japan House de Sao Paulo, un predio que pertenece al Gobierno japonés, en el cual se difunde la cultura contemporánea del país asiático en Brasil. Los atletas elegidos como modelos para la producción fotográfica fueron los velocistas Lorena Spoladore (categoría T11 para ciegos), Gabriela Mendonça (clase T12 para atletas con baja visión), Vinicius Rodrigues (T63 para piernas amputadas) y Washington Junior Assís (T47 para brazos amputados); además, también estuvieron los especialistas en lanzamientos Raíssa Rocha (F56 sillas de ruedas), Joao Victor Teixeira (F37 para parálisis cerebral) y el atleta guía Renato Benhur, todos del atletismo.

La velocista Gabriela Mendonça posa durante la producción fotográfica que marcó el lanzamiento de los uniformes del CPB. Crédito: Alexandre Urch/Exemplus/CPB

Vale la pena una breve explicación sobre las letras y números que diferencian a cada categoría: la letra T representa a los atletas que compiten en pista (track, en inglés), mientras que la F es para quienes se desempeñan en campo (field, en inglés). Por su parte, el número que suele estar después de la letra se refiere al grado de discapacidad. Por ejemplo, los atletas ciegos compiten en la clase 11, con los ojos vendados y una persona (atleta) que los guía. En la clase 12 están los que tienen algún tipo de discapacidad visual, pero sin llegar a la ceguera completa. Estos pueden optar por ir con o sin guía.

El número 20 reúne a los deportistas con discapacidades intelectuales; existen tres eventos para hombres y mujeres en el programa: 1.500 metros llanos, salto en largo y lanzamiento de peso. Entre el 31 y el 38 están los atletas con parálisis cerebral u otras enfermedades que afectan la coordinación y el control muscular. Del 31 al 34, compiten sentados; del 35 al 38, de pie.

Regresando a los uniformes accesibles presentados por el Comité Paralímpico Brasileño, se observan recursos incorporados como nuevas prendas con una especie de cremallera con “tiradores ergonómicos”, que facilitan el uso y la autonomía para los atletas con limitaciones motoras o problemas articulares en las manos.

El atleta de velocidad Washington Junior Assis posa con la indumentaria que la delegación paralímpica brasileña lucirá en Tokio. Crédito: Alexandre Urch/Exemplus/CPB

Por su parte, los pantalones (joggings), bermudas y shorts de competencia poseen una apertura lateral que permiten un pasaje total de la prótesis para los deportistas con miembros inferiores amputados, además de una botamanga (pliegue en la parte inferior de la prenda) adaptada.

“La cremallera zipper en la botamanga del pantalón o la bermuda facilita mucho el cambio de prótesis en la pista, que realizamos muy a menudo. La posibilidad de abrir y cerrar por los laterales también es de gran ayuda”, explicó Vinicius Rodrigues, que debió ser amputado de la pierna izquierda (por encima de la rodilla) tras un accidente de moto. “Este uniforme significa mucho para los atletas. Cuando era niño me gustaba ver a los atletas de uniforme, e inclusive me puse una chaqueta olímpica de Brasil cuando desperté del accidente”, agrega el velocista que ganó la medalla de bronce en los 100 metros de la clase T63 en el Mundial de Atletismo de Dubai, en 2019.

El atleta Vinicius Rodrigues posa en la presentación oficial de los uniformes

“Es fundamental que el atleta paralímpico se sienta bien dentro del uniforme. Y eso cuenta tanto para las ceremonias de apertura y clausura como para las propias competencias. Al mismo tiempo, quisimos darle un propósito a estas ropas para que el mundo entero vea cómo una persona con deficiencia puede tener extrema precisión, ser muy veloz, fuerte y técnico”, sostiene Mizael Conrado, presidente del CPB y bicampeón paralímpico de fútbol para cinco jugadores.

“Las personas no se imaginan lo difícil que puede ser el mero hecho de jalar una cremallera que fue confeccionada para personas que tienen los diez dedos de la mano”, comenta Yohansson Nascimento, velocista sin manos que fue campeón paralímpico en Londres 2012 y que estaba clasificado para Tokio 2020, pero decidió renunciar a su participación en la cita olímpica para ocupar el cargo de vicepresidente del Comité Paralímpico Brasileño.

Todas las prendas de vestir “de paseo” contemplan en esta nueva colección las etiquetas internas en braille (sistema de lectura y escritura táctil pensado para personas ciegas), para que los atletas deficientes visuales identifiquen los colores que están usando. “Las etiquetas en braille son la gran diferencia para mí. Por lo general, necesitaba pedirle ayuda a mi guía para vestirme, pero ahora podré prepararme por sí sola el uniforme; esta autonomía es fundamental”, contó Lorena Spoladore, quien perdió la vista debido a un glaucoma congénito. La velocista paranaense ya fue tercera en los 100 y 200 metros de la clase T11 del Mundial de Paratletismo de Dubai, y bronce también en los Juegos Parapanamericanos de Lima, Perú, en 2019.

La corredora velocista Lorena Spoladore y su guía, Renato Benhur, posan en la Japan House de Sao Paulo, durante la presentación de los uniformes oficiales. Crédito: Alexandre Urch/Exemplus/CPB
“Para quienes no tienen las dificultades que yo sí tengo, un uniforme puede parecer algo simple. Para mí, en cambio, los uniformes son parte del proceso de aceptación de mi propia deficiencia”, explicó la lanzadora Raíssa Rocha, que nació con una mala formación en las piernas.

“Estas ropas no solo nos hacen sentir atletas, sino que también nos ayudan a inspirar a niños con deficiencia. Estoy muy ansiosa, ya quiero que llegue la hora de los Juegos para buscar una medalla”, agregó la atleta bahiana, campeona parapanamericana en Lima y medalla de bronce en el Mundial de Atletismo de Dubai en lanzamiento de jabalina clase F56 (silla de ruedas).

La lanzadora Raissa Rocha luce la indumentaria oficial que utilizará durante los Juegos Paralímpicos de Tokio, a partir de agosto. Crédito: Alexandre Urch/Exemplus/CPB

Otras novedades presentadas en la colección son las leggings (lycras) pensadas para modalidades como el atletismo, el canotaje y el remo, que vienen con una botamanga que “brinda una mayor seguridad de movimientos” a la hora de practicar esas disciplinas. Además, los tops contarán con tiras elásticas rectas, sin cruces incómodos en la espalda, lo que facilita la vestimenta de los atletas con deficiencia visual.

La delegación verdeamarela ya se aseguró 178 cupos en 14 modalidades diferentes para participar de los Juegos Paralímpicos de Tokio. Sin embargo, aún existen otras definiciones que pueden aumentar ese número. La expectativa del CPB es que termine desembarcando en Japón una representación total de 230 deportistas brasileños (150 hombres y 80 mujeres).

El atleta especialista en lanzamiento, João Vitor Teixeira, también participó del ensayo fotográfico en el cual el CPB presentó los uniformes oficiales. Crédito: Alexandre Urch/Exemplus/CPB

“Y lo haremos aún más orgullosos, uniformados como debe ser. Porque pensar en la persona con deficiencia a la hora de confeccionar las ropas es sinónimo de inclusión y, a su vez, de mejor desempeño deportivo. Así que pueden esperar mucho de nosotros”, dijo Raíssa Rocha.

Raissa Rocha posa en la presentación oficial de los uniformes

Las primeras versiones de las prendas accesibles, casi prototipos, para el Comité Paralímpico Brasileño fueron testeadas en los Juegos Parapanamericanos de Lima, en 2019. Después de la cita peruana, y tras escuchar las impresiones de los atletas, guías y entrenadores, los diseñadores del CPB realizaron las modificaciones para llegar a diseños completamente adaptados a los perfiles de cada deportista. Debido a la repercusión que generó el evento, el comité decidió aclarar que los uniformes no serán comercializados.

*Crédito de las fotos: Alexandre Urch/Exemplus/CPB

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.