Análisis

La crisis ruso-ucraniana en cinco preguntas

Rusia quiere que Ucrania modifique su Constitución para otorgar un estatuto autónomo a la región de Donbás, pero Kiev se opone argumentando que esto provocaría una división dentro del país.

Talha Yavuz   | 10.04.2021
La crisis ruso-ucraniana en cinco preguntas KIEV, UCRANIA - NOVIEMBRE 26, 2018: imagen de archivo. Cientos de integrantes de grupos de extrema derecha ucranianos asisten a una manifestación frente al Parlamento ucraniano en Kiev para establecer la ley marcial en el país y cortar relaciones diplomáticas con Rusia, luego de que la Marina rusa se apoderara de tres barcos ucranianos cerca de Crimea. Kiev, Ucrania, el 26 de noviembre de 2018 (Vladimir Shtanko - Agencia Anadolu)

Kiev

La crisis entre Rusia y Ucrania ha vuelto a ocupar los titulares de los principales medios internacionales luego de que cuatro soldados ucranianos perdieran la vida en la región de Donbás (cuenca del Donetsk) el 26 de marzo y debido al incremento de la actividad militar rusa en la frontera con Ucrania.

¿Cuál es la esencia del problema entre Rusia y Ucrania?

Todo empezó cuando el expresidente de Ucrania a favor de Rusia, Víktor Yanukóvich, suspendió el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE) a finales de 2013, dando lugar a manifestaciones populares masivas, sobre todo de la oposición a favor de Occidente.

El Gobierno empezó a perder el control de la situación y las manifestaciones evolucionaron en enfrentamientos entre grupos a favor de Rusia y otros a favor de Occidente. En medio de una situación caótica, a Yanukóvich no le quedó más remedio que exiliarse en Rusia.

Los incidentes de extendieron a la península de Crimea y esta fue invadida por “hombrecitos verdes” que tomaron el control de la península y obligaron a su Parlamento de celebrar un referendo ilegal el 16 de marzo de 2014, en el que los participantes votaron a favor de la independencia de Crimea y su anexión a Rusia.

¿Por qué el Donbás no está bajo el control del Gobierno ucraniano?

En febrero de 2014, grupos separatistas a favor de Rusia en los óblast de Lugansk y Donetsk (región de Donbás) atacaron, con el apoyo de Rusia, según la administración ucraniana, a varias unidades del Ejército ucraniano apoderándose de su armamento.

El 11 de mayo del mismo año, estos separatistas crearon dos repúblicas populares diferentes, la de Lugansk y Donetsk, declarando su independencia de Ucrania. Tras la declaración, vehículos militares rusos y armamento pesado cruzaron la frontera con Ucrania, hecho que la parte rusa niega hasta el momento.

¿Cómo empezó la última escalada de tensión?

A pesar del acuerdo de alto al fuego en vigor desde el 27 de julio de 2020, este año Rusia empezó a concentrar sus fuerzas armadas a lo largo de la frontera con Ucrania. El pasado 26 de marzo, los rebeldes a favor de Rusia asesinaron a cuatro soldados ucranianos, obligando a Ucrania a incrementar sus medidas de seguridad en la región, a lo que Rusia respondió con más despliegues militares en la frontera y Crimea.

El 30 de marzo, el jefe de Estado Mayor ucraniano, Ruslan Homchak, dijo que la presencia militar a lo largo de su frontera supone una amenaza para la seguridad del país. Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que Rusia está en su derecho de movilizar sus tropas dentro de su territorio y que esta situación no debe molestar a nadie. Tras estas declaraciones, Ucrania aumentó su movilización militar en la zona.

¿Cuál es la postura de Occidente?

La UE y Estados Unidos criticaron la actividad militar rusa en la frontera con Ucrania y reiteraron su apoyo a la soberanía y unidad territorial de Ucrania.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, confirmó el “apoyo inquebrantable" de su país a Ucrania, mientras que el ministro del Departamento de Defensa, Lloyd Austin, expresó su disposición a apoyar a Ucrania ante la “agresividad” de Rusia.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, renovó su apoyo a la soberanía de Ucrania, mientras que el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, comunicó su apoyo a Ucrania como alianza.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, avisó que las iniciativas de Ucrania para provocar una nueva guerra en Donbás no harán sino aniquilar al país.

Así mismo, Peskov dijo que Rusia tomará medidas extras en el caso de que Estados Unidos y la OTAN apoyen militarmente a Ucrania.

¿Qué quieren las partes?

Rusia quiere que Ucrania modifique su Constitución para otorgar un estatuto autónomo a la región de Donbás, a lo que la administración de Kiev se opone argumentando que esto provocaría una división dentro del país.

En 2020, Ucrania fue aceptado como socio de las posibilidades ampliadas de la OTAN, pero Kiev exige que se apruebe un Plan de Acción de Membresía como única solución a las crisis de Crimea y Donbás.

Rusia ve como una amenaza a su seguridad la incorporación de Ucrania a la OTAN y se opone rotundamente.

*Traducido por Daniel Gallego.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.
Temas relacionados
Bu haberi paylaşın