Mundo, Economía, Análisis

Devaluación del peso argentino ¿error de estrategia o crisis profunda?

La semana pasada la moneda sufrió otra fuerte caida que deja en evidencia la vulnerabilidad de la economía del país. El Gobierno de Mauricio Macri tomó medias de austeridad.

1 23   | 04.09.2018
Devaluación del peso argentino ¿error de estrategia o crisis profunda? El peso argentino ha sufrido una devaluación del 100% en lo corrido de 2018. (Vural Elibol - Agencia Anadolu)

Buenos Aires

Por: Emiliano Limia

La Argentina transita una crisis en materia económica que incluye el reciente acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por una asistencia financiera de 50 mil millones de dólares.

Sumado a lo anterior, la última semana el peso argentino se desplomó al perder cerca del 30% de su valor con relación al dólar, en lo que aparenta ser una creciente falta de credibilidad y desconfianza hacia el gobierno de Mauricio Macri.

“Hubo una demanda grande de dólares de bancos y otras instituciones. El 80% de las operaciones fueron superiores a 2 millones de dólares, pero es la reacción lógica de bancos, empresas y todos aquellos que quieren dolarizar sus portfolios para ellos y sus clientes ante una probable caída del peso”, asegura el economista y socio de la firma Research for Traders, Gustavo Neffa.

Distintos especialistas argentinos consultados por la Agencia Anadolu coinciden en que fueron “errores comunicacionales” los que dieron espacio a la última corrida cambiaria. Ello hace referencia principalmente a la forma en la que Macri anunció el pasado miércoles la petición de dinero por adelantado al FMI, que provocó la reacción del mercado generando una caída del 20% de la moneda argentina en pocas horas.

Según Nicolás Leupold, trader independiente vinculado a los mercados latinoamericanos desde 1997, el gobierno “tuvo una comunicación pobre cuando debería haber sido exhaustiva. El presidente habló a las apuradas, sin avisar previamente que iba a hablar, y la confirmación del FMI recién llegó horas después. Eso tiene que ser coordinado, no puede haber 10 horas de diferencia entre una cosa y otra, y menos en un momento como el que estamos atravesando”.

De acuerdo con Neffa, el anuncio del presidente “se puede interpretar de 2 maneras, y el mercado lo interpretó erróneamente. Macri lo que dijo fue que las cosas están mal y que pidió dinero adelantado al FMI. Es algo que en realidad ya se rumoraba. La reacción del mercado es básicamente porque se cree que los problemas son más graves que los que se anunciaron”.

En este sentido, Leupold afirma que, si bien el país atraviesa un momento difícil, hay herramientas para salir adelante. “El hecho de no tener una estrategia comunicacional organizada es lo que genera dudas. En la duda aparecen los oportunistas, como así también gente que genuinamente tiene sus dudas”, agrega.

Para Neffa, el factor más negativo tiene que ver con “la pelea política que hay detrás. Hay un sector de la oposición que es irresponsable al difundir todo tipo de malas noticias, y algunos medios también son irresponsables y publican información falsa”.

El economista advierte que no es un tema menor que una parte de la oposición intente infundir miedo, porque ese miedo luego se traslada a los inversores internacionales, ya que no saben quién va a ganar las elecciones presidenciales el año que viene.

“El gobierno debería haber explicado el plan de pagos al FMI de acá al año 2020. De lo contrario, se forma un círculo vicioso que probablemente termine el martes cuando el FMI diga que efectivamente va a estar el dinero hasta el año 2020”, señala Leupold.

Por lo pronto, este lunes el peso perdió cerca de 4,16% y cotizaba a 39,63 por dólar.

Lo que viene y el impacto sobre la sociedad

Mauricia Macri dio a conocer este lunes el plan económico para alcanzar el equilibrio fiscal en 2019. Informó sobre la desaparición de la mitad de los ministerios, de 22 a 10, que serán absorbidos por otros como un gesto de austeridad en medio de los vaivenes económicos en los que está Argentina.

El jefe de Estado no determinó cuáles carteras desaparecerán. "Con estos cambios y los avances que estamos haciendo con el Fondo Monetario Internacional, empezamos a superar la crisis", afirmó el mandatario.

También se decidió aplicar nuevos impuestos a las exportaciones. Se estima también que implantarán retenciones a granos (así se evitaría la suba de precios en alimentos) y minerales.

Se informó que este martes el ministro de Economía, Nicolás Dujovne expondrá al FMI los nuevos compromisos de Argentina a cambio de acelerar desembolsos previsto para 2019 y 2020.

De acuerdo con Pablo Kornblum, profesor de economía internacional de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y autor del libro 'La Sociedad Anestesiada: el sistema económico global bajo la óptica ciudadana', “el Gobierno argentino se encuentra condicionado por el ajuste para equilibrar las cuentas públicas que pide el FMI, pero a su vez debe lidiar con un escenario de estanflación y crecientes tensiones sociales”.

Todos los especialistas consultados coinciden en que el país tendrá una economía paralizada, al menos hasta el año que viene. Ello “profundizará la ya grave situación socio-económica en el corto y mediano plazo, con crecientes niveles de desempleo y pobreza”, agrega Kornblum.

Los pronósticos más optimistas, consideran una probable mejora en la actividad económica en 2019 si es que el gobierno del presidente Macri logra cumplir con las exigentes metas de déficit fiscal y comercial antes de las elecciones.

Según Neffa, la inflación va a rondar el 35% a fin de año, lo que implicaría más pobreza. “Si la proyección es la que imagino, el gobierno va a fracasar en dejar un nivel de pobreza más bajo con el que asumió”.

El pronóstico del especialista indica que habrá pérdida de poder adquisitivo y que el consumo no se va a recuperar hasta el año que viene: “Lo más probable es que el año que viene pueda crecer el país a partir del segundo trimestre. Se espera que haya una muy buena cosecha del campo y eso va a traer dólares, que es sinónimo de tranquilidad”.

En la misma línea, para Leupold estamos en una situación que “es de cuidado, pero manejable. Con esta devaluación el tipo de cambio alcanzó un valor de equilibrio razonable y el sector productivo celebra esto”.

Otra coincidencia entre los especialistas es que descartan la posibilidad de un default dado el apoyo del FMI, aunque aseguran que la incertidumbre es el factor que más afecta a las expectativas del mercado.

“El gobierno anterior no funcionó. Este tampoco. Eso es lo que desconcierta. Nadie se imaginó la profundidad de esta crisis, porque tenemos el apoyo del FMI para los próximos pagos y un sistema financiero que está sólido. Tampoco hay una retirada de depósitos masiva, lo que es bueno. El sistema argentino hoy está capitalizado, pero hay que monitorearlo de cerca”, concluye Neffa.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.