Política, Mundo, Análisis

La Francia de Macron y su política en el Mediterráneo Oriental

Francia mantiene su estrategia de expandir su influencia en el Mediterráneo, con el pretexto de proteger a los cristianos de Oriente desde tiempos de Jean de la Foret, el primer embajador oficial de Francia en el Imperio Otomano en el siglo XVI.

Dr. Yaşar Demir   | 11.09.2020
La Francia de Macron y su política en el Mediterráneo Oriental BEIRUT, LÍBANO - AGOSTO 6: El presidente francés, Emmanuel Macron, habla durante una conferencia de prensa en la residencia oficial de la Embajada francesa en Beirut, Líbano, el 6 de agosto de 2020 (Presidencia libanesa - Handout - Agencia Anadolu)

ESTAMBUL

Por: Yasar Demir

Estimar los efectos de la primavera árabe en el mundo fue difícil. Los sucesos pronto demostraron que se buscaba reformar la región política, económica y étnicamente. Aunque el movimiento social comenzase en Túnez, la situación en Libia, Egipto y Siria parece no tener salida. Habría sido de “tontos” para las fuerzas imperiales haber dejado en manos de los 6,5 millones de habitantes de Libia los USD 14.000 millones de ingresos del petróleo [1]. Llegados al punto en el que nos encontramos, los expertos están de acuerdo en que se vive una rivalidad entre las grandes potencias sobre los recursos naturales en el Mediterráneo, especialmente en la parte oriental de este mar.

La mayor rivalidad en la región está teniendo lugar entre Francia y Turquía. Francia ha adoptado la estrategia de adelantarse aprovechándose de una Italia y España en dificultades económicas, una Alemania que, aunque fuerte económicamente, carece de independencia política, militar y diplomática y un Reino Unido que parece inactivo. Por su parte, Grecia ha preferido posicionarse como peón de Francia en vista de su actual potencial de fuerza y a pesar de parecer un elemento principal de la región, decisión que contradice las ambiciones de la Megali Idea (gran idea en griego).

La actual tensión entre Turquía y Grecia en el Mediterráneo Oriental, y posteriormente en el mar Egeo, surgió a raíz del acuerdo marítimo firmado entre Turquía y Libia a finales del año pasado. Se puede decir que la intervención tajante de Francia en la crisis dio un giro considerable a los acontecimientos. Como resultado, se puede decir que la situación en el Mediterráneo ha dejado de ser una mera escalada de tensión entre Turquía y Grecia. Ante nosotros se encuentra una Francia que planea establecerse en el Mediterráneo aceptando grandes riesgos. Queda por responder por qué la Francia de Macron ha optado por esta postura de halcón carente de una base legal en el derecho internacional.

Francia mantiene su estrategia de expandir su influencia en el Mediterráneo con el pretexto de proteger a los cristianos de Oriente desde tiempos de Jean de la Foret, el primer embajador oficial de Francia en el Imperio Otomano en el siglo XVI.

La Francia de Macron ya no oculta que reconoce como contrincante a una Turquía cada vez más fuerte, ni la realidad de que esta Turquía se ha convertido en el mayor impedimento ante la materialización de sus intereses en el Mediterráneo. Esto es de lo que hablan los diplomáticos franceses “halcones”. Sin embargo, se desconoce a quien sirven estos diplomáticos, si a Francia o a las ambiciones de Macron, porque hasta la líder política francesa de extrema derecha, Marine Le Pen, mantiene una postura relativamente prudente ante las políticas de Macron.

Declaraciones de Macron como “nuestro Mediterráneo” y “nuestra África” reflejan a un jefe de Estado con sentimientos imperiales. Nos enfrentamos a una mentalidad que intenta evaluar una región en el siglo XXI con paradigmas de 1850. No obstante, los países que Francia quiere explotar hoy no tienen la estructura social y política de los siglos XIX y XX, ni Francia la fuerza de entonces. Las declaraciones del presidente francés muestran el miedo que Francia tiene de perder los países que todavía hoy controla.

