Mundo, Análisis

'Zeitgeist' en Europa: el aumento de la extrema derecha y el racismo continúan

El continente europeo ha visto un lento ascenso de la extrema derecha en el primer cuarto de siglo y ahora sus ciudadanos se enfrentan a crecientes ataques terroristas.

Ekip   | 29.02.2020
'Zeitgeist' en Europa: el aumento de la extrema derecha y el racismo continúan Imagen de archivo de un ataque islamofóbico que se presentó en Alemania. (Archivo - Agencia Anadolu).

ANKARA

Por: Nurgul Bekar*

Justo después de la unión de las dos Alemanias el 3 de octubre de 1990, nuevos vientos soplaban en Europa. Por un lado, había una Europa que se unía e integraba con los nuevos países de Europa del Este. Por otro lado, había una Europa que estaba debatiendo su identidad europea.

Europa entró en un nuevo período tras el final de la Guerra Fría con los países de Europa del Este y del Oeste volviendo a formar parte del mismo vecindario tras años de supuesta animosidad por vivir en bloques económicos opuestos. A fin de construir los cimientos intelectuales de la unión, era crucial determinar y describir quién sería el "otro" para diferenciar quién es europeo y quién no. A pesar de que sociólogos políticos como Ulrich Beck y Edgar Grande sostenían que la identidad europea debía definirse en función de la riqueza de la coexistencia de diferentes culturas y, por lo tanto, de una estructura social cosmopolita, muchas opiniones sobre el tema se centraban principalmente en las características raciales y cristianas de los blancos. Además, destacados políticos afirmaban que el Islam no tenía cabida en Europa y que Europa tenía históricamente características cristianas. Los ataques, especialmente contra los inmigrantes de origen musulmán, aumentaron desde la década de 1990.

Poco después de la unión, el 23 de noviembre de 1992, la casa de una familia turca en la ciudad de Molln, en el norte de Alemania, fue incendiada por extremistas de derecha y tres personas de la familia Aslan murieron. En 1993, una masacre que dejó cinco turcos muertos en Solingen (Alemania) estaba relacionada con neonazis. Las catástrofes de Molln y Solingen fueron tal vez las precursoras de los peligros de las acciones de la extrema derecha, que hoy en día se han hecho más frecuentes.

En ese momento, el debate sobre la identidad en Europa y las intensas corrientes migratorias debidas a la guerra en Yugoslavia habían influido, por supuesto, en el ataque. En ambos incidentes, las víctimas fueron familias turcas y musulmanas. Sin embargo, ambos ataques fueron tratados como incidentes aislados en la prensa tanto en Alemania como en Europa en su conjunto.

Naturalmente, como resultado de esta subestimación, los ataques y masacres llevados a cabo por grupos de extrema derecha siguieron teniendo lugar en Alemania y otros países. La prensa occidental también apoyó esta postura tratando de vincular o encubrir muchos de los delitos de odio y racismo con diferentes causas. "Si se tiene en cuenta que las estadísticas alemanas muestran que una de cada cinco personas ve a los musulmanes como enemigos, no sería erróneo argumentar que la extrema derecha se está fortaleciendo cada día".

Los cambios en la composición de las relaciones internacionales a lo largo de la década de 1990 dieron lugar a la profundización de los debates sobre identidad. Mientras que la guerra civil en Yugoslavia causó un aumento del flujo de personas hacia Europa, este flujo fue apoyado por la plena adhesión de los países de Europa del Este a la Unión Europea.

Los debates sobre la identidad continuaron hasta el siglo XXI. A principios del nuevo siglo, las características del "otro", a través de las cuales Europa buscaba definirse, venían de lejos, dejando claro quiénes eran los europeos.

Los "terroristas musulmanes religiosos radicales" responsables de los ataques a las Torres Gemelas y al Pentágono en EEUU el 11 de septiembre de 2001 fueron los elementos más importantes para definir al nuevo otro diferente a Occidente. Los europeos eran de raza blanca, pertenecían a los pueblos históricos de Europa y eran cristianos. Por lo tanto, los musulmanes y el Islam no tenían cabida en Europa. El Viejo Continente, que fue testigo del ascenso gradual de la extrema derecha en el primer trimestre de la década de 2000, hoy en día ve muchos ataques racistas.

