Análisis

Partidos de centro: ¿los mayores perdedores en las elecciones de la UE?

La débil victoria del Partido Popular Europeo, el grupo político más fuerte desde el inicio de las elecciones europeas hace 40 años, generará un impacto decisivo en la dirección política de la UE en los siguientes años.

Enes Güzel   | 30.05.2019
Partidos de centro: ¿los mayores perdedores en las elecciones de la UE? BERLÍN, ALEMANIA – MAYO 26, 2019: Un ciudadano emite su voto durante las elecciones para el Parlamento Europeo en Berlín, Alemania, el 26 de mayo de 2019. Un total de 21 países de la Unión Europea participaron en las elecciones del Parlamento Europeo (PE) el pasado 26 de mayo. (Abdülhamid Hoşbaş - Agencia Anadolu)

ESTAMBUL

Con los resultados de las elecciones de la Unión Europea, ha quedado claro que el Parlamento Europeo (PE) estará mucho más fragmentado en los próximos cinco años. La alianza centrista, la agrupación política más poderosa desde que comenzaron las elecciones directas hace 40 años, no logrará la mayoría. Esta nueva realidad tendrá un impacto decisivo en la dirección política de la UE para los próximos años.

Los partidos a favor de la Unión Europea en la mayoría de los países europeos se mantuvieron firmes contra los partidos anti-UE de extrema derecha, con la excepción de Italia y Francia. En Italia, el partido de la Liga nacionalista obtuvo una clara victoria con el 34% de los votos a comparación del 17% que obtuvo en las elecciones del año pasado. Mientras tanto, en Francia, la Agrupación Nacional de Marine Le Pen, una versión renombrada del infame Partido del Frente Nacional, obtuvo una ligera victoria en una amarga pelea con “La République En Marche” de Macron, ganando aproximadamente el 24% de los votos, comparado con aproximadamente 22.5% del partido de centro-liberal de Macron.

En Alemania, aunque la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Ángela Merkel fue la primera, según lo predicho por las encuestas, la CDU dejó de tener el 35% de los votos que ganó en 2014 a un 28%. Sorprendentemente, los Verdes parecen ser los verdaderos ganadores al recibir el 22% de los votos, mientras que la Alternativa para Alemania (AfD), de extrema derecha, terminó con un desempeño peor de lo esperado al obtener solo el 10,5% de los votos.

En Reino Unido, el recién fundado Partido del Brexit de Nigel Farage obtuvo una victoria aplastante sobre los dos grandes partidos tradicionales, el Partido Conservador y el Partido Laborista, al obtener el 34% de los votos. Los Liberal Demócratas quedaron en segundo lugar en las elecciones.

En general, hay tres conclusiones clave de estas elecciones.

Los partidos centristas perdieron su mayoría en el PE

La primera observación es que el Partido Popular Europeo (PPE), de centro-derecha, y el Partido Socialista y Demócrata (S&D), de centro-izquierda, que mantuvo el poder en Bruselas durante varias décadas, han perdido su mayoría combinada en el PE.

El PPE, el partido más grande del parlamento, bajó de 221 a 179 escaños, mientras que el grupo de Socialistas y Demócratas (S&D) bajará de 191 a 150. Es probable que estos dos grupos principales busquen ayuda de la Alianza de Liberales y Demócratas (ALDE), que ganó alrededor de 107 escaños. Para liderar el parlamento, los partidos centristas deberán entrar en coalición con los liberales. Además, los Verdes lograron grandes éxitos en toda Europa, con el grupo aumentando sus escaños de 50 eurodiputados en 2014 a alrededor de 70 en la actualidad.

Sin duda, estos resultados desencadenarán un efecto dominó sobre los principales puestos de trabajo en las instituciones de la UE, incluida la posición de Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea.

Manfred Weber, el candidato del PPE a la presidencia de la comisión, indicó que la UE se enfrentaba a un “centro cada vez más pequeño” y declaró que los Verdes eran “los ganadores” de la noche y que él estaría abierto a mantener conversaciones con sus líderes y con ALDE sobre la construcción de una mayoría en el parlamento para aprobar legislación y el equipo de la comisión.

Ningún avance para la extrema derecha

La segunda conclusión es que los partidos nacionalistas en contra de la UE fracasaron en las elecciones europeas de 2019, contrario a lo que se preveía. La mayoría de los analistas predijeron una aplastante victoria euroescéptica en toda Europa, la cual no se materializó. A pesar de las fuertes manifestaciones en países como Polonia, Francia, Hungría e Italia, estos grupos no se convirtieron en los principales partidos.

Una fuerte movilización de masas por parte de las fuerzas pro-UE en las elecciones frustró las esperanzas de los líderes de extrema derecha. Sin embargo, estos partidos volverán al Parlamento Europeo en un número más grande que nunca. Un total de 169 eurodiputados representan a los partidos euroescépticos en toda la UE a comparación de los 155 eurodiputados en las elecciones de 2014. Esto significa una mayor participación para los euroescépticos que aspiran a disminuir los poderes de la UE.

La participación más alta en 20 años

La tercera observación clave es que el nivel de participación en las elecciones fue del 51%, la cifra más alta que se ha registrado desde 1994.

Desde 1979, la participación en las elecciones europeas ha disminuido constantemente, pasando de casi un 62%, hasta un mínimo histórico de un 42,6% en 2014.

Esta participación refuerza la legitimidad del Parlamento Europeo, que ha sido criticado frecuentemente por no lograr movilizar a los votantes. Por lo tanto, los altos mandos del bloque han elogiado el aumento en la participación de las elecciones, describiéndolo como un impulso de la legitimidad de la UE.

El alto nivel de participación puede atribuirse a varios factores, incluida la determinación de muchos votantes de oponerse a los partidos de extrema derecha. Los votantes jóvenes se vieron claramente influidos por temas de medio ambiente y de ahí sus altos números en la participación en los comicios.

¿Qué significa este resultado para la UE?

Contrario a todas las predicciones, no se presentó ningún cambio a gran escala a favor de la extrema derecha. Por el contrario, los resultados también indican la necesidad de un cambio en la política europea.

Los partidos centristas perdieron demasiados escaños ante los verdes y los liberales, al igual que ante los partidos de extrema derecha. Aunque esta realidad pondrá fin al monopolio de los partidos centristas en la toma de decisiones de la UE, esto también indica que los antiguos agentes de poder tendrán que trabajar con nuevas personas y partidos.

La toma de decisiones al interior de la UE será mucho más complicada y tediosa que antes. Todo tendrá que ser sometido a múltiples negociaciones. Los partidos centristas tendrán que realizar aún más concesiones en temas sensibles, tales como el próximo presupuesto de la UE, controles fronterizos y medidas climáticas.

Los euroescépticos de extrema derecha no ganaron tal y como se creía, pero la débil victoria de sus oponentes prácticamente es una predicción de su derrota dentro de cinco años.

*El escritor es investigador adjunto del Centro de Investigación de TRT World. Se interesa en temas relacionados con el aumento de la extrema derecha y la islamofobia en Europa.

*Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de la Agencia Anadolu.

*Daniela Mendoza contribuyó en la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida. Póngase en contacto con nosotros para obtener las opciones de suscripción.