Análisis

La otra cara de la moneda: la perspectiva de la política exterior de los dos candidatos a la presidencia de EEUU

Tanto el candidato republicano, Donald Trump, como el demócrata, el exvicepresidente Joe Biden, raras veces hablan sobre política exterior y llama la atención el hecho de que no se les haga preguntas sobre este tema durante los debates.

Kasım İleri   | 28.10.2020
La otra cara de la moneda: la perspectiva de la política exterior de los dos candidatos a la presidencia de EEUU El candidato del Partido Demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden (izquierda) y el presiente republicano, Donald Trump (derecha). (Tayfun Coşkun y Kyle Mazza - Agencia Anadolu)

Washington, Estados Unidos

Los objetivos en política exterior de ambos candidatos a la presidencia de Estados Unidos son parecidos. Sin embargo, se diferencian en la forma de llevarlos a cabo.

Tanto el candidato republicano, el actual presidente Donald Trump, como el demócrata, el exvicepresidente Joe Biden, raras veces hablan sobre política exterior, y llama la atención el hecho de que no se les haga preguntas sobre este tema durante los debates.

Biden se limita a acusar a Trump de haber provocado la pérdida de confianza y el respeto hacia la diplomacia de Estados Unidos en el ámbito internacional, mientras que Trump se vanagloria de haber acabado con las concesiones otorgadas a algunos países, de presionar a Irán retirándose del acuerdo nuclear, de haber matado al general iraní Qasem Soleimani y al excabecilla de Daesh/ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi, y de haber salvado al país de “guerras interminables” retirando las tropas de ciertos países.

Las acciones de Trump en materia de política exterior han generado una discusión tanto en los medios de comunicación como en la comunidad académica sobre una posible estrategia de aislamiento de Estados Unidos parecida a aquella anterior a la Segunda Guerra Mundial, así como una preparación para volver a entrar en una nueva Guerra Fría.

Ver también: Diputados iraníes no ven diferencia alguna entre Trump y Biden

China

Ambos candidatos coinciden en ejercer presión sobre China. Sin embargo, difieren en la manera de hacerlo.

Los asesores de Biden aceptan que China sea un “régimen autoritario que socava los intereses de Estados Unidos”, según sostiene la administración de Trump, y asegura que dará continuidad a la política de reducir su dependencia de China a través de aranceles.

Biden también apoya rodear a China militarmente y desarrollar alianzas con los países de la región, pero aclara que está abierto a trabajar con China en asuntos globales, a crear una alianza en contra de China levantando los aranceles a Japón, Corea del Sur y Europa y a mantener una retórica menos agresiva.

Así mismo, Biden defiende el regreso de Washington a los acuerdos multinacionales argumentando que la retirada de organizaciones de las Naciones Unidas solo abre espacio a China en el escenario internacional.

Irán

Biden afirma que la retirada del acuerdo nuclear con Irán es un error y señala a una coalición internacional como herramienta para presionar a Irán más que una intervención unilateral.

Tropas en el extranjero

Respecto a la retirada de las tropas estadounidenses, Biden opina que esta debe realizarse siempre y cuando la “situación lo permita”.

Conflicto palestino-israelí

Sorprendentemente, Biden apoya la estrategia de Trump sobre el conflicto palestino-israelí e incluso ha llegado a afirmar que él también contribuyó en la normalización de las relaciones entre Israel y algunos de los países del Golfo Pérsico.

El candidato demócrata señala que dejará la Embajada de Estados Unidos en la ciudad de Jerusalén, que abrirá un Consulado General en Jerusalén para la autoridad palestina, que reabrirá la oficina en Washington de la Organización para la Liberación de Palestina y que reanudará las ayudas a Palestina.

Golfo Pérsico

Para Trump, los países árabes del Golfo Pérsico son un mercado para su industria armamentística, mientras que Biden subraya la importancia de no ignorar las violaciones de los derechos humanos de estos países.

Rusia

En cuanto a la presunta injerencia de Rusia en las elecciones de 2016, Trump asegura que no hay nadie más duro que él a la hora de castigar a Rusia, mientras que Biden acusa a Trump de ser el “títere” del presidente ruso, Vladimir Putin.

Turquía

En las relaciones entre Turquía y Estados Unidos, Biden llama a la administración de Trump a ejercer presión sobre Turquía en relación a la crisis del Mediterráneo oriental y la escalada de tensión con Grecia.

Así mismo, Biden critica la reapertura de la Hagia Sofía como mezquita.

Por su parte, Trump ha intentado mantener una relación relativamente buena con Turquía a través de una relación directa con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a pesar de las crisis con el encarcelamiento del pastor Andrew Brunson, la suspensión de Turquía del programa F-35, la imposición de aranceles a productos turcos y la suspensión del embargo armamentístico a la Autoridad Griega del Sur de Chipre.

Corea del Norte

Respecto a Corea del Norte, Biden condiciona cualquier diálogo con el país asiático a su aceptación de las precondiciones estadounidenses, precondiciones que Biden no aclara.

Por su parte, Trump alega que, de no ser por él, ahora estarían en guerra con Corea del Norte y aboga por mantener el diálogo con este país si vuelve a ser elegido.

*Traducido por Daniel Gallego.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.