"Estos ataques en Alemania -donde los migrantes sirios, en particular, viven en mayor número y se han perpetrado muchos ataques y asesinatos de la derecha radical en 2019- en las mezquitas y zonas donde viven los musulmanes suponen un grave peligro para la seguridad, especialmente con el aumento de la islamofobia en los Estados de Alemania oriental".

Frente a los ataques no se han tomado suficientes medidas para proteger a los musulmanes, sin importar cómo los políticos como la Canciller alemana Angela Merkel, el Ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, y el Ministro del Interior Horst Seehofer emitieron condenas de la violencia y el racismo. Muchos Estados de Alemania se han mostrado poco dispuestos a la idea de aumentar las medidas de seguridad en las mezquitas y lugares de culto, a pesar de las amenazas de bomba, diciendo que las medidas existentes son suficientes y que no se deben adoptar nuevas medidas.

Según investigaciones realizadas en Alemania, hay casi 24.000 extremistas en el país y casi la mitad están a favor de la violencia, los objetivos de los asesinatos de la extrema derecha/racista son generalmente los musulmanes y los lugares donde viven. Cuando se considera que las estadísticas alemanas muestran que una de cada cinco personas ven a los musulmanes como enemigos, no es erróneo argumentar que la extrema derecha se está fortaleciendo cada día. Además, estos terroristas y sus acciones son a veces ayudados por funcionarios del gobierno en varios niveles. La prueba más concreta de ello es el letargo mostrado por las autoridades alemanas en la investigación de los asesinatos cometidos por la organización terrorista neonazi National Socialist Underground (NSU) entre 2000 y 2007. En esos asesinatos, 10 personas, ocho de ellas turcas, perdieron la vida. Según las observaciones formuladas en el Parlamento Federal por la Ministra de Justicia de Alemania, Christine Lambrecht, que fue nombrada recientemente en junio de 2019, los asesinatos del NSU no se habían revelado y se mantuvieron en secreto durante años, ya que las autoridades judiciales sospechaban de las familias de las víctimas en lugar de descubrir a los autores.

En el acto más reciente de terrorismo racista, el 20 de febrero de 2020, 11 personas de entre 20 y 30 años de edad, la mayoría de ellas de origen turco, fueron asesinadas en Hanau, cerca de la ciudad de Frankfurt. Se determinó que el autor alemán Tobias R., que presuntamente se suicidó y mató a su madre inmediatamente después del ataque, se había puesto en contacto con otros ultraderechistas y/o personas involucradas en cuestiones de racismo y teorías de conspiración a través de Internet. Después de este acto terrorista, los líderes del Gobierno alemán hicieron las tradicionales declaraciones de condena de la violencia y expresaron la esperanza de que ésta fuera la última vez.

Entre ellas, la declaración más notable fue la de la Canciller Angela Merkel, quien dijo: "El racismo es veneno [...] Y este veneno se produce en nuestra sociedad." El Ministro del Interior Seehofer, por su parte, indicó que se aumentarían las medidas de seguridad y protección, especialmente en los lugares de culto y reunión musulmanes, y para los líderes de la sociedad civil.

Tras los acontecimientos de Hanau, se entendió que el autor recibió "formación de extrema derecha/racismo/xenofobia" a través de conexiones en Internet que, de hecho, los movimientos de extrema derecha suponen una amenaza y un peligro mayor para Europa de lo que se había pensado.

Aunque algunos sectores de la prensa alemana trataron de distorsionar esto estableciendo conexiones mafiosas con los perpetradores, pero un video preparado por Tobias R. lo mostró enviando un mensaje a América y a "células dormidas". Estos pensamientos "venenosos", que podrían llegar a un público mucho más amplio gracias a Internet, facilitan que las personas islamófobas y xenófobas que viven en otros lugares del mundo encuentren apoyo. Y cada vez, el público mundial es testigo de la muerte de muchas personas.

