Política, Mundo, Análisis

Dos años de política exterior de López Obrador: mirada fija al Norte y la incongruencia con Latinoamérica

Para la experta Arlene Ramírez Uresti, AMLO no necesita la sociedad permanente con EEUU. El mandatario de México no ha realizado ninguna visita oficial a Latinoamérica, su único viaje al extranjero fue para reunirse con Donald Trump.

Juan Felipe Vélez Rojas   | 01.12.2020
Dos años de política exterior de López Obrador: mirada fija al Norte y la incongruencia con Latinoamérica  El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. (Solo Uso Editorial - Crédito Obligatorio: Gobierno de México - Handout Agencia Anadolu)

BOGOTÁ, Colombia

Por: Juan Felipe Vélez Rojas

“La mejor política exterior es una buena política interior”, seguramente ha sido una de las frases que más se le ha atribuido al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en los dos años que lleva como mandatario. Una frase que para muchos ha sido catalogada como “hueca” y una muestra que la nación mexicana no tiene una sólida política internacional.

Desde su llegada al Palacio Nacional, López Obrador trajo de vuelta la doctrina Estrada, una regla que había orientado la política exterior mexicana durante la mayor parte del siglo XX y que evocó los principios de libre autodeterminación de los pueblos y de no injerencia en los asuntos internos de otros países.

Y es que en este periodo presidencial esta doctrina se ha puesto a prueba. Solo unas semanas después de llegar al poder, el Gobierno de López Obrador se separó de la posición de su predecesor, Enrique Peña Nieto, al anunciar que continuaba reconociendo a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela.

Otro caso particular ocurrió cuando México le otorgó asilo político al expresidente de Bolivia, Evo Morales, luego de que fue depuesto del poder tras unas polémicas elecciones y que catalogara la situación como un golpe de Estado, postura que lo acercó, por así decirlo, a Venezuela, Argentina, Nicaragua y Cuba y a su vez los distanció de EEUU, Brasil, Colombia e incluso de la Organización de los Estados Americanos (OEA), donde no quiso apoyar la reelección de Luis Almagro como Secretario General, a quien acusó de apoyar el intervencionismo.

Para la licenciada en Relaciones Internacionales por el Tec de Monterrey Campus Estado de México, Arlene Ramírez Uresti, este tipo de acciones son una señal que evidencian que el Gobierno de López Obrador no ha aplicado de forma real la doctrina Estrada, pues para la experta, la doctrina exige no tomar partido, "no pronunciarte ni a favor ni en contra; simplemente buscar el respeto al derecho internacional y sobre todo a lo establecido en la Convención de Viena".

“La realidad es que no hemos tenido la aplicación real de esta política o de la doctrina Estrada, falta mucho por realmente ser neutrales ante temas de coyuntura y regionales”, destacó Arlene Ramírez.

Pero sin lugar a duda lo que más ha llamado la atención ha sido que hasta el momento Obrador no ha realizado ninguna visita oficial a una nación latinoamericana. El primer y único viaje al extranjero fue a Washington el pasado 9 de julio, para reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en plena jornada electoral de ese país.

Ver también: Trump: ‘La relación entre EEUU y México nunca había sido tan cercana como ahora’

Un viaje que llevó a muchos analistas a preguntarse si ¿Existe una vacío en la política internacional del Gobierno mexicano? Pues vieron el viaje como un acto de ‘sumisión’ ante un mandatario que desde su campaña presidencial amenazó con hacer pagar a México por el muro para evitar el ingreso de indocumentados; una vista a un presidente que llamó a los migrantes mexicanos como ‘delincuentes’ y que calificó a algunas de las personas que cruzaban la frontera de forma clandestina como “animales”.

Para Ramírez Uresti esta visita fue una muestra de la mirada clavada de México en el norte y de una postura de alineación, no con el Gobierno de EEUU sino con el mismo Trump en materia migratoria, con respecto al Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador).