Las relaciones económicas de Francia con los países africanos llevan menguando desde 2018 [2], en Siria Francia intenta mantener una presencia a través de organizaciones terroristas como el PYD y el YPG, en Irak prácticamente es inexistente, mientras que en el Líbano se ve obligada a tener que competir con Turquía e Irán. Además, los EUR 45.000 millones anuales que Francia gasta en energía empiezan a ser una amenaza para su economía [3]. Si a esto se añaden los EUR 58.000 de déficit comercial que Francia ha registrado, sería de ingenuos creer que la actitud de Macron proviene de su “fidelidad” a la ideología de convertir el Mediterráneo en una cuenca de civilizaciones y culturas [4].

La presencia de Francia en el Mediterráneo se ha hecho indispensable luego de haberse dado cuenta de que este mar es una fuente importante de recursos energéticos. Está claro que esta necesidad ha provocado que algunas de sus actitudes carezcan de lógica, como por ejemplo la visita de Macron a Beirut tras la explosión en su puerto antes incluso de que llegasen las ayudas y su actitud poco diplomática y cordial durante la misma. Se trata de un paso de la Francia respetuosa a la Francia colonialista. Esta actitud hubiese sido impensable en tiempos de Francois Mitterand o Jacques Chirac.

Francia nunca ha actuado sola en ningún asunto internacional. En cuestiones militares está muy por detrás de Reino Unido y Rusia. Es por esto que Francia ha optado por trasladar la crisis entre Turquía y Grecia a un teatro en el que también figuran la OTAN y la Unión Europea (UE). Sin embargo, al hacerlo, Francia ha elegido comportarse como un matón y saltarse el derecho internacional, así como una tradición diplomática centenaria.

A pesar de su fracaso en varios países africanos como Níger, Mali y Costa de Marfil, Francia juega al liderazgo de la UE tras la salida de Reino Unido y a relevar a Estados Unidos como el gendarme del Mediterráneo. Para esto no se abstiene de colaborar con Rusia en contradicción de los principios de la OTAN, organización a la que, por otra parte, pide su apoyo. En frente suya se encuentra una Turquía que busca solucionar sus disputas marítimas con Grecia en las que ha sido tratada injustamente.

Macron intenta escalar la crisis paulatinamente enviando aviones de guerra a la Administración Griega del Sur de Chipre, organizando ejercicios navales y enviando buques militares a la zona, y por último expresando su apoyo a la revista satírica Charlie Hebdo. Estas actitudes de Macron, que recuerdan al Napoleón que intentaba parecerse a Luis XIV, no van a beneficiar a Francia, por el contrario, en caso de fracasar, podría repetirse un segundo caso político de Luis XVI o la situación tras la derrota en Waterloo.

Está claro que las declaraciones de Macron como “proteger las fronteras de la UE”, “detener a la Turquía que entró en las aguas territoriales de Grecia” y su apoyo al general golpista Jalifa Haftar en Libia demuestran su intención de hacer sentir su presencia a los países vecinos más que estabilizar la región. Por una parte Francia intenta impedir que Turquía aumente su influencia en la región y por otra intenta vender armamento a una Grecia con problemas económicos aprovechándose de la situación ¡todo ello en nombre de la “civilización”! Francia promete soberanía en el Mediterráneo Oriental a cambio de utilizar sus armas a una Grecia que en tiempos atrás invadió Anatolia con el sueño de retomar Estambul y revivir el Imperio Bizantino engañada por Gran Bretaña. Por su parte, Francia espera tener, al menos, la misma influencia que Rusia en el Mediterráneo Oriental.

[Yasar Demir obtuvo su doctorado en la Universidad de Estrasburgo en 2010 con su tesis doctoral sobre la unificación de Hatay con Turquía y la política de Fracnia en levante. Así mismo, es autor de dos libros sobre la política de Francia en Oriente Próximo y Siria y Hatay]

[1] https://www.lepoint.fr/economie/libye-petrole-des-recettes-en-hausse-06-01-2018-2184432_28.php#

[2] https://www.tresor.economie.gouv.fr/Articles/2018/09/21/les-echanges-commerciaux-france-afrique-de-l-ouest-hors-pays-anglophones-au-1er-semestre-2018

[3] https://www.vie-publique.fr/en-bref/273282-le-commerce-exterieur-de-la-france-sameliore-en-2019

[4] https://www.vie-publique.fr/en-bref/273282-le-commerce-exterieur-de-la-france-sameliore-en-2019

*Traducido por Daniel Gallego.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.