En Nueva Zelandia, donde 51 personas murieron y 49 resultaron heridas en los ataques a dos mezquitas el año pasado, se produjeron nuevos actos racistas a pesar de los intentos del país por apoyar a los musulmanes y de la severa condena de esos incidentes, lo que indica la magnitud del peligro. Los documentos publicados por el terrorista australiano Brenton Tarrant desde sus cuentas de Facebook y Twitter muestran cómo personas en redes sociales apoyan la extrema derecha. Tarrant también se había reunido con miembros de movimientos de extrema derecha en Austria, Alemania y Francia antes del ataque y les había ayudado con financiación. Según el atacante, cuyo manifiesto también incluía información personal, era inaceptable que su país y Europa se islamizaran y adoptaran una estructura multicultural. Publicó imágenes de armas de fuego en Facebook, con expresiones que indicaban su animosidad contra los turcos y los musulmanes.

En su manifiesto de 73 páginas publicado en Twitter, Tarrant dijo que se había inspirado en un ataque racista anterior llevado a cabo por Anders Behring Breivik, quien mató a 77 personas en Noruega en 2011. Describió "por qué llevó a cabo este ataque" con calumnias antiturcas y antimusulmanas.

Tras la acción terrorista en Noruega, muchos políticos de los partidos de extrema derecha de Europa declararon su apoyo a Breivik tanto en los medios de comunicación social como en público. Esos políticos, que pertenecen a partidos de extrema derecha italianos, británicos y franceses, expresaron su oposición a la islamización de Europa, y Jacques Coutela, del Frente Nacional Francés (FN), llegó a describir a Breivik como un "defensor de Occidente" en su blog personal de Internet. De hecho, Breivik mismo escribió artículos en Internet alabando las ideas y los movimientos de extrema derecha, explicó que había tomado esta medida en respuesta a la política de multiculturalismo de Noruega.

Tras el final de la Guerra Fría, el sistema multipolar que surgió en la política mundial a partir del decenio de 1990 no sólo aceleró el ritmo de la globalización al eliminar las fronteras, sino que también desencadenó reflejos proteccionistas y regionalización frente a la migración de personas de sus lugares actuales como resultado de conflictos y terribles guerras. Además de las principales razones del aumento de los movimientos de extrema derecha en el período posterior a la Guerra Fría, como la crisis económica mundial, las corrientes de refugiados y los movimientos migratorios en masa, los avances tecnológicos también figuran entre los factores más importantes que apoyan el racismo y el terrorismo racista.

El hecho de que alguien en Noruega, el Canadá o Nueva Zelanda sea consciente de los actos terroristas de extrema derecha que tienen lugar en Alemania y que personas con ideas comunes puedan comunicarse, apoyarse o inspirarse fácilmente a través de la Internet indica una situación muy peligrosa. Estos actos de terrorismo de extrema derecha requieren medidas conjuntas mucho más serias que las articuladas por los políticos.

El aumento de los votos de los partidos de extrema derecha en toda Europa y el cambio de dirección de los partidos conservadores de derecha ante este aumento desempeñaron un papel muy serio en la difusión del veneno del racismo. Acciones como las manifestaciones y reuniones de los europeos patrióticos de extrema derecha contra el movimiento de islamización de Occidente (PEGIDA) y el partido Alternativa para Alemania (AfD) justo antes de la masacre de Hanau alentaron a los miembros de la extrema derecha.

Es verdad: el racismo y el odio son veneno, y desafortunadamente, ese veneno está ahora en todas partes. Se debe utilizar un antídoto versátil y fuerte contra este veneno que podría causar los mayores problemas de nuestro época. Los Estados europeos, especialmente Alemania, deben cooperar frente a los ataques racistas para producir soluciones duraderas y sostenibles en lugar de hacer declaraciones temporales que subestimen estos actos terroristas. De lo contrario, las lamentables declaraciones de los políticos, las vigilias y las flores que se dejan en las actividades terroristas no serán suficientes para derrotar este veneno, y se pone en riesgo que sucedan muchos más actos similares.

Así pues, los países occidentales deben cooperar con sus homólogos musulmanes para encontrar soluciones comunes que eviten tales incidentes, ya que el musulmán es la figura enemiga más importante de la extrema derecha.

*Nurgul Bekar es un politólogo de la Universidad de Ufuk en Ankara, Turquía.

*Traducción por José Ricardo Báez G.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.