Análisis

Se cumple el primer aniversario de la disolución de ETA

Este exgrupo armado, que fue fundado en 1958, bajo la dictadura de Francisco Franco, y que buscaba la independencia del País Vasco, fue responsable de centenares de asesinatos.

Daniela Alejandra Mendoza Valero   | 02.05.2019
Se cumple el primer aniversario de la disolución de ETA Pancarta alusiva a ETA. (Can Erözden - Agencia Anadolu)

BOGOTÁ, Colombia

Por: Daniela Mendoza Valero

Durante varias décadas, el exgrupo armado Euskadi Ta Askatasuna (ETA), que en euskera quiere decir “País Vasco y Libertad”, aterrorizó a España en su búsqueda de la independencia del País Vasco. A su paso dejó centenares de víctimas.

Este 2 de mayo se cumple un año desde que ETA anunció la disolución completa de toda su estructura, hecho que fue confirmado un día después por uno de los miembros históricos de la organización, Josu Urrutikoetxea, que aseguró que desde ese momento ETA desmantelaría “el conjunto de sus estructuras” y daría por concluida “toda su actividad política”.

ETA fue fundada en 1958, bajo la dictadura de Francisco Franco. Su principal objetivo, como lo indica su nombre, era obtener la independencia del País Vasco (un territorio distribuido entre España y Francia) para crear un Estado socialista.

Con una iniciativa de “acción directa”, activistas pertenecientes a Ekin, un grupo de estudio universitario, constituyó ETA en 1958, pero fue diez años después, en 1968, cuando la organización optó por la vía armada. Ese año atacó y asesinó a un guardia civil y después al inspector de policía Melitón Manzanas.

Después de esto, ETA fue responsable de varios atentados y asesinatos.

Lo que dejó ETA

La Dirección General de Apoyo a Víctimas del Terrorismo, del Ministerio del Interior de España, calcula que ETA dejó 853 víctimas mortales y varios miles de heridos. No obstante, no hay cifras concretas sobre la cantidad de sobrevivientes y víctimas indirectas de sus hechos violentos.

Las víctimas, según explica el politólogo y miembro del Partido Popular, Jesús Herrera, están divididas en dos grandes vertientes: quienes buscan una retribución penal, con todo el peso de la justicia ordinaria, y quienes creen que una salida dialogada podría ser una solución para su dolor.

“No ha habido una respuesta unificada por parte del Estado. La reparación a las víctimas no ocupa un lugar primordial en la agenda política. En muchos casos ha pasado tanto tiempo que la memoria de los hechos en los medios y partidos políticos se ha ido diluyendo”, asegura Herrera.

De acuerdo con el diario español Gara, ETA reconoció 758 asesinatos durante su existencia en su último boletín interno, antes de su disolución. La desaparecida organización que aterrorizó a España por décadas indicó que cometió, además, 2.606 acciones, en las que están incluidas atentados.

El informe mencionó que los asesinatos fueron decenas menos que los que aparecen en los listados del Ministerio del Interior o en la Fundación de Víctimas del Terrorismo, que incluyen 853 y 829 víctimas mortales.

Los golpes más destacados de ETA

ETA también reconoció que cometió 365 atentados contra la Guardia Civil, en los que asesinó a 186 de sus integrantes. Indicó, además, que perpetró 215 atentados contra "cuerpos policiales españoles" en los que murieron 139 agentes, y 147 acciones armadas contra el Ejército, en las que perdieron la vida 101 militares.

El boletín detalló que el atentado más mortal en su accionar armado fue el dirigido al hipermercado Hipercor, en Barcelona, sucedido el 19 de junio de 1987, en el que murieron 21 personas y 45 resultaron heridas.

"Fue el mayor error y desgracia", aseguró la organización, que alegó que “los responsables policiales y gubernamentales tomaron la decisión de no desalojar el edificio".

Otra de las declaraciones del grupo, publicadas por Gara, fue que realizó en 2001 tres intentos de atentado contra el presidente del Gobierno, José María Aznar, con el envío de un misil mientras estaba en vuelo.

En 1973, bajo el nombre de la Operación Ogro, la organización detonó explosivos dirigidos al vehículo en el que se transportaba quien entonces era el presidente del gobierno de España, Luis Carrero Blanco. El atentado causó la muerte de Carrero, junto con su conductor y su guardaespaldas. Carrero era la mano derecha de Franco y se creía que daría continuidad al legado franquista.

Promesa de reparación

Luego del anuncio de la disolución de ETA, el entonces presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, afirmó que no habría impunidad y que se perseguiría judicialmente a los líderes de la organización. “Nada les debemos y nada les tenemos que agradecer”, recalcó Rajoy.

Pero, según el analista internacional uruguayo Gabriel Pastor, este tipo de respuesta no favorece un proceso de pacificación ni una posibilidad de reparación a las víctimas. “Esas son ideas antiguas que no están a tono con lo que está sucediendo hoy en el mundo, por ejemplo, con la justicia transicional de procesos de larga guerra”, afirmó.

Sin embargo, y a pesar de la promesa de Rajoy, asociaciones de víctimas exigieron un año después de la disolución del grupo que se aclaren 297 asesinatos que fueron cometidos por ETA, que, según la Fiscalía de Audiencia Nacional, aún no han sido resueltos. Esta cifra representa el 34% del total de las víctimas que dejó la organización.

Actualmente hay 227 presos de ETA en cárceles de España, 44 en Francia y uno Portugal. También hay decenas de excombatientes que se han visto forzados a huir y vivir lejos de sus familias por miedo a los procesos que tienen abiertos en España.

Un sentimiento independentista que no muere

El riesgo de no iniciar un proceso de pacificación consiste en dejar latente un conflicto social sin resolver. Lejos de la lucha armada hay un sentimiento independentista aún presente en las discusiones políticas.

Un año después de la disolución de la organización, la cuestión independentista sigue latente, tanto en el País Vasco como en Cataluña, por lo que durante la reciente campaña electoral para el Parlamento de España los candidatos hicieron especial énfasis en este tema.

“Los catalanes sienten una empatía hacia el País Vasco porque ambos sienten que el Gobierno español tiene un centralismo excesivo que impacta regiones muy pujantes económicamente, como lo son Cataluña y el País Vasco”, sostiene Pastor, quien también destacó la oportunidad que existe para que se dé “un proceso de pacificación de fondo” en España.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida. Póngase en contacto con nosotros para obtener las opciones de suscripción.