Cultura

Varias lenguas regionales de Pakistán están en vía de extinción

Pakistán es uno de los pocos países en donde se habla más de 70 idiomas oficiales, incluidos algunos en peligro de extinción.

Aamir Latif   | 23.02.2018
Varias lenguas regionales de Pakistán están en vía de extinción Niño paquistaní en el Día de Solidaridad con Cachemira en Islamabad, Pakistán. (Muhammed Semih Uğurlu - Agencia Anadolu).

CARACHI, Pakistán

Hogar de más de 200 millones de personas, Pakistán es reconocido por muchas cosas: es el sexto país más poblado del mundo, es una nación líder en cricket y también es la cuna de muchas civilizaciones históricas.

Pero también es conocido por ser uno de los pocos países en donde se habla más de 70 idiomas oficiales, incluyendo algunos en peligro de extinción.

Por ejemplo, en la pintoresca región de Gilgit-Baltistán, al norte del país, que limita con China y Afganistán, se hablan 30 idiomas con raíces indo-arias, indo-iraníes y chino-tibetanas.

De acuerdo con el doctor Tafseer Ahmed, profesor del Centro de Informática del Lenguaje de la Universidad Mohammad Ali Jinnah en Karachi, de los 75 lenguajes en total que se hablan en Pakistán, 65 son regionales, mientras que siete lenguajes, incluyendo el urdu (idioma nacional) y el inglés son usados como lenguajes oficiales en cuatro provincias, además de las regiones de Azad Kashmir, y Gilgit-Baltistán.

“Pakistán en uno de esos países selectos que poseen una increíble diversidad lingüística. Pero lo alarmante es que varios idiomas están en peligro de extinción o ya están muertos”, le dijo el doctor Ahmed a la Agencia Anadolu.

El profesor de lingüística relató que dos idiomas antiguos, uno perteneciente a la ciudad Mohenjo-Daro (Montículo de la muerte) de 5.000 años de antigüedad y el otro, el Domaaki, que se solía hablar en Gilgit Baltistán, son considerados como muertos o extintos según los expertos.

Además de esto, hay al menos ocho lenguajes, (Badeshi, Torwali, Dameli, Gawar-Bati, Ushojo, Yidgha, Khowar y Ormuri) que en conjunto son hablados por menos de 100.000 personas en Gilgit Baltistán y en algunas partes de las provincias de Khyber y Pakhtunkhawa.

Unos 17 idiomas, incluyendo el Shina y el Balti, son considerados como idiomas en desarrollo.

El doctor Rauf Parekh, un experto en Lingüística de Karachi compartió puntos de vista similares a los de Ahmed.

“No solo las lenguas declaradas en peligro de extinción están luchando por su supervivencia, sino que muchos otros idiomas que todavía no están en esa categoría pueden enfrentar el mismo destino en los próximos años si no se toman medidas inmediatas”, aseveró Parekh en declaraciones a la Agencia Anadolu.

Por ejemplo, Parekh se refirió al Dameli, un idioma indo-ario, hablado por unas 5.000 personas en partes de la aldea turística Chital, en donde se habla un total de 12 idiomas.

De igual forma, otros idiomas como el Gawar Bati y el Ushojo, ambos idiomas indo-arios, son hablados por menos de 15.000 personas en algunas partes de Chitral y la provincia de Kunnar.

Los idiomas Shina y Blati podrían encontrarse en la lista de lenguajes en peligro de extinción ya que la cantidad de hablantes de estos idiomas se están alejando de este ante la falta de documentación y otros registros.

El último esfuerzo por recuperar este tipo de idiomas se dio hace una década, cuando se publicó el diccionario Torwali-Urdy.

“Este tipo de medidas mantendrá vivos los idiomas en peligro, al menos en los libros. De lo contrario, serán eliminados como cientos de otros idiomas en todo el mundo en los próximos años”, advirtió el doctor.

Globalización

Algunos lingüistas sostienen que la globalización es una gran amenaza para los idiomas pequeños y sus culturas.

“La globalización está devorando los idiomas pequeños”, advirtió Parekh, agregando que “las generaciones jóvenes se inclinan hacia los lenguajes dominantes para acceder a educación y a empleos (…). En las ciudades, más y más jóvenes están aprendiendo inglés, mientras que, en las regiones más remotas, prefieren los idiomas regionales dominantes como el Pashtu o el Balochi”.

En línea con los planteamientos de Parekh, Ahmed argumenta que “la supervivencia de los idiomas pequeños tiene una relación directa con la economía. Cuando un joven que habla Torwali o Badeshi, tiene que dominar también el inglés o el urdu o, al menos, un idioma regional dominante para la educación y el trabajo, por lo tanto, su atención hacia la lengua materna se reducirá automáticamente”.

La migración, señaló Ahmed, también ha sido otro factor, el cual ha reducido las oportunidades a los idiomas pequeños.

“Millones han migrado de regiones remotas del norte, nororiente y suroccidente hacia grandes ciudades como Karachi, Lahore e Islamabad, donde el medio predilecto de conversación es el urdu, el inglés, el sindhi o el punjabi. Los hijos que nacen y crecen en estas ciudades, en última instancia, se quedan sin conocimiento de su lengua materna”.

Políticas lingüistas

El lenguaje juega un papel fundamental en las políticas del país, no solo para asegurar los votos, sino, sobre todo, para compartir sus recursos, según sugiere Parekh. “Si no es lo más dominante, diría que por lo menos el lenguaje tiene un papel muy importante en el juego de la política en Pakistán”.

“Además de unos pocos partidos políticos y religiosos a nivel nacional, la mayoría de los partidos políticos están realmente orientados a la política lingüística”, observó el doctor, haciendo referencia incluso a los principales movimientos políticos como la oficialista Liga Musulmana de Pakistán (grupo Nawaz), liderada por el punjabi Nawaz Sharif, que tiene un respaldo fuerte en Punjab, la provincia más grande y poblada del país, y que habla Hindko en partes del noroccidente de las provincias de Khyber y Pakhtunkhawa.

El principal partido opositor de izquierda, el Partido del Pueblo de Pakistán (PPP), encabezado por un líder sindhi, el ex presidente Asif Zardari, podría llegar a formar un gobierno únicamente en la provincia sureña de Sindh. De manera similar, los mohajirs (migrantes) de habla pashtún, baloch y urdu obtienen votos solo de sus áreas dominadas en Balochistán y Karachi, capital comercial del país.

“La parte irónica de la historia es que cada comunidad aumenta sus cifras para obtener una gran parte de los recursos nacionales, incluyendo los empleos. Es por eso que es muy difícil saber el número exacto de sus miembros”, indicó Parekh.

De acuerdo con cifras oficiales, el Punjabi es el lenguaje más hablado de Pakistán con un 45%, seguido del Pashtu con un 15% y el Sinhi que se lleva un 14%. Otros idiomas hablados por grandes masas serían el Balochi, Hindko, Brahui and Kashmiri.

Sin embargo, los doctores Parekh y Ahmed no están de acuerdo con las cifras sobre el Siraiki, hablado en las cuatro provincias, como el segundo idioma más hablado seguido del Punjabi.

*Daniela Mendoza contribuyó con la redacción de esta nota. El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.
Temas relacionados
Bu haberi paylaşın