Mundo, Análisis

Experto: la fuerza de misiles armenia está cometiendo crímenes de guerra serios

Turquía y Azerbaiyán deberían insistir en documentar y revelar el historial inaceptable de las fuerzas de misiles armenias durante esta guerra, según un analista.

Dr. Can Kasapoglu   | 21.10.2020
Experto: la fuerza de misiles armenia está cometiendo crímenes de guerra serios Una foto tomada desde un dron muestra que las operaciones de búsqueda y rescate continúan en el lugar que fue atacado por un misil, supuestamente lanzado por el Ejército armenio, en Ganja, la segunda ciudad más grande de Azerbaiyán. (Lokman Akkaya - Agencia Anadolu)

Estambul, Turquía

Por: Can Kasapoglu*

Abrumada por la superioridad tecnológica de las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán en el campo de batalla, Armenia está cometiendo un claro crimen de guerra. Las fuerzas de misiles de Armenia han atacado deliberadamente, durante algún tiempo, los principales centros urbanos de Azerbaiyán, así como su infraestructura crítica. Las áreas y ciudades densamente pobladas de Azerbaiyán se encuentran entre los principales objetivos de los oficiales del Jefe del Estado Mayor de la Defensa de Armenia, el teniente general Onik Viktori Gasparyan. Las bajas civiles azerbaiyanas no son daños colaterales, sino objetivos premeditados de las salvas de los misiles balísticos armenios, como si de una película de terror se tratase.

Hasta el momento, Bakú no ha respondido a estos ataques recíprocamente a pesar de contar con los medios adecuados para hacerlo. Así mismo, Turquía, que tiene una alianza militar con Azerbaiyán, no ha intensificado su participación en el conflicto, limitándose a la venta de armas, asesoría y asistencia doctrinal.

Un desagradable juego de disuasión durante la guerra

Sin embargo, si las fuerzas de misiles armenias no ponen fin a su creciente agresión, Ereván podría estar muy cerca de provocar un conflicto regional en espiral. De hecho, esto es lo que las élites político militares armenias tienen, muy probablemente, en mente al provocar a Azerbaiyán, e incluso a Turquía, con el propósito de arrastrar a los rusos al conflicto en curso. Se trata de un juego peligroso de disuasión durante la guerra.

A diferencia de los enfoques tradicionales, la disuasión durante la guerra no prioriza la prevención de una guerra. Al contrario, asumiendo que la guerra ya comenzó, la disuasión durante la guerra gira en torno al control de los patrones de escalada dentro de un conflicto armado en curso. Al hacerlo, el beligerante debe establecer e introducir ciertos límites a los continuos enfrentamientos. Es en esta situación cuando los sistemas de armas estratégicas, como los misiles balísticos, entran en juego.

En términos de capacidades de armas estratégicas ofensivas, Bakú podría haber respondido a la provocación armenia de la misma manera. Azerbaiyán tiene en su arsenal cohetes Polonez, fabricados en Bielorrusia, con un alcance de 200 kilómetros, y misiles cuasi balísticos LORA, fabricados en Israel, los cuales pueden golpear al armenio debidamente.

Además, la inteligencia de fuentes abiertas sugiere que los sistemas de lanzacohetes pesados TRG-300, que poseen una de las cabezas de guerra más destructivas en la clase de cohetes de 300 mm de diámetro, se encuentran desplegados en el enclave de Najicheván, geoestratégicamente invaluable. Desde allí, los TRG-300 Tigre pueden lanzarse en salvas y atacar las afueras de Ereván, la infraestructura crítica de Armenia o su logística.

Hasta ahora, la administración del presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, ha seguido, con razón, un enfoque más sobrio. El ejército azerbaiyano ha evitado responder de la misma manera. Después de todo, la parte armenia está intensificando el conflicto de una manera desagradable porque están indefensos ante la guerra de drones, impulsada por la tecnología.

Turquía y Azerbaiyán deberían documentar los crímenes de guerra armenios

Independientemente de cómo se desarrolle este conflicto, Ankara y Bakú tienen que jugar de manera inteligente esta vez. Un enfoque tradicional sería que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía "condenara enérgicamente los ataques armenios con misiles", mientras que los azerbaiyanos adoptasen un discurso noblemente sentimental sobre sus pérdidas.

No obstante, esta vez Turquía y Azerbaiyán deberían documentar y presentar el caso como un crimen de guerra grave y lanzar una guerra informática a gran escala en todos los rincones de la política internacional digitalizada. Todos y cada uno de los individuos dentro de las filas político militares armenias que tuviesen una participación mínima en los ataques deliberados contra civiles azerbaiyanos deberían pagar un precio.

Las comunidades de inteligencia de Azerbaiyán y Turquía, tanto servicios de inteligencia como círculos de inteligencia de fuentes de centros de investigación, deben rastrear minuciosamente la cadena de mando de las fuerzas de misiles armenias involucrada en los ataques. La responsabilidad individual sigue siendo el aspecto más crítico en los crímenes de guerra, los cuales no están sujetos a ninguna "fecha de vencimiento". Atacar deliberada y sistemáticamente a centros de población civil con misiles balísticos es un crimen de guerra de libro de texto. Los nombres de cada individuo en la cadena de mando, desde un comandante de TELAR (vehículo transportador, erector y lanzador de misiles) hasta los principales generales, deben publicarse en los medios de todo el mundo. Los analistas turcos deberían revelar todos los detalles sobre los ataques con misiles balísticos armenios.

En este sentido, se disponen de dos recursos fundamentales: primero, en la era de la información digitalizada, la inteligencia de fuentes abiertas ha obrado milagros. En segundo lugar, el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán puede ofrecer contribuciones invaluables en este sentido. Desde el tipo de ojiva, especialmente si se utilizó alguna de racimo o submuniciones incendiarias, hasta cualquier prueba que muestre los detalles de las operaciones de misiles armenias puede servir como evidencia de inteligencia militar únicamente para los oficiales de Defensa azerbaiyanos. Sin embargo, para la esfera informática digital contemporánea, dicha información es decisiva y letal.

La comunidad estratégica turca más amplia, ya sea en Turquía o Azerbaiyán, debería abordar las preguntas clave: ¿quién dio la orden de atacar a las poblaciones azerbaiyanas, especialmente a la ciudad de Ganja? ¿qué generales a cargo de la doctrina militar armenia tradujeron la decisión política en planificación militar? ¿qué cuerpo del Ejército de Armenia, o unidad específica, es responsable de la ejecución de los ataques con misiles? ¿quién es quién en el centro de mando de esta unidad? ¿qué unidades operativas lanzaron las salvas de misiles balísticos que se cobraron la vida de civiles azerbaiyanos?

Ver también: Ejército de Azerbaiyán iza su bandera en ciudad de la frontera con Armenia

Los generales del tirano sirio Bashar al-Assad enfrentan graves sanciones en todo el mundo, y esto los perseguirá incluso mucho después de la guerra civil actualmente en curso en Siria. Aunque Occidente ha mostrado hasta ahora indiferencia legal y moral hacia la ocupación armenia del Alto Karabaj (Nagorno Karabaj), Turquía y Azerbaiyán deberían insistir en documentar y revelar el historial inaceptable de las fuerzas de misiles armenias durante esta guerra.

*El escritor es el director del programa de investigación de seguridad y defensa del centro de estudios EDAM de Estambul.

*Traducido por Daniel Gallego.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.