Análisis

La política exterior del nuevo Gobierno de Israel y sus relaciones con Francia

El canciller francés, Jean-Yves Le Drian, aseguró en sus felicitaciones a la nueva coalición de Gobierno que priorizará la seguridad del Estado israelí, tema que el país europeo no tocó cuando envió la misma nota diplomática a Benjamín Netanyahu.

Orkun Elmacıgil   | 15.07.2021
La política exterior del nuevo Gobierno de Israel y sus relaciones con Francia Bandera de Israel. Archivo Anadolu (Aness Suheil Barghoti - Agencia Anadolu)

Estambul

Por: Orkun Elmacigil*

El nuevo Gobierno de Israel formado en coalición bajo el liderazgo del primer ministro de extrema derecha, Naftali Bennett, promete " un cambio" luego de 12 años de gobiernos de Benjamín Netanyahu. Se puede decir con tranquilidad que, con ‘cambio’, Bennet, líder de un Gobierno de coalición bastante colorido, formado por diferentes segmentos del espectro político israelí, se refiere a un cambio en la política interna y externa del país y no a un cambio en su postura violenta respecto al conflicto palestino-israelí.

Es importante saber qué camino seguirá Israel a partir de ahora en sus relaciones exteriores y cómo afectarán a los países de la región. La futura naturaleza de sus relaciones con Francia puede darnos una pista sobre cómo pretende Israel cambiar la percepción hacia ella en la arena internacional.

En su nota de felicitación al nuevo Gobierno israelí, el canciller de Francia, Jean-Yves Le Drian, aseguró que priorizarán la seguridad del Estado de Israel, cosa que no mencionó en su felicitación a Netanyahu cuando formó su último Gobierno el año pasado. Esta actitud muestra la postura que Francia va a adoptar respecto a la política de ocupación de Israel y otros temas candentes como los asentamientos judíos ilegales y la violencia hacia los palestinos.

Ver también: Primer ministro de Israel rechaza acusaciones del canciller francés sobre 'apartheid'

El nuevo ministro de Exteriores de Israel y futuro primer ministro durante los dos últimos años del Gobierno, Yair Lapid, representa al círculo diplomático a favor de preservar el status quo actual. En este sentido, se puede decir que Israel pasará de una actitud política en la que parece ser absolutamente culpable e inconformista en el escenario internacional a una nueva actitud multinivel en la que priorizará lograr sus objetivos manteniendo contacto con diversos actores, aparte de Estados Unidos.

No solo para Francia, sino también para la Unión Europea (UE), el principal problema era un Netanyahu demasiado cerca de la administración de Donald Trump y, por lo tanto, demasiado lejos de la UE, y fatigado por un largo período de tiempo en el poder. La retórica de extrema derecha del nuevo Gobierno israelí y la firme creencia de su primer ministro en el Gran Israel como una cuestión sagrada, casi imposibilita que Israel aborde una posible solución del conflicto con los palestinos de manera constructiva. Hecho que parece no molestar a Francia.

No es difícil ver que Francia recupera a un aliado que la UE perdió durante la época de Netanyahu, gracias a las acciones de su presidente, Emmanuel Macron, en un intento por llenar el vacío que surgirá en el liderazgo europeo tras la salida de la canciller alemana, Ángela Merkel. La UE y Francia ven la salida de Netanyahu como un cambio suficiente para ellos, independientemente de la peligrosa retórica del nuevo Gobierno. Las declaraciones que justifican las acciones de Israel con el pretexto de garantizar su propia seguridad hacen que una solución de dos Estados pierda todo su sentido.

Con la elección de Joe Biden en Estados Unidos, las acciones de la era de Trump se mantienen, pero con una retórica más suave. Durante su visita a la iglesia de Sainte-Anne de Jerusalén en enero de 2020, Macron se quejó de las extremas medidas de seguridad tomadas por las autoridades israelíes y exigió que las fuerzas de seguridad abandonen la iglesia. Incluso este caso simbólico, que podría interpretarse como una reacción populista más de Netanyahu, demostró lo poco que Francia ofrece a un Israel demasiado libre y lejos de la UE. El nuevo Gobierno de cambio en Israel se ha ganado el apoyo incondicional de Francia y se encuentra en una posición más creíble, tanto frente a París como Bruselas, que antes del 14 de junio de 2021.

*Orkun Elmacigil es miembro de la Escuela de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales, con sede en París, y asistente de investigación en la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad de Medipol, con sede en Turquía.

*Traducido por Daniel Gallego. ​​​​​​​

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.
Temas relacionados
Bu haberi paylaşın