Según la experta, el Gobierno mexicano tuvo una respuesta inesperada al enviar integrantes de la Guardia Nacional a la frontera sur del país para impedir el tránsito de migrantes procedentes de Centroamérica a cambio de que EEUU no les impusiera aranceles a sus exportaciones.

Enfoques diferentes

Datos del Observatorio de Complejidad Económica (OEC, por sus siglas en inglés), indican que en 2018 México exportó un total de USS 441 mil millones, de los cuales USD 340 mil millones fueron provenientes de exportaciones a Estados Unidos. Y este año, datos del Gobierno estadounidense ubicaron al Estado latinoamericano como en el primer socio comercial y con el que el comercio bilateral alcanzó los USD 614.500 millones.

Sn embargo, México aún tiene la tarea pendiente de profundizar acuerdos comerciales con Latinoamérica. Las exportaciones mexicanas hacia la región no son igual de fuertes en comparación con las de su vecino del norte. En 2018, las exportaciones mexicanas a Sudamérica fueron de USD 16,6 mil millones mientras que con Centroamérica fueron de 7,7 mil millones, según datos de OEC.

“Yo creo que México está listo para desasociarse de EEUU. Creo que México no necesita la sociedad permanente y absoluta con EEUU. El T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá) no tiene porqué representar un ancla de desarrollo en la política exterior mexicana”, señala Ramírez Uresti.

Para la experta la política exterior de México hacia América del Sur tiene que cambiarse de manera inmediata, tiene que haber un ajuste importante en la postura de México con respecto a los asuntos regionales si la nación quiere mantener una posición de liderazgo regional y si quiere diversificar el mercado.

Ver también: Fuertes críticas a López Obrador en México por no reconocer la victoria de Joe Biden en EEUU

“Mercosur es uno de los muchos tratados comerciales vigentes con América Latina y es uno de los tratados que menos eficiencia comercial le representa a México. La incapacidad venezolana para poder mantener un ritmo de crecimiento en las economías de Mercosur ha generado que haya un vacío de liderazgo y de poder económico en la región, y eso le permite a México tener una ventana de oportunidad comercial y en el liderazgo financiero importante”, destacó.

Pero para ello, según Ramírez Uresti, el Gobierno mexicano debe dejar de enviar señales contradictorias, mostrar una postura más clara y congruente en la política exterior con los Gobiernos latinoamericanos, pues si bien ha mostrado cierta cercanía o empatía en casos como los de Bolivia y Venezuela, estas se derrumbaron con las acciones contundente a favor de EEUU, incongruencia que ha llevado a los empresarios e inversionistas a dudar de la solidez de la política exterior mexicana.

“Una cosa es que seamos unos de los principales socios comerciales de EEUU y otra cosa es que nos convirtamos en operadores políticos de un presidente (Trump) porque al hacer eso lo único que hemos hecho es cerrar los vínculos de amistad, los vínculos de cooperación y los vínculos comerciales y financieros, pero sobre todo estamos dando una cara de total incongruencia”, reiteró la experta.

El ‘distanciamiento’ o la no alineación de México con EEUU será vital una vez la nación latinoamericana ocupe su puesto como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU (por quinta vez en su historia) en 2021 y en el cual se debatirán temas como el programa nuclear norcoreano, la cuestión palestina, la construcción de asentamientos por pate de Israel en la ocupada Cisjordania y el programa nuclear iraní, entre otros.

En este punto, Ramírez Uresti advirtió que México necesita replantear un esquema de posturas hacia ciertos temas en específico, por ejemplo, en el tema de una resolución a favor de Palestina y alejarse de la postura de Washington, mantener una postura neutral.

“En este momento creo que México más que nunca requiere una postura de no alineación hacia EEUU, el esquema de la Guerra Fría bipolar en el que EEUU es el eje y México es uno de sus países satélite pues ya no existe, está fuera de contexto. México está listo para funcionar sin Estados Unidos”, concluyó.

*Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de la Agencia Anadolu